<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
martes. 06.12.2022

Un programa económico para Podemos

La herencia que va a recibir Podemos si tuviera que compartir tareas de gobierno o directamente gobernar va a ser terrible...

Es sin duda este partido político –o a punto de serlo legalmente– la gran esperanza de la regeneración democrática para España. Creo que lo es sociológicamente y eso es suficiente por más críticas que se hagan sobre el pasado de sus líderes. No merece la pena entrar en ello. Su eclosión en el panorama político representa las mismas esperanzas que representó el PSOE en la llamada Transición con la muerte del dictador. Se intentó entonces una transición en la que Alianza Popular representaría a la derecha de origen franquista, la UCD el centro político –pero sin base sociológica como se demostró al poco– y el PSOE como único partido de la izquierda. Luego la visión, inteligencia y audacia de Suárez, el presidente de entonces, le llevó a legalizar al PCE y las elecciones del 1982 cambiaron el panorama político. Ahora la situación presenta una cierta analogía, con el PP en un deriva a la derecha de origen franquista, Podemos como futuro partido central de izquierdas y el PSOE como partido de derechas moderno, esa derecha política que jamás ha tenido este país, una derecha democrática, sin apelaciones más o menos encubiertas a golpes de Estado o pronunciamientos que impidieron durante dos siglos que España tuviera una democracia que durara más de un decenio. El PSOE se resistirá a ello por aquello de la imagen y los votos, pero al menos en lo económico no hay ninguna diferencia entre PSOE y PP. Eso ya se ha demostrado con el presidente Zapatero y su mes negro de mayo del 2010; y Rajoy, que ha ahondado más en las criminales políticas de austeridad. Todo ha fracasado en España, Grecia, Portugal y allí donde se ha impuesto. Los supuestos económicos en que se basan estas políticas son un cadáver teórico a pesar de que se sigan enseñando en las  facultades de Economía. Hasta el conservador The Economist las ponía en duda en julio del año 2009 –segundo año de crisis reconocida– en un artículo que aparecía en su portada titulado Where it went wrong, and how the crisis is changint it, con un dibujo en la portada en la aparecía un libro derritiéndose, libro titulado Modern Economic Theory. Pues ni el PSOE ni el PP se han enterado y con Rajoy como perrillo faldero de la Merkel.

En el momento actual los datos son escalofriantes: según la EPA para el segundo trimestre del año tenemos 5.622.900 parados, una tasa de paro del 24,47%, con 2.868.900 parados de más de un año y con 1.834.000 hogares con todos sus miembros en el paro. Los datos más actuales han mejorado algo el panorama, pero lo previsible es que vuelva la cosa a empeorar. En el debate de presupuestos el Sr. Montoro –una especie de vampiro miope con rasgos humanoides- se mostraba satisfecho porque la economía ya crecía unas décimas, como si eso fuera a solucionar el problema del paro y sus consecuencias. La herencia que va a recibir Podemos si tuviera que compartir tareas de gobierno o directamente gobernar van a ser terribles. Por ello se ha de afinar mucho en su abordaje. Presento las tareas económicas que, de forma jerarquizada, son en mi opinión las ineludibles a corto y medio plazo:

1) Las consecuencias del paro. Frente a la propaganda de la derecha y del PSOE de que el primer problema de este país es el paro hay que decir que no es cierto, que el primer problema son sus consecuencias. El paro es el segundo. Ya hemos dado los datos según EPA que es la más fiable de los registros porque el pargo registrado es siempre menor. No menor importancia tiene el deterioro de la calidad del empleo, con un avance imparable del empleo temporal sobre el indefinido y un alto grado de indefensión por la reforma laboral del PP. Pero lo primero es abordar las consecuencias del paro. Para ello hay que dotar un fondo para dar vivienda y comida a quien no tenga un mínimo en este país. La tarea es difícil de evaluar porque las distintas Administraciones aportan algo, pero es siempre desigual e insuficiente. Podemos evaluó unas cifras en su momento totalmente descabelladas que luego han sido recogidas por la derecha y el PSOE para denigrarlos. Las cifras deben ser más mesuradas aunque nada despreciables. España sí está en condiciones que crear una renta básica determinada por la situación de parado, por una pensión insuficiente o por no tener ninguna fuente de renta. Es tarea difícil porque hay que luchar contra la picaresca, pero es inexcusable su abordaje. Veamos unos datos. Para dar una renta básica a 2.000.000 de ciudadanos a una media de 700 euros al mes en 12 pagas serían necesarios dotar al fondo de 16.800 millones de euros. Parece una cifra grande, pero es inferior a los 24.743 millones que de momento se han dado a Bankia y representa además sólo el 1,6% de déficit dado nuestro billón de euros de PIB. Se calcula que los niveles de fraude fiscal no deben estar por debajo de los 60.000 millones de euros siendo cautos. Pues bien, los 16.800 millones representan sólo el 28% de nuestro fraude fiscal estimado a la baja. Hay que decir que este fondo no sustituiría a las ayudas no contributivas y de rentas actuales, sino que sería complementarias de otras, pero sobre todo destinadas a los que no perciben ninguna renta.

2) La segunda tarea se deriva de lo anterior: combatir el fraude fiscal. Por supuesto que hay que abordar otras tareas encaminadas a modificar la estructura de los impuestos y un control mayor, por ejemplo, en el impuesto de sociedades y en el IVA, pero ello no debe distraer la atención sobre lo básico: lucha contra el fraude, modificación del código penal, más dotación a la Agencia Tributaria para dotarla de personal suficiente, porque estamos muy alejados de los parámetros de inspectores por sujeto pasivo físico o jurídico obligado con respecto a los países de la UE.

3) Eliminar la reforma del PP y aumentar el salario mínimo. La reforma ha deteriorado las condiciones de trabajo y rebajado los salarios. Indirectamente y paradójicamente ha favorecido la contratación temporal en detrimento de la indefinida. Pero lo más urgente es aumentar el ridículo salario mínimo actual de 645,30 euros en 14 pagas. Sólo en la UE lo tienen por debajo Grecia y Portugal. Además, un salario tan mínimo crea empresas-chiringuito por especuladores y echa del mercado a las personas con vocación empresarial y profesionalidad que apuestan por el largo plazo y por fidelizar a sus empleados con retribuciones dignas. Pero no sería suficiente con aumentar notablemente el salario mínimo. He defendido hace tiempo que debiera haber dos salarios mínimos: uno para los contratos indefinidos y otro para los temporales, siendo estos últimos más altos que los primeros. Con ello el empresario tendría dos alternativas reales: contratar con costes mensuales más bajos pero con costes de despido (indefinidos) o con costes mensuales más altos pero sin costes de despido (temporales). Sólo con leyes y decretos basados en la buena voluntad de los contratadores no va a hacer cambiar la inercia del deterioro del trabajo, pero sí lo hará vía costes. Además ello puede ser gradual. Supongamos que el salario mínimo de los indefinidos estuviera en los 900 euros y los temporales en lo 1100. Si viéramos que no se produce un cambio sustancial en la relación entre contratación indefinida y la temporal no habría más que aumentar la brecha del salario mínimo entre ambos, pero sin bajar el mínimo del indefinido.

4) Aumentar el presupuesto español aumentando los impuestos. Doy a continuación los presupuestos del 2015 con  algo de elaboración por mi parte:

Estos 322.945 millones de euros representan apenas el 32% de nuestro PIB, cifra extraordinariamente alejada de la media europea y, sobre todo, de los grandes países de la Unión con los que nos debemos comparar. Debemos pasar a los 400.000 millones de euros de ingresos porque esa es la cifra de nuestras necesidades de lo público como país avanzado en lo económico y en las demandas sociales. O debiera serlo. Y ello es posible. Nuestro gap, nuestra diferencia es de 77.000 millones. Simplemente combatiendo el fraude fiscal y poco más estaríamos en la media, aunque aún sin llegar a Francia, Alemania o Italia, por no hablar de los países más avanzados que son los nórdicos y que su relación de ingresos con el PIB está en el 50% y a veces superándolo. En el presupuesto se han deducido los 13.204,3 millones que aparecen como ingresos en la Seguridad Social porque son aportaciones del Estado y ya figuran en este apartado. También se han deducido las aportaciones al Fondo de Reserva de la Seguridad Social porque es una reserva y no es disponible en principio para el gasto del 2015. No obstante, si se quieren tener en cuenta –según criterios– nuestro presupuesto consolidado entre Estado (con sus Organismos Autónomos, Agencias Estatales, etc.) y Seguridad social es de 331.391 millones, un 33% del PIB, a 7 puntos del deseable 40%, es decir, a 70.000 millones. Pagando los que tienen que pagar ¡incluso sin reforma fiscal!, el asunto quedaría arreglado.

5) Cambiar la política de austeridad por otra más expansiva. Con niveles de inflación casi negativas y con el paro actual es criminal la austeridad. Casi siempre lo es, pero 5 años de austeridad ha matado el crecimiento y la posible creación de empleo. Pero aumentar el empleo no va a ser fácil incluso con una economía vertebrada desde lo público a esa tarea. La construcción, el turismo y la industria de la cultura basada en el idioma español son los mejores candidatos a la creación de empleo porque son sectores donde la necesidad del aumento de la productividad para competir en el exterior no se va a comer la creación de empleo. Además, ni la construcción ni el turismo son exportables o lo son en menor medida que otros sectores, no se puede diferir la actividad al exterior (en el caso del turismo sí lo hacen los tours operator). Con una economía planificada sí podría vertebrarse toda la economía de tal forma que unas tablas input-output permanentemente actualizadas nos darían los niveles de inversión y sectores donde de forma directa más la indirecta se optimizara la creación de empleo. En una economía de sólo mercado esto no es factible. Y esa es la economía que se va a encontrar Podemos si llega a gobernar. Y eso sí que no lo va a poder cambiar. Al menos se necesita algo de política keynesiana, pero para ello es necesario cambiar los presupuestos ideológicos de la señora Merkel y del BCE. En realidad sólo hay que pedir una política económica de aumento moderado del gasto en términos de PIB como ha hecho Obama en USA. Curiosamente sólo China podría darnos a Europa una especie de Plan Marshall como nos dio USA –a España no por la dictadura franquista– al final de la II Guerra Mundial. La Unión Europea y sus políticos están cumpliendo las palabras de Churchill de que los políticos recorren todas las malas soluciones hasta llegar a la buena, aunque habría que añadir que no siempre llegan a ella. De momento aún no se ha llegado a eso. Al menos con Draghi parece que el BCE está cambiando. Primero fue aquello de que haría lo posible para evitar la especulación sobre las deudas, recientemente lo de la retribución negativa de los depósitos de los bancos privados en el BCE -¡ya era hora!- y, por último, la facilidad de crédito de 400.000 millones para los bancos si a su vez lo emplean en créditos a la empresas, aunque esto último se está quedando en nada. Todo muy insuficiente al menos para España. Podemos se tendrá que enfrentar a la Merkel y a sus votantes en Europa y apenas va contar con aliados porque Francia con el Valls está deshaciendo lo que hizo Hollande e Italia no cuenta políticamente.

6) Lo que sí ha de hacerse es lo posible para que el sector financiero (bancos y sobre todo cajas convertidas en bancos) devuelvan lo prestado. Las deudas son de 40.000 millones y, aunque se han beneficiado tres bancos/cajas y pocos más, ha de considerarse al sector como una sola empresa que debe esa cifra o la que se estime como el total de las ayudas. Dicho de otra forma, que estas ayudas se conviertan formalmente en préstamos del FROB al sector como sector con obligación del sector como tal de devolverlas. Por supuesto que hay que castigar a los bancos y sobre todos a los banqueros responsables, a unos más que a otros –palo y zanahoria–, pero que lo devuelvan con intereses, tarden lo que tarden. Pero el problema principal ahora no es ese, sino que los bancos siguen sin prestar dinero en la medida de las necesidades del país, especialmente a la pequeña y mediana empresa. Desde el 2008 y según FUNCAS, el crédito ha caído en 429.000 millones de euros. Es una cifra brutal. Los gobiernos de Zapatero y de Rajoy -inducidos por el BCE y el Banco de España- cometieron el terrible error de obligar a aumentar la solvencia de los bancos ¡en plena crisis!, cuando la necesidad de crédito era lo prioritario. Con ello han alargado la propia crisis –y con la austeridad presupuestaria– y la han convertido en crónica. Esta es una tarea ineludible a corto, cortísimo plazo. Es evidente que no se puede obligar a la banca a dar crédito si no valora suficientemente la solvencia del prestatario y sería contraproducente hacerlo, pero el Banco de España y el BCE tienen instrumentos suficientes para hacer que el único camino del negocio bancario sea el préstamo. La remuneración negativa del BCE a los depósitos de los bancos es una medida encaminada en esa dirección, solo que no es suficiente. Hay que retirar los decretos sobre la mayor exigencia de solvencia de la banca. A la postre y por desgracia lo que da garantía de solvencia al sistema bancario en su conjunto son nuestros impuestos, cosa demostrada con Bankia y los bancos ayudados desde lo publico (FROB).

En cuanto a la deuda pública hay que pagarla, se considere legítima o ilegítima, necesaria o no, justa o injusta. La deuda la dejó Zapatero en torno a los 750.000 millones de euros y Rajoy la ha aumentado en 250.000 millones. En cifras redondas. De no habernos endeudado la crisis hubiera sido mayor porque el gasto hubiera sido aún más insuficiente de lo que es actualmente y porque ello hubiera repercutido negativamente en los servicios públicos. Ya puede olvidarse Podemos de hacer consideraciones sobre la deuda pública porque cualquier intento de impago, incluso de retraso, puede que la paguemos más cara a través de la prima de riesgo o por falta de financiación de la economía privada y de la misma pública. Lo que hay que evitar por todos los medios es convertir la deuda privada en pública, bien sea vía diferencia de intereses, bien sea -como en el caso de la banca- haciendo publica la privada. Eso ocurre con los bancos y cajas, que son empresas privadas pero que se han financiado con dinero prestado por la UE al FROB, que es un organismo público y que cuando se enteró Rajoy de que eso era así se quedó como está: bizco y pasmado.

Hay más cosas que cambiar, tanto con el BOE como las actitudes y las mentalidades. Comparado con esto, la lucha contra la corrupción, con ser imprescindible, se convierte en una acnédota.

Un programa económico para Podemos