Imprimir

Plovdiv, capital europea de la cultura 2019

nuevatribuna.es | 08 de enero de 2019

Plovdiv estrena en el año 2019 el ser nombrada capital europea de la cultura. Es una ciudad que se pasea muy bien y está llena de monumentos que nos recuerdan los distintos pueblos que han pasado por ella, romanos, bizantino, otomanos… Que nos han dejado su constancia a través de los monumentos.

¿Me acompañan a conocerla?


La historia de Plovdiv se remonta a 6000 años atrás, mucho antes que Atenas o Roma, lo que la convierte en una de las ciudades europeas que ha estado habitada durante más tiempo. Conocida como Eumolpia, en el año 342 a. C. fue conquistada por el rey Filipo II de Macedonia, padre de Alejandro Magno, que cambió el nombre de la ciudad a Philippopolis.

Más tarde se hizo independiente bajo el dominio de los tracios, que la llamaron Pulpudeva hasta que fue incorporada al Imperio romano. Su nombre cambió a Trimontim o "Ciudad de las tres colinas" y se convirtió en la capital de la provincia de Tracia. Aún se pueden encontrar numerosos restos romanos en la ciudad.

f1

Los eslavos tomaron la ciudad en el siglo VI y la llamaron Puldin. Los búlgaros la conquistaron en el año 815. El nombre Plovdiv aparece por primera vez en el siglo XV.

Bajo el gobierno otomano, Plovdiv fue un importante centro de los movimientos nacionalistas búlgaros. En ella se creó la primera imprenta en idioma búlgaro. La ciudad fue liberada de los otomanos en la batalla de Plovdiv en el año 1878. La ciudad se convirtió en la capital de la región semi-independiente de Rumelia del Este, hasta que la zona se unió finalmente a Bulgaria en el año 1885.

Durante el periodo de gobierno comunista, que se estableció en el país a partir del final de la Segunda Guerra Mundial, Plovdiv fue el centro de diversos movimientos contrarrevolucionarios que derrocaron finalmente al Estado popular en 1989.

EL TEATRO ROMANO

El recinto fue levantado durante el reinado del emperador Trajano entre los años 98 y 117 d. C. Tenía capacidad para entre 5.000 y 7.000 espectadores sentados. Sigue en uso en la actualidad gracias a su buen estado de conservación fruto de una cuidadosa restauración.

Las gradas y la cávea están orientadas hacia el sur, en dirección a la antigua ciudad romana que se esparcía a los pies de las montañas Ródope. El teatro presenta la estructura canónica de este tipo de edificaciones romanas: planta semicircular con un diámetro de 82 metros y dos partes principales, las gradas y la escena.

El auditorio está excavado en una colina aprovechando su pendiente y las filas de asientos más alejadas necesitaron un soporte estructural y sólidos muros de retención. Las gradas están a cielo abierto y rodean a la orquesta.

El escenario tiene 26 metros de diámetro para representaciones teatrales con forma de herradura de caballo e incluyen 28 filas concéntricas de asientos de mármol divididos en dos niveles por un pasillo (diazoma).

La parte superior de la cávea está interrumpida por unas estrechas escaleras radiales que la dividen en varios sectores con forma de cuña. El teatro también tiene un podio sobre el que se elevan las columnas del frente de escena.

El telón arquitectónico que cierra y decora el frente de escena se levanta al sur del conjunto. Cuenta con tres pisos de altura y básicamente consiste en un gran muro soportado por columnas y rematado por varios frontones triangulares, aunque de estos solo se conserva uno.

Abajo está el proscenio, que es el murete frontal del podio, de 3,16 metros de altura sobre el cual se levanta el escenario y está ornamentado por nichos y pequeñas columnillas de orden jónico.

El frente de escena que se orienta hacia los espectadores se compone de dos pórticos de dos pisos cada uno, el inferior sustentado por columnas de orden jónico y el superior por columnas de orden corintio.  

Esta fachada queda dividida por tres puertas ubicadas simétricamente. Los dos accesos a la orchestra están realzados por unos pórticos cubiertos por arcos de medio punto. Un pasillo subterráneo techado por una bóveda de medio cañón comienza en el centro de la orquesta, pasa bajo las gradas y lleva al exterior del teatro. Otro pasadizo abovedado circula bajo la bancada central de asientos de la summa cávea y la conecta con la zona de las Tres Colinas.

f2

Similar al resto de teatros que los romanos levantaron por todo su extenso imperio. Los espectadores honorarios tenían asientos inscritos con su nombre en el teatro de Trimontium, y no sólo para los cargos locales, sino también para los magistrados o los amigos del emperador.

Algunas de estas inscripciones han permitido conocer que el edificio fue usado como sede de la asamblea provincial de Tracia. Con unos 7.000 asientos, cada sección de la cávea tenía el nombre de un barrio de la ciudad grabado sobre los bancos para que de esta manera los ciudadanos supieran donde debían sentarse.

La existencia de este teatro romano no se conoció hasta la década de 1970, cuando un deslizamiento de tierras lo sacó a la luz. Se inició entonces una gran excavación arqueológica que incluyó la retirada de 4,5 metros de tierra.

La restauración del teatro romano de Plovdiv es considerado uno de los mayores logros de la Escuela de Conservación de Bulgaria, pues su intervención se basó en unas pruebas rigurosas y en la exclusión de todos los supuestos.

La reconstrucción se hizo ateniéndose de manera estricta al método de la anastilosis y todos los nuevos materiales son claramente visibles. Este teatro es tan sólo uno de los muchos restos romanos que se conservan en Bulgaria, aunque dentro del mismo también se conservan varias estelas e inscripciones murales en idioma griego bizantino.

f3

EL ESTADIO ROMANO

Es uno de los varios restos arqueológicos romanos y una de sus características más reconocibles. Está entre las estructuras más grandes de tiempos de la Antigua Roma que existen en la península Balcánica.

El edificio, de doscientos cuarenta metros de largo por cincuenta metros de ancho aproximadamente, tenía una capacidad para unos treinta mil espectadores. Está cerca del centro de la ciudad, junto a la principal vía peatonal.

El estadio romano es otro de los grandes monumentos romanos que hay que ver en Plovdiv. Data del siglo II d. C., bajo el dominio del emperador Marco Aurelio. El estadio es mucho mayor que lo que pueda parecer hoy en día, pues los trabajos de reconstrucción han sido sólo parciales, dado que el estadio se encuentra en el centro de la ciudad moderna actual, justo al lado de la mezquita Dzhumaya.

Las dimensiones del estadio eran de impacto, pues con una longitud de 180 metros era uno de los más largos de todo el Imperio Romano. Tenían una capacidad de unos 30.000 espectadores en la grada. Actualmente, sólo podemos ver una pequeña parte del estadio, la que queda en un extremo, pues la mayor parte del estadio romano sigue en el subsuelo de la ciudad.

Dentro del legado romano de la ciudad están parte de las murallas que podemos encontrar repartidas, aquí y allá, por toda la ciudad de Plovdiv. Con todo, el extraordinario estado en que se encuentran alguno de estos fragmentos de muralla, así como algunas de las monumentales puertas, nos ponen sobre la pista que la muralla no es más que una reconstrucción posterior a la que había en tiempos romanos y fue destruida, en buena parte, en el siglo III.

f4

En peor estado de conservación encontramos lo que queda del antiguo foro romano de Plovdiv, que era el más grande de la provincia romana de Tracia, con un tamaño de unas once hectáreas. En esta zona se encontraba la sede del gobierno municipal, el Odeon, que daba cabida a unas 350 personas, que eran los representantes de la antigua Philipopolis romana.

Fue construido sobre el modelo del estadio de Delphi: en el mundo se conservan solo doce de este tipo. Tiene unos 200 metros de largo y hasta ahora se encuentra expuesto solo el extremo norte y el sector de la muralla de la fortaleza del siglo II - IV. Antiguamente, aquí se celebraban eventos deportivos, luchas de gladiadores y peleas con animales: los famosos juegos Píticos, Alexándricos y Kendrezicios.

