Imprimir

Todos aquellos que acusaban de corrupción al PP, deberían pedir perdón por higiene democrática

Cándido Marquesán Millán | Profesor de Secundaria. Zaragoza

Cándido Marquesán Millán | 17 de octubre de 2020

El artículo hoy está escrito a modo de chanza. Conviene en estos momentos tan graves. Por ello,  esta vez  me voy a permitir algunas licencias. No obstante, al final se apercibirán que mi objetivo  no es otro que solicitar a todo español de bien, el que hagamos un acto de desagravio, totalmente justificado a los dirigentes del PP. Se lo merecen.

Jaime de Olano, vicesecretario de Participación del Partido Popular, el día 15 en una entrevista en TVE en el programa La Hora de la 1, realizó una serie de declaraciones llamativas.  Expondré algunos fragmentos. Pero antes de leerlas, les ruego que se abrochen los cinturones. Lo primero que me vino al pensamiento tras oírlas y ver la sinceridad y el convencimiento que mostraba  al emitirlas, fue hacer estas exclamaciones: ¡Hace falta tener cuajo! O mejor, ¡Tiene  la cara más dura que el cemento armado! Y creo que no soy duro.

"El Supremo señala que el PP no ha sido condenado por corrupción. Todos aquellos que iban repitiendo semejante afirmación, deberían pedir perdón por higiene democrática". Me contuve y no salté del sillón. Pero es que luego vinieron otras todavía más sorprendentes. A una pregunta de uno de los contertulios sobre la crispación en el Congreso, ni corto ni perezoso, convencido, sin inmutarse: "Nosotros no provocamos la crispación en el Parlamento". Ya exploté y solté cual si fuera un latigazo el “A la mierda” del ya desaparecido José Antonio Labordeta, que tampoco viene mal para relajarnos un poco, conocer la explicación que hizo él mismo:  “Había sido un día muy duro, habíamos estado discutiendo sobre la Guerra de Irak. Y cuando yo estaba hablando había unos tíos diciendo: ‘¡Labordeta, con la mochila. Vete con la mochila!’ Burlándose de su mítico programa Un país en la mochila. “Y entonces uno me dice: ¿Qué me dices, cantautor de las narices?’ Ahí ya no aguanté y perdí la cabeza. Les dije: ‘Vete a la mierda. Dejadme tranquilo. Quiero hablar y no me dejáis hablar’”.De ahí, el más que justificado, y creo que se quedó corto. !A la mierda". Yo hubiera añadido "Gilipollas".

Vuelvo al ínclito Olano, que no te olvido. Vamos a ver señor Olano, todo un vicesecretario de Participación del Partido Popular. Me da igual que lo que diga el Tribunal Supremo, la Audiencia Nacional, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid o el sursum corda con ese lenguaje jurídico, que no sé si está escrito para extraterrestres, pero evidentemente que no para ciudadanos normales. Al final pondré un párrafo de esa sentencia.

Todo el mundo normal, digo normal, que significa lo contrario de anormal, sabe que había una caja B, ¿En Génova? No. No. ¡Qué va! Estaba en Tombuctú. Y que en esa caja B, había empresarios patriotas-patriota viene de patrimonio- con mucha pulserita que depositaban dinero para adjudicarse contratas de obras públicas. No. No. ¡Qué va! Por Dios, lo hacían con un profundo sentido evangélico, ya que estos son de misa diaria, con fines caritativos y altruistas para las ONG y para la Ayuda al Desarrollo. Y allí el que controlaba esa Caja B, no era el tesorero LB. No. No ¡Qué va! Por Dios. En absoluto. Era un marciano que aterrizaba en el helipuerto de la azotea del número 13 de la calle Génova en una nave espacial. Y luego tras repartir esos dineros a miembros del partido, como sobresueldos, ese tesorero que no era LB, ya que era el marciano, dijo, ¡Hostias! "El que parte y reparte se queda la mejor parte". No. No. ¡Qué va! En absoluto. Si sobraba algo lo mandaba a Caritas y al Asilo de Ancianos de Fuenlabrada. Podríamos seguir con esta descripción tragicómica. Más trágica que cómica ya que esos dineros camuflados, que en todo un ejercicio de patriotismo eran llevados a Suiza, se arrebataban de muchas necesidades de la sociedad española. Insisto. Ni Tribunal Supremo ni Audiencia Nacional ni Tribunal Superior de Justicia de Madrid  ni el sursum corda. Todos los españoles normales, digo normales, repito normales, sabemos lo que ocurrió allí. Lo que ya no sé si sigue ocurriendo. No enmascaren con párrafos como el que sigue: "No ha sido enjuiciado por responsabilidad penal en este proceso, en modo alguno resulta reprochable que, para configurar el contexto en que los hechos enjuiciados suceden, se mencione el resultado de los diferentes medios de prueba practicados relacionados con el PP, cuando es el nexo común que sirve de amalgama de los delitos probados". Toma Castaña. Como decía otro ilustre y egregio miembro del PP: ¡Manda huevos!  Por si no lo han adivinado, les doy otra pista: Al alba y con tiempo duro de levante …con fuerte levante, 35 nudos de viento, salieron cinco helicópteros, tres helicópteros Cougar que trasportaban dos equipos de operaciones especiales, con un total de 28 soldados que llegaron a la isla de Perejil, y.  Lo he puesto fácil

