Imprimir

El muro de Antonino

nuevatribuna.es | 03 de febrero de 2020

La conquista de Britania por parte de los romanos fue tardía. Se inició en el año 43 d. C. Es cierto que hubo varios intentos anteriores pero éstos acabaron en fracaso. Los emperadores César Augusto lo intento hasta en tres ocasiones. También lo intentó el emperador Calígula, que no consiguió conquistar estas tierras debido a varios motivos.

Fue el emperador Claudio quien lo consiguió, formando una fuerza invasora de unos 40.000 soldados comandados por el general Plaucio. Las conquistas iniciales se desarrollaron por la parte sur de la isla, lo que hoy es Inglaterra y Gales, y la de la parte norte se demoró hasta los años 80 del siglo I d. C. debido a que presentaba grandes dificultades las tribus del norte presentaron una gran resistencia.

A esta parte norte de Escocia, la llamaron Caledonia por el inmenso bosque de pino caledonio que se extendía de norte a sur y de este a oeste por todo el país. El primer emperador que levanto un muro fue Adriano.

¿Quién era el emperador Antonino Pio?

Nacido en Lanuvium, cerca de Roma el 19 de septiembre del año 86 d. C. Fue emperador romano entre los años 138 y 161, y fue muerto en Loriun en la región de Etruria el siete de marzo del año 161, como sucedió habitualmente con todos los emperadores romanos. Su nombre completo era el de Tito Aurelio Fulvio Boionio Arrio Antonino, que cambio por el de Tito Aelio Antonino al ser designado heredero por Adriano.

f1

 El sobrenombre de Pius le fue concedió por el Senado debido a su correcto comportamiento en el desempeño de sus cargos públicos. Era miembro de una rica e influyente familia senatorial, y sus orígenes eran galos, aunque llevaban mucho tiempo asentados en la región de Etruria, donde poseían tierras para la agricultura y fábricas de ladrillos.

Siguiendo la tradición romana inició su carrera política en el año 120 d. C con el cargo de Consúl, que era un puesto muy importante dentro de la escala del poder romano.

Poco después fue designado para dirigir uno de los organismos judiciales creado por el emperador Adriano, en el que permaneció hasta su nombramiento de proconsúl de la provincia de Asia en el año 134. Tras aquel nombramiento pasó a ser el hombre de confianza del emperador, motivo por el cual fue adoptado por Adriano.

Los romanos, en su proceso de expansión por la isla de Gran Bretaña, tuvieron que hacer frente a las tribus autóctonas, a las cuales se fueron enfrentando y acaban siendo dominadas.

En el año 83 el general Cneo Julio Agrícola derrotó a los caledonios y a los pictos, en la batalla del Monte Graupio, en la parte central de Escocia. Aunque en inferioridad, cuentan las crónicas que de los 20.000 romanos sólo hubo 360 bajas, contra las más de 10.000 que tuvo que contar el ejército caledonio que estaba compuesto por unos 30.000 hombres. Es evidente que la superioridad técnica romana era aplastante.

El Imperio Romano acabó por vencer a gran número de estas tribus, pero cuanto más avanzaban hacia el norte de la isla, más dificultades encontraban para avanzar, por lo que se decidió crear una barrera física, que separará a estas tribus del mundo civilizado romano. De esta forma se levantó el muro de Adriano en el año 122 y que duro muchísimo tiempo.

f2El Muro de Antonino y los fuertes de defensa

Pasados veinte años, los romanos creyeron que estas tierras fronterizas ya estaban dominadas, por eso el emperador Antonino Pio decidió subir hacia el norte unos 150 km, para lo cual decidió levantar un muro de uno 60 km, que iba desde el estuario del río Forth en el mar del Norte hasta el Fiordo de Clyde en la costa de Irlanda del Norte, salvando todos los obstáculos orográficos.

Es una antigua construcción defensiva construida por Quinto Lolio Urbico, que era gobernