viernes. 14.06.2024

¿Felino en jaula o pulpo en garaje?

nuevatribuna.es | 06.12.2010Que se sepa justo ahora que Zapatero, a ojos diplomáticos, es de una astucia propia de 'felino en jaula', cuando por su desconcierto más parece un pulpo en garaje, convierte el pretendido elogio en chiste fácil.

nuevatribuna.es | 06.12.2010

Que se sepa justo ahora que Zapatero, a ojos diplomáticos, es de una astucia propia de 'felino en jaula', cuando por su desconcierto más parece un pulpo en garaje, convierte el pretendido elogio en chiste fácil. Aún así hay que reconocer que es de las pocas sorpresas que ha deparado el Cablegate y bien que se agradece en un torbellino de chascarrillos y obviedades por más que muchas de ellas, con afán de relevancia comprensible en quien lo publica, se quiera elevar a la categoría de rabiosa e impactante exclusiva. Que nos digan a toda página que Gadafi es hipocondriaco, que a Berlusconi le gustan las fiestas salvajes con jovencitas, que el rey marroquí se lo lleva crudo al calor de la corrupción, que Esperanza Aguirre es ambiciosa, Rubalcaba inteligente o que el liderazgo de Rajoy es débil, nos provoca más hastío que asombro.

Se convendrá que para ese viaje no hace falta ir a recoger las alforjas a la Escuela Diplomática. Unas cosas nos importan nada, otras poco, las de más allá las sabíamos, las menos nos sorprenden y unas cuantas nos las temíamos. Entre estas últimas, no por muy sospechada menos nauseabunda, la connivencia del Gobierno español y norteamericano en el vil asesinato del compañero José Couso. Esta comprensión con el verdugo, sumada a esos vuelos de la CIA más silenciosos que un paso de Semana Santa o las transacciones comerciales a cuenta de los presos de Guantánamo conforman la recompensa por ese golpe de efecto con el que el felino Zapatero estrenó su Legislatura.

Hablo de aquellos tiempos en que el 'izquierdista trasnochado' retiró las tropas de Irak y al menos parecía que iba a cumplir con el primer calificativo y no picar piedra para perseverar sólo en el segundo. Sin embargo, qué poco dura la alegría en casa del votante. Ya que las interpretaciones son libres al menos nos queda pensar que si el presidente toma una tras de otra medidas económicas de derechas es para llevar la contraria al gran Imperio. Un oasis de rebeldía en un desierto de sumisión. Después de calmar a los mercados en vez de calmar a los parados a ver quién es el embajador que, en sus cabales se entiende, es capaz de decir que Zapatero es un rojo peligroso. Es posible que se atreviera el mismo que tilda de ‘encantador’ a Gallardón sin duda porque o el alcalde no le ha abierto ninguna zanja frente a su residencia o bien porque el cuerpo diplomático esté exento del pago de la tasa de basura. Y mira que generan papeles.

Germán Temprano | Escritor y periodista | www.germantemprano.es

¿Felino en jaula o pulpo en garaje?
Comentarios