 No pensemos que estos discursos tan veraces de miembros del Partido Popular son de ahora. Vienen ya de tiempo atrás. Ahí va otra perla preciosa. Es del gran José María, el Incorruptible:  “Hemos de ser cuidadosamente fieles a las exigencias del imperio de la Ley; hemos de ser conscientes de que un Estado que maneja ingentes recursos públicos debe combatir el riesgo de la corrupción con procedimientos adecuados y controles eficaces”.  Por el respeto que me merece el expresidente, no le dedicó ninguna interjección.

Y qué podemos decir de otra  ilustre dama del PP, Dolores de Cospedal cuando a la pregunta sobre el finiquito de Bárcenas, dijo: La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido y como fue una indemnización en diferido, en forma efectivamente de simulación, de simulación, o lo que hubiera sido en diferido en parte de lo que antes era una retribución, tenía que retener la retribución a la Seguridad Social, es que sino hubiera sido, ahora se habla mucho de pagas que no tienen retenciones a la Seguridad Social, ¿verdad? Aquí caben todas las interjecciones anteriores. ¡Manda huevos! ¡Acojonante! ¡Hace falta tener cuajo!

Quiero terminar con otra extraordinaria perla de un fragmento de un artículo que publiqué en este mismo medio en agosto de 2013. Es para disfrutar.

"Por todo lo expuesto, es claro que nuestra democracia necesita imperiosamente una regeneración profunda. Para corregir esta gravísima carencia de transparencia, estos días se está tramitando en el Congreso de los Diputados una Ley de Transparencia que la ha presentado y defendido la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, de cuya intervención he extraído algunas de sus afirmaciones. “Señorías, estamos por tanto ante una ley necesaria e inaplazable, que desarrolla de manera completa un aspecto de nuestra Constitución, el artículo 105, cuando reconoce el derecho de los ciudadanos a acceder a los archivos y registros de la Administración y en consecuencia impone a las administraciones la obligación de suministrar la información que en ellos se contiene. La primera institución que se va a incorporar de forma expresa en la norma será la Casa Real, que responderá al mismo régimen de transparencia que se exige, por ejemplo, a esta casa, al Congreso los Diputados, al Senado o al Tribunal Constitucional. Con este nuevo avance, impulsado activamente por la Monarquía, la española se convertirá en la primera ley de transparencia de Europa que incluye explícitamente a la Casa Real. Como decía antes, queremos que sea la ley de todos y en la que estemos todos. Esta ley de transparencia se convertirá así en una de las más avanzadas de nuestro entorno”.

Tras las intervenciones de los diferentes grupos parlamentarios, cerró para la fijación de posiciones por el PP, el ínclito y émulo de Emilio Castelar, Esteban González Pons, que entre otra serie de afirmaciones, este caballero superó a Olano, dijo: “Señorías, el valor de la transparencia como requisito de la democracia no es nada nuevo. Sin transparencia es imposible que haya democracia, como sin luz es imposible que se pueda ver. Es absurdo que las compañías telefónicas puedan especificar en cada factura todas las llamadas que ha realizado un usuario, su duración y los mensajes, y el Estado no pueda señalarle a un ciudadano en qué se ha gastado hasta el último céntimo de los impuestos que ha pagado. Hace más de dos siglos ya, Thomas Jefferson defendía como inherente a la democracia la necesidad de que las finanzas de la Unión se plasmaran de forma clara y comprensible y con la sencillez con que llevaría un comerciante sus libros, para que no solo el Congreso, sino cualquier ciudadano, pudiera consultarlas y descubrir si se producía algún tipo de abuso. En la democracia el ojo tiene que ser siempre más rápido que la mano. Tras leer estas palabras no me queda otra opción que exclamar: “Realmente Esteban has estado sembrao”. Joder, vaya tío. Impresionante. Que se lo digan al tesorero, LB, perdón, el marciano.

De verdad, lo transcrito les garantizó que lo dijo, ya que lo he extraído directamente del Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados, año 2013, X Legislatura, nº 117. Es un breve extracto.

Por todo lo expuesto, como decía el ínclito Jaime de Olano, vicesecretario de Participación del Partido Popular, todos los españoles por turnos deberíamos hacer romerías  y rogativas a la calle Génova, número 13 de Madrid, para pedir perdón al PP. ¿Ha habido algún partido en nuestra democracia que haya luchado contra la corrupción más encarnizadamente que el PP?  Está claro, que ninguno.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/candido-marquesan-millan/todos-acusaban-corrupcion-pp-deberian-pedir-perdon-higiene-democratica/20201017101558180216.html


© 2020 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid