martes 30/11/21

Desde Murcia a Madrid

Todo lo acontecido en este país a propósito y desde la moción de censura murciana ha merecido un relato detenido por los medios de comunicación y múltiples análisis que ni pretendo enmendar ni completar. Solo anotar.

Hemos asistido a una manifestación desconocida en nuestro país de violencia inter partidaria, una guerra de todos contra todos, un desfile de aprendices de maquiavelos aplicados en un juego de rol envidando y faroleando como tahúres impenitentes. Pavoneándose en sus acciones y reacciones. Intentando dar la imagen de que “llevan juego”. Una pérdida generalizada de papeles y maneras. De unos más que de otros. Y ello en un contexto de estado de alarma y pandemia.

Por encima y por debajo de todo ello y sin atender a los envites concretos, lo cierto es que, pese a que lo acontecido ciertamente tendrá importantes consecuencias que iremos viendo en el futuro,  se explica como la más estúpida fanfarronada en cadena de nuestra Historia reciente. Porque aunque los protagonistas hayan resoplado enérgicamente, se hayan hinchado como gatos para dar la imagen de ser más grandes y fieros, hayan ladrado más fuerte y agresivamente… son, por mucha testosterona y estrógenos aplicados, por mucha adrenalina esparcida, terriblemente débiles. Todos pelean por premios de consolación. Todos juegan “a chicas”. Todos pierden. Hacen bueno el dicho de que en un debate el nivel lo marca el más tonto.

Desnudando el teatrillo, por debajo del ropaje aparente y pretendidamente deslumbrante, lo que se descubre es carne trémula, inseguridad, miedo, angustia y soledad. El desfile de la cofradía del Fracaso. Finiquitado el bipartidismo, PSOE y PP están instalados en la nostalgia de cuando solo ellos contaban. Los partidos que  rompieron el bipartidismo o no han alcanzado la representatividad significativa que pretendían (UP) o han entrado en franca decadencia (C’s).

Todos pelean por premios de consolación. Todos juegan “a chicas”. Todos pierden. Hacen bueno el dicho de que en un debate el nivel lo marca el más tonto

Debilidad de INÉS ARRIMADAS Y LA DIRECCIÓN DE CIUDADANOS, quizás la posición más débil en escena,  a la que han contribuido los demás agentes políticos pero que le es sustancialmente imputable a ellos mismos. Ciudadanos, nació como Ciutadans para reivindicar el españolismo en Cataluña, sin más ideología. La radicalización independentista le llevó al más inesperado triunfo en forma de fuerza mayoritaria en el Parlament que no ha sabido capitalizar ni digerir embarcándose en extrañas estrategias erráticas. De la definición socialdemócrata, cambió a la de liberal. Del centro izquierda al centro derecha. Del centro derecha a la derecha con la derecha y la ultraderecha (Pacto de Colón). El iluso de Albert Rivera bloqueó, quiso bloquear, a Unidas Podemos y también al PSOE. Abandonó la bisagra y quiso comerse al PP, ser la derecha. Se prestó al “abrazo del oso” porque creía, ingenuamente, que él era el oso. El oso se lo comió. Acabó trabajando en un despacho que, se dice, está vinculado al PP. Ahora se dedica a la canción.

Inés Arrimadas intentó desandar parcialmente el camino, pero no ha valorado que C’s, tras su gravísimo retroceso en Cataluña y su falta de despegue en las demás Comunidades, se ha quedado en territorio de nadie, con los pies en el aire, de muleta de apoyo de un socio con cojera y claudicante. Antes de Murcia ya era un partido cuestionado por su propio electorado y lo que es peor, por sus afiliados y parte de sus dirigentes. La moción de censura murciana ha servido para poner de relieve que la Dirección desconoce el grado de lealtad y disciplina de sus bases y direcciones. Hasta es posible que esté trufado de dirigentes que ya están en el PP y actúan como topos desde dentro esperando al  momento de apuntillarlo, la orden de salir en bloque. Ya pasó con el PSP de Tierno. Las negativas a suscribir mociones de censura en Castilla-León y Andalucía no se puede saber si responden a la convicción de que es una alianza conveniente o una alianza inexistente porque una parte o toda la dirección del partido en esos territorios ya ha negociado cargos en los Gobiernos y direcciones  del PP. No descarten que las listas de C’s en Madrid, sean directamente listas blancas del PP.

Debilidad tanto más manifiesta a partir de la falta de reacción ante las razzias y los llamamientos públicos a sus filas a integrarse en el PP. Incomprensible en un socio y aliado.

Debilidad más dura, pese a las apariencias, de PABLO CASADO Y DEMÁS DIRIGENTES NACIONALES DEL PP. Desde la moción de censura que echó a Rajoy del Gobierno, amontonan fracasos electorales. Los resultados del PP nunca han sido peores. Desarraigados de Cataluña y País Vasco  con apuestas personales de Casado por Alejandro Fernández e Iturgáiz. Pérdida de la mayoría en Madrid. Necesidad de alianzas en Andalucía, Castilla-León y Madrid, únicos territorios en que merced a “pactos de despacho” conserva el Gobierno autonómico. Y la mala noticia para la Dirección Nacional de que su alternativa más presentable, moderada, racional… (Feijoo) ha conservado su mayoría absoluta en Galicia, sin depender de nadie. Presentar como una victoria la derrota de la moción de censura en la Comunidad de Murcia lo es  a costa de la pérdida de la imagen de que el actual PP no es el PP del pasado como inútilmente venían defendiendo para concluir que siguen jugando a La Oca: de tamayazo en tamayazo y tiro porque me toca.

Del centrismo de Casado y García Egea nunca hubo nada serio y ahora nada queda tras dar entrada en el Gobierno regional a los disidentes de VOX, capitaneados por una de las cabezas de Abogados Cristianos.

La venta de la sede nacional en Génova 13 nada tiene que ver con los motivos que se alegan. Nada con intento alguno de resetear. De lo que se trata es de problemas económicos que sustancialmente consisten en que todavía deben buena parte de su precio y los ingresos han menguado considerablemente si se tiene en cuenta el volumen que representaba la financiación “extracontable”.  Y que este grifo, de momento, está cerrado. La venta es realización de activos antes de que los Tribunales de Justicia puedan declarar responsabilidades civiles del Partido en el ramillete de juicios en que va a ser parte. Han tomado nota de lo que le pasó a CiU. Vender Génova e irse de alquiler roza el alzamiento de bienes. No hay propósito de enmienda. Los juicios, con sede propia o arrendada, serán, en todo caso, un calvario adicional.

El apoyo a la narcisista Sra. Díaz Ayuso, sentida por 6 de cada 10 madrileños como incompetente para el desempeño de la Presidencia de la Comunidad, sin perjuicio de la incondicionalidad de una parte del electorado, es una jugada de alto riesgo para el caso de que no resulte una mayoría absoluta de PP o una mayoría absoluta PP-VOX. Más ante la constatación de que el Gobierno de coalición de Madrid ha sido incapaz de gestionar algo, cualquier cosa. Una sola y cuestionada constitucionalmente Ley- la del Suelo-, sin Ley de Presupuestos y una discutidísma gestión (¿?) de la pandemia al borde del negacionismo que hace que Madrid tenga las peores cifras con Ceuta y Melilla y vuelvan a empeorar. Alto riesgo de pérdida del Gobierno de esta Comunidad ante la dificultad de pactar con C’s que seguramente continuará en caída pero que posiblemente no desaparezca de la Asamblea regional aunque solo sea por inercia. Alto riesgo para Díaz Ayuso cuya carrera concluirá ineludiblemente tanto si no gana como si gana sin posibilidad de formar Gobierno, porque al marcarse “un Alvarez Cascos” habrá perdido cualquier crédito político. Y alto riesgo en cualquier caso para Casado que perderá su silla pues si la operación de Madrid no resulta, Feijoo lo relevará por haberse asociado a Díaz Ayuso y si resulta, la dupla para elegir la dirección del partido será Díaz Ayuso por la derecha más ultra del partido  y Feijoo por la derecha más centrada.

Lo de Murcia era intentar encaminar a C’s hacia el Pacto que tiempo atrás rehusó y poder despedir a los de Iglesias

Debilidad de PEDRO SÁNCHEZ Y SU PARTIDO SOCIALISTA porque no es feliz y no lo es porque no puede dormir, según dijo. Ha pactado no con quien quería (C’s) sino con quien (UP) se le puso a tiro. El único con quien podía pactar tras el rehúse de PP a la gran coalición a la alemana y de la coalición de centro derecha alternativa con C’s. Podemos era la tercera alternativa.  Y esos pactos le han dado el Gobierno de España y eso le ha salvado. Como Arrimadas y Casado, continúa en carrera gracias a los pactos. Pero en el PSOE no hay costumbre de ello. Y más si Pablo Iglesias y UP le han hecho firmar un programa de Gobierno, le exigen su cumplimiento, le critican desde dentro y desde fuera y mantienen una estrategia propia, no subordinada. Lo de Murcia era intentar encaminar a C’s hacia el Pacto que tiempo atrás rehusó y poder despedir a los de Iglesias. C’s traicionaba al PP y PSOE a  UP. Ciudadanos advirtió al PP de que la operación se limitaba a Murcia, pero el PP traicionó a C’s en Madrid, que se sepa.

Su debilidad se evidencia en las batallitas en que se empeña con sus aliados. Muchas de ellas son expresión de unas ganas irrefrenables de autoafirmarse, ocultar su propia astenia. Ya saben cumplir a rastras. Si debía haber un Vicepresidente de UP, se nombraron cuatro para diluir la responsabilidad y presencia de Iglesias, al que previamente se le intentó vetar.

Más si se le nombra Vicepresidente segundo y no primero que es lo procedente en cualquier coalición. Insiste en la misma línea con el nombramiento de Yolanda Díaz como Vicepresidenta 3ª, devaluando la representación de UP y premiando a Calviño, la representante de la CEOE en el Gobierno y principal antagonista de UP, ascendiéndola a Vicepresidenta 2ª. Tensar sin romper, probar las fuerzas del que duda, averiguar hasta dónde puede llegar… Cumplir a rastras pero también hacerse el moroso en el cumplimiento de los compromisos o, incluso, negarse a cumplir.

Mayor debilidad por la dependencia de terceros partidos (ERC, BNG, Bildu…) con los que intermedia UP ante la falta de conexión directa. Pero cuyos votos necesita.

Y debilidad de UNIDOS PODEMOS, también,  pese a la excepcionalidad que representa su imbricación en un Gobierno teóricamente progresista. Un Gobierno del que participa pero que puede apuntar más  en su debe que en su haber. El estancamiento en su crecimiento, la minoración de sus resultados electorales, la escisión de Mas Madrid y los anticapitalistas, el fracaso y disolución de las confluencias territoriales, el fracaso de la operación Carmena (un empeño personal de Iglesias), que nunca se implicó en más proyecto que el suyo personalista, sitúan a la coalición en una posición de extrema debilidad. Súmenle el acoso político, mediático y judicial. Máxime teniendo en cuenta que cerrar la puerta en las narices del PSOE le pasaría tanta factura como permanecer en un Gobierno que incumpla sus exigencias programáticas (Alquileres, Reforma Laboral, Ingreso Mínimo Vital, Regulación del juego, Ley Trans…), que es dudoso que el PSOE tenga la más mínima voluntad de cumplir.

En el generoso “descenso” a Madrid de Iglesias, entre líneas, se lee una llamada S.O.S. al electorado que hizo posible Podemos para que no dejen caer el proyecto. Un reclamo a que la fortaleza del voto supla la debilidad de las estructuras organizativas.

En cualquier caso, las elecciones del 4 de Mayo no convertirán en vencedor a escala nacional a ninguna de todas estas fuerzas, que seguirán adoleciendo de una extrema debilidad. Solo VOX tiene algo que ganar y nada que perder. Si suma con el PP, accederá al Gobierno e impondrá su ideario y si no suma capitalizará el fracaso del PP especialmente  si sigue Casado, derrotado una y otra vez. Pero también si le sucede Feijoo y centra la estrategia del partido abandonando el espacio más ultra y dejando hueco en la derecha más a la derecha.

Desde Murcia a Madrid