<------ PlayOnContent--------> <------ END PlayOnContent--------> #TEMP
martes. 09.08.2022

¿Cómo conseguir economías sostenibles?

NUEVATRIBUNA.ES - 4.9.2009Solamente con un sistema de información medioambiental más eficaz y exhaustivo, será posible evaluar, sobre bases transparentes y precisas, la evolución de la sostenibilidad ambiental. Para conseguirlo, resulta imprescindible empujar decididamente el desarrollo de un sistema de información sobre los consumos y stock de recursos físicos, y ambientales.
NUEVATRIBUNA.ES - 4.9.2009

Solamente con un sistema de información medioambiental más eficaz y exhaustivo, será posible evaluar, sobre bases transparentes y precisas, la evolución de la sostenibilidad ambiental. Para conseguirlo, resulta imprescindible empujar decididamente el desarrollo de un sistema de información sobre los consumos y stock de recursos físicos, y ambientales. Un sistema de información con nivel de desagregación sectorial y territorial suficiente, para facilitar el diseño de políticas de mejora de la productividad energética y de materiales de las actividades empresariales, “a medida” de cada tejido empresarial sectorial territorial. Si se quiere pasar de las admoniciones evangélicas, que agotan la acción política de las últimas décadas, es preciso la puesta en marcha de un Sistema de Cuentas de los Recursos Naturales(SCRN) que haga posible la supervisión, y evaluación descentralizada de la sostenibilidad ambiental, económica, y social.

Se trata de una idea perseguida a mediados de los ochenta y plasmada en la creación de la Comisión Interministerial de Cuentas del Patrimonio Natural a finales de 1985. El recorrido de la Comisión fue breve y en cierto modo frustrante: tras un año de actividad en el que se puso a punto la metodología y se constituyeron los diferentes grupos de trabajo atendiendo a los diversos elementos patrimoniales a contabilizar, la Comisión abandonó definitivamente su funcionamiento a finales de 1987 por falta de los apoyos políticos y gubernamentales necesarios para desempeñar su labor. Esta situación no fue, sin embargo, un inconveniente para que se desarrollaran estudios parciales sobre algunos elementos concretos del patrimonio natural, como por ejemplo el agua. Así, en 1992, el MOPTMA encargó a un equipo dirigido por J.M.Gascó y J.M. Naredo, la puesta a punto de una metodología novedosa que recogía, dentro del marco contable convencional, las tres dimensiones fundamentales que rodean el ciclo hidrológico con tres tipos de cuentas diferentes: de calidad, de cantidad, y monetarias.

La clase política de los años ochenta, mostró la dirección en la que había que seguir trabajando. Desde entonces, el INE ha presentado las Cuentas Satélite que se apoyan en la información monetaria, y no física de consumos. Tal es el caso de la Encuesta de Empresas de suministro y tratamiento de agua, o bien de energía (Encuesta de Consumos Energéticos).

Veinte años después, con cambios informáticos impensables entonces – sistemas SIG de cartografía informatizada – es una exigencia ineludible para la anunciada Ley de Economía Sostenible, incorporar un capitulo específico que recupere aquellos trabajos pioneros de finales de los 80, liderando la puesta en marcha del sistema estadístico nacional de recursos naturales. Si la iniciativa legislativa anunciada no recoge compromisos para las administraciones públicas, y privadas, en esta dirección, la Ley de Economía Sostenible, tendrá un alcance poco más que promocional, con un vuelo gallinaceo (o electoral).

Eduardo Gutiérrez - Economista.

¿Cómo conseguir economías sostenibles?
Comentarios