Se descubrieron restos de un reloj hidráulico en su entrada principal. Una placa monumental muestra la estancia de una noche de la antorcha olímpica en su camino de Atenas a Moscú en el año 1980.

El área de alrededor del Estadio Romano es muy atractivo para los visitantes de Plovdiv. En la plazoleta los artistas locales y pintores exponen sus obras: esculturas, pinturas, joyas y otros recuerdos.

LA MEZQUITA DZHUMAYA

La fundación de la mezquita se cree que fue construida en el año 1364 bajo el reinado del sultán turco Murad I. Es un edificio con nueve cúpulas.

En el interior se encuentra una fuente rodeada de cuatro pilares. La decoración es en tonos blancos y azules. En sus inmediaciones se encuentra el Estadio romano de Plovdiv.

La Mezquita Dzhumaya es el principal templo musulmán de Plovdiv. Su nombre turco es Hüdavendigâr Camii o Cuma Camii. La mezquita se encuentra en el centro de la ciudad y fue construida en el lugar de la catedral de Plovdiv “Santa Petka Tarnovska” poco después de la conquista de la ciudad por el ejército otomano (1363-1364).

Durante el reinado del sultán Murad II entre los años1421 y 1451, el antiguo edificio fue demolido y en su lugar se erigió la mezquita de hoy, llamada mezquita Ulu Dzhumaya que significa la principal mezquita del viernes.

Dzhumaya es uno de los edificios religiosos otomanos más antiguos de los Balcanes. Es también una de las mezquitas más grandes: presenta un impresionante edificio rectangular, cuyo salón tiene de 33 a 27 metros. Su construcción muestra la influencia de la técnica de la arquitectura bizantina y la técnica arquitectónica búlgara: dos capas de ladrillos después de cada capa de piedra.

A diferencia de las mezquitas tardías de una cúpula, Dzhumaya tiene muchas. Las cúpulas son nueve en total y están cubiertas con láminas de plomo. En la esquina noreste de la fachada principal se erige un alminar, decorado con una rejilla diagonal cuadrada de ladrillos de color rojo sobre un fondo blanco de argamasa.

El interior de la mezquita está decorada con frescos murales de adornos florales: ramitas, flores y guirnaldas, que se insertan entre los medallones con citas del Corán.
Los frescos datan probablemente de finales del XVIII y principios del siglo XIX. Se puede establecer analogía en la arquitectura exterior e interior entre la mezquita de Plovdiv Dzhumaya y algunos de los monumentos otomanos religiosos más antiguos de Bursa, Edirne y Sofía, construidos entre los siglos XIV y XV.

f5

LA IGLESIA DE SVETA BOGORODITSA

En su forma actual de la iglesia fue construida en 1844 por los maestros constructores de Bratsigovo con donaciones voluntarias de los ciudadanos patriotas de Plovdiv. En el año 1859, el servicio de misa se llevó a cabo aquí en búlgaro por primera vez, y marcó el inicio del movimiento de la Iglesia búlgara autónoma. Destaca el intenso color amarillo de su campanario, el cual se alza sobre la puerta principal del templo, y no en un lateral como suele ser habitual

El iconostasio de la iglesia se hizo de talla en madera y dorados, del estilo Imperio y lleva pintados iconos del siglo XIX originales, realizados por artistas de la época del renacimiento nacional. Posee un campanario azul y rosa, que fue añadido con ayuda rusa en el año 1880, tras la liberación En sus murales aparecen representados santos ortodoxos búlgaros y líderes del movimiento de liberación.

La Catedral debe subirse por una larga escalinata de piedra, por lo que se la ve con facilidad, dominando la ciudad desde las alturas. Data del 1844 sobre un antiguo templo del S.IX y es fácil de reconocer por su campanario de tonos rosados y azul, inconfundible, el cual se alza sobre la puerta principal del templo, y no en un lateral como suele ser habitual.

