Imprimir

A las puertas de la segunda transición

Antonio Mora Plaza | Economista

Nuevatribuna | 08 de diciembre de 2019

Lo que se juega la España progresista en esta coyuntura no es solo la posibilidad de un gobierno de izquierdas sino mucho más.

Sobre esto trata este artículo a las puertas de la XIV legislatura. Gran parte de estos 41 años de democracia (Constitución del 78) son una concesión a los poderes fácticos económicos pero, sobre todo, son una concesión a la España carca, católica-integrista, a la presencia inveterada de un ejército que no ha roto su cordón umbilical con el franquismo, una concesión a los poderes financieros y grandes empresas.

De ahí la enseñanza concertada, por ejemplo, que ha supuesto y supone la presencia de curas y monjas en la enseñaza secundaria, la constitución de la Monarquía y de un monarca nombrado por el dictador y, de ahí, nuestra presencia en la OTAN (“de entrada, no”).

Sin embargo el mundo ha cambiado mucho desde que Felipe González obtuviera aquella mayoría absoluta en 1982 –propiciada por el golpe de Tejero y sus secuaces– de 202 escaños. Estamos en el mundo de internet, de las redes sociales y hace cuatro que se produjo la llamada Movida, que fue nuestro particular mayor del 68 carpetovetónico tres lustros después.

Si estuviéramos en el siglo XIX ya la derecha, los poderes fácticos, habrían dado un golpe de Estado, lo que entonces se llamaban pronunciamientos

Durante más de tres décadas España vivió un bipartidismo imperfecto porque, si bien hubo dos partidos dominantes, tanto PSOE como PP recurrieron a partidos nacionalistas como el PNV y CiU, que ya tenían en su ideario el separatismo, pero entonces no importaba porque Aznar, este falangista tardío, hablaba catalán “en la intimidad”.

La cosa parecía adormecida con ese bipartidismo, una especie de turno pacífico de partidos de los Cánovas y Sagasta de la Restauración del siglo XIX, con un PSOE reconvertido a un partido social-liberal bajo la batuta de dos antimarxistas como son Felipe González y Alfonso Guerra.

Pero he aquí que ese falangista mentiroso –el de las armas de destrucción masiva en Irak que nunca aparecieron– intenta echar la culpa a la banda criminal de ETA de los cuatro atentados en Madrid del ll de marzo del 2004 y el PP, que se creía destinado a dirigir los destinos de España durante otros cuarenta años en una especie de neofranquismo con urnas, pierde las elecciones generales y llega de nuevo el PSOE al poder con Zapatero.

Y el nuevo líder, que de economía no entiende nada pero que no por ello no deja de ser neoliberal, sí renueva lo que en otros lugares llaman derechos civiles, como son el aborto de plazos y no casuístico, el matrimonio homosexual, etc. Pero mientras tanto, por la gatera de la legislatura zapaterista se le ha colado al PSOE en el gobierno una recesión (comenzada en el 2007) –en gran medida importada de USA– que nunca supo abordar. Es más, en el 2010 la señora Merkel, gobernante teutona, le pone a Zapatero contra las cuerdas con la amenaza de un terrible rescate y solo se le ocurre al entonces jefe de gobierno socialista congelar las pensiones por un año –aunque las subió notablemente los años anteriores– y lo mismo el sueldo de los funcionarios.

Mientras tanto los jóvenes más ligados a la universidad, moviéndose con las redes sociales, crean el movimiento 15M en el 2011. A partir de entonces todo el entramado político construido en torno a dos partidos, uno tardofranquista (el PP) y el otro social-liberal (el PSOE), salta por los aires y al poco se decanta y/o surgen dos nuevos partidos pequeño-burgueses –que se diría en otras épocas y con otros criterios– como son Ciudadanos y Podemos, uno de derechas –aunque auto-tildado de liberal progresista– y el otro de izquierdas-populista pero fuera las tradiciones socialistas y comunistas europeas.

Para rematar la faena y en menos de dos años el tardofranquismo latente del PP se separa del partido conservador y funda su propio partido, que es VOX. La llamada Transición ha saltado por los aires, la Constitución del 78 ha quedado obsoleta. Y ahora no solo es la izquierda sociológica la insatisfecha con la armadura jurídica del Estado, sino que es la derecha la que empieza a ponerla en cuestión porque piensa que ¡al fin y con mucho temor pueda haber un gobierno de izquierdas de verdad!

Si estuviéramos en el siglo XIX ya la derecha, los poderes fácticos, habrían dado un golpe de Estado, lo que entonces se llamaban pronunciamientos. Pero ahora, integrados en la Unión Europea, en la época de Internet y las redes sociales, con varias generaciones criados en la democracia, la cosa parece imposible aunque siempre hay que estar atentos.

Si no se tiene en cuenta todo lo anterior no se entiende la coyuntura política actual ni todas las manipulaciones, mentiras y maniobras de las derechas –partidos, medios de comunicación, centros de poder económico– que intentan abortar el nacimiento de un posible gobierno de coalición de izquierdas. O al menos progresista.

Veremos que pasa, pero todo lo que está por venir es más que un nuevo gobierno, la derecha lo sabe y por eso está en modo golpista. Pero esta vez no lo van conseguir, aunque hay que estar siempre prevenidos y atentos

Los problemas que el nuevo gobierno tiene que abordar son múltiples, pero tiene algunos acuciantes: una desigualdad de renta y riqueza insoportable, 3.214.400 parados según EPA, 31,67% de paro juvenil sin posibilidad de acceso a la vivienda –incluso para muchos de los que tienen empleo–, un 14% de la población, no en riesgo de pobreza, sino en la pobreza, 1.010.000 familias con todos sus miembros en el paro, trabajo precario, salarios aún demasiado bajos para sostener el consumo de las empresas y los ingresos de la Seguridad Social –a pesar de las mejoras del último año–, Seguridad Social quebrada técnicamente merced a la desaparición del Fondo de Reserva –la llamada “hucha de las pensiones”– en la legislatura y media de Mariano Rajoy, un aumento de 350.000 millones de euros de la deuda pública y un sistema fiscal obsoleto, insolidario e insuficiente a las alturas del 2019.

Por no hablar de de una enseñanza secundaria consolidada entre concertada y pública, que ha incentivado a los españoles a buscar el privilegio en lugar de la calidad para todos, de un gasto de más de 65.000 millones al sistema financiero durante la Recesión pagados con nuestros impuestos y que debieran pagarlo quienes lo provocaron y/o se beneficiaron, como han hecho en USA y en Europa los bancos beneficiados.

Y mientras tanto la derecha –partidos y medios de comunicación– nos vende el temor infundado de una Cataluña independiente a sabiendas que eso es un imposible jurídico. Veremos que pasa con todo esto pero, por si acaso, hace tiempo que el ABC, el Mundo y la Razón han convertido sus portadas en panfletos contra un gobierno non-nato, aunando información con opinión, es decir, traicionando el principio básico de todo periodismo que es separar lo uno de lo otro, calificando de estafa las últimas elecciones democráticas, equiparando el procés al golpe de Estado de Tejero y compañía –a pesar de que la sentencia solo habla de sedición– y considerando solo constitucionalistas a 3 partidos de los 21 que se han presentado y obtenido representación parlamentaria en la últimas elecciones.

La buena noticia es que los sindicatos parecen implicarse más ante la posibilidad de un gobierno progresista en lugar de mostrarse indiferentes como hicieron en el pasado, para luego tener que llamar a la movilización –cuando lo hacen– por aquello que pudo conseguirse para los trabajadores con el BOE en la mano. Veremos que pasa, pero todo lo que está por venir es más que un nuevo gobierno, la derecha lo sabe y por eso está en modo golpista. Pero esta vez no lo van conseguir, aunque hay que estar siempre prevenidos y atentos.

 

         

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/antonio-mora-plaza/puertas-segunda-transicion/20191208075827168918.html


© 2020 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid