sábado. 13.04.2024

"Buenas noticias", que son malas

nuevatribuna.es | 21.01.2011Parece que, tras la subasta de bonos a diez años el jueves de la semana pasada, por los que habrá que pagar un poco más de interés que en la última subasta del mismo instrumento, hace unas semanas, el martes pasado se pagó medio punto menos por las letras del Tesoro a 12 meses y un cuarto de punto menos por las a 18 meses.

nuevatribuna.es | 21.01.2011

Parece que, tras la subasta de bonos a diez años el jueves de la semana pasada, por los que habrá que pagar un poco más de interés que en la última subasta del mismo instrumento, hace unas semanas, el martes pasado se pagó medio punto menos por las letras del Tesoro a 12 meses y un cuarto de punto menos por las a 18 meses. Esto, que parece bueno y ha sido saludado alegremente por la Bolsa española, es más bien malo.

Una regla de oro de los mercados financieros es que tipos a corto bajando y a largo subiendo indican que el mercado espera una subida considerable de los tipos a largo. El motivo es evidente. Los operadores aceptan un tipo más bajo a 12 meses – aunque no tanto a 18 meses – porque prefieren esperar ese tiempo antes de comprar deuda a más largo plazo, porque de esa forma tendrán liquidez para adquirir ésta cuando sus tipos hayan subido.

¿Qué está ocurriendo? Que el mercado descuenta una larga, acaso muy larga crisis de la deuda soberana de España. No espera – seguramente con razón – ninguna solución clara antes de las elecciones de 2012, y para entonces confía en que los tipos sean considerablemente elevados. En todo caso, también da por descontado – esto nos lo dice el volumen solicitado, más del doble del adjudicado – que el Banco Central Europeo y la Unión Europea no van a consentir una quiebra formal, donde los inversores en deuda pública española perdieran dinero.

Enrique Viaña | Catedrático de Economía Aplicada. Universidad de Castilla La Mancha

"Buenas noticias", que son malas
Comentarios