La iglesia tiene el típico interior de una iglesia ortodoxa, con muchos iconos, murales y velas, pero nada que nos pareciera especial.

f6

CATEDRAL DE SVETA BOGORODITSA

La catedral de Plovdiv, conocida como la Santa Madre de Dios, sustituye a la pequeña iglesia del siglo IX que hubo en su lugar. Renovada en 1186 por el obispo de Plovdiv, fue destruida en 1371 por los otomanos y reconstruida en 1844 con donaciones de los ciudadanos.

Tres años después de la liberación de Bulgaria, se construyó su particular campanario rosa y azul. En él reza una inscripción “En memoria de los libertadores” como agradecimiento a los soldados rusos que liberaron la ciudad en 1878.

Sin embargo, a muy poca distancia de esta iglesia distinguimos un pequeño templo de piedra con un puñado de ventanas. Me acerqué hasta su puerta y accedí a uno de esos lugares que seguramente no tienen importancia ni histórica ni arquitectónica, pero que me regaló el placer de un espacio en penumbra, con olor a incienso e iluminado por decenas de velas.

Nada especial si no fuera por la anciana que estaba allí sentada, quizás rezando, y que al darse cuenta de mi presencia me miro con curiosidad para regalarme un de esas sonrisas que iluminan a quien las recibe.

También junto a la iglesia de Sveta Bogoroditsa se encuentra uno de los museos que me hubiera gustado visitar, cuya puerta encontré cerrada y sin visos de que se abriera durante ese día. Así que nos fuimos de allí con ganas de visitar el frondoso jardín que se distinguía desde la calle, la recreación de una librería del Renacimiento Nacional y la antigua imprenta.

La casa Lamartine [Renacimiento Búlgaro]

Hoy pertenece a la Unión de Escritores Búlgaros, por lo que es complicado poder visitar el interior de esta bella mansión que lleva el nombre de Alphonse de Lamartine, poeta francés que pasó tres días en esta casa en el año 1833.

La Casa Nedkovich [Renacimiento Búlgaro]

Al lado de la anterior mansión, esta casa de color amarillo es una de las más interesantes del casco antiguo de la ciudad y su interior ofrece la apariencia de cómo debía ser la casa cuando estaba habitada. Aunque el acceso a la casa es previo pago, entrar a su jardín, el cual sirve como galería de arte para obras de artistas búlgaros, es gratis.

La Iglesia de Sveti Konstantin y Elena

Se trata de la iglesia más antigua de Plovdiv y está construida sobre el lugar en el que hubo un antiguo templo romano. Está dedicada a Constantino el Grande, el emperador que en el siglo IV hizo del cristianismo ortodoxo la religión del estado, y a Santa Elena, su madre.

Además de antigua es agradable pues queda aislada de la calle por un alto muro por el que sobresale el campanario de la iglesia. Las pinturas del pórtico y del interior son de lo más llamativo de esta iglesia en la que pudimos presenciar una boda y un bautizo.

MONASTERIO DE BACHKOVO

El monasterio fue fundado por el príncipe Gregory Pakourianos, que era un prominente militar y hombre de Estado. Era de origen armenio al servicio del imperio bizantino en el año 1083, estableciendo un seminario para la juventud en el monasterio.

Durante el tiempo de la Segundo Imperio Búlgaro, el monasterio de Bachkovo fue patrocinado por el zar Iván Alexander, que se pone de manifiesto por una representación suya en los arcos del nártex del osario. Desde la época de su creación se conserva un osario de dos plantas, que se encuentra a unos 400 metros del monasterio. El único edificio original de la fundación del monasterio es el osario.

Se cree, que el fundador de la Escuela Literaria Tarnovo y el último patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Bulgaria medieval, el patriarca Euthymius, fueron desterrados por los turcos y murió en el monasterio a principios del siglo XV.

Aunque el monasterio sobrevivió a las primeras oleadas de la invasión turca en tierras búlgaras, fue más tarde saqueado y destruido, siendo restaurado a finales del siglo XV. El refectorio, cuyas pinturas murales anónimas son de gran valor artístico, fue reconstruido en el año 1601. En el monasterio están enterrados el patriarca Euthymius (1330–1404) y el patriarca Cyril (1953–1971).

f7

El monasterio tiene planta cuadrada con dos patios interiores separados por un edificio. En cada patio se encuentra una iglesia, la de Sveta Bogoroditsa o de la Virgen María que es la principal, que tiene tres naves, un ábside, con nártex y una bóveda.

La de Sveti Nikola en el patio de la izquierda. En el edificio que separa ambos patios se encuentran el refectorio del que destaca la gran mesa de piedra.

La iglesia-catedral conserva el icono “Virgen María” con un marco de plata de 1311, que se considera milagroso. En el monasterio se pueden ver iconos, accesorios de plata para Evangelios y otras obras de arte que datan de los siglos XVI – XIX.

Desde el siglo XVII se guardan la estructura tallada en madera del iconostasio dorado y las puertas reales de la iglesia principal. En la iglesia-catedral se encuentran enterrados el exarca búlgaro Stefan I (1878 - 1957) y el patriarca búlgaro Cirilo (1901-1971). El monasterio tiene un museo, que mantiene algunos de los objetos más antiguos relacionados con su historia.

En la iglesia de Sveti Nikola construida en el año 1834 destacan los frescos pintados por Zahari Zograf. De estos frescos se puede destacar el Juicio Final en el pórtico de la iglesia pintado por Zahari y el fresco de la cúpula que representa al Cristo Pantocrátor.

La construcción de los nuevos edificios del monasterio comenzó en el siglo XVI y probablemente en la misma época se construyó el ala este con la puerta principal fortificada.

LA FORTALEZA DE ASSEN (ASSENOVA)

Es una fortaleza medieval en los Montes Ródope búlgaros situada a unos tres km al sur de la ciudad de Asenovgrad, en una loma rocosa en la orilla izquierda del río Asenitsa.

Los primeros hallazgos arqueológicos datan de la época de los tracios. El área de la fortaleza también fue habitada durante la época romana e inicios de la bizantina. La fortaleza adquirió importancia en la Edad Media, siendo mencionada por primera vez en el estatuto del Monasterio de Bachkovo como Petrich en el siglo XI. La fortaleza fue conquistada por los ejércitos de la Tercera Cruzada.

Fue considerablemente renovada en el siglo XIII durante el gobierno del zar búlgaro Iván Asen II, para servir como una fortificación fronteriza contra las incursiones latinas, como lo evidencia una inscripción de ocho líneas en uno de sus muros.

Los cimientos de los muros fortificados presentan en su parte exterior casi tres metros de espesor y preserva una altura de hasta tres metros actualmente. Originalmente oscilaba entre 9-12 m de altura. Era un castillo feudal que disponía de treinta habitaciones y tres depósitos de agua que han sido excavados de este periodo.

f8

La mejor preservada y más notable característica de Asenova Krepost es la Iglesia de la Santa Virgen de Petrich del siglo XII-XIII. Es un edificio de dos plantas, una sola nave con cúpula de cruz con un atrio ancho y una torre grande de forma rectangular, y cuenta con pinturas murales del siglo XIV.

La conservación y parcial restauración de trabajos en la iglesia fueron terminadas en el año 1991. Toda la fortaleza quedó en decadencia tras la conquista otomana en el siglo XIV y sólo la iglesia permaneció en pie con su aspecto original, ya que fue utilizado por los cristianos locales y ahora está en uso regular como una Iglesia ortodoxa búlgara.

f10

Tomado por los bizantinos después de la muerte de Iván Asen II, la fortaleza cayó una vez más en manos búlgaras durante la época de Iván Alejandro en el año1344, sólo para ser conquistada y destruida por los otomanos durante dominio sobre Bulgaria.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/sociedad/plovdiv-capitaleuropea-cultura-2019-viajes-travel/20190108130257159042.html


© 2019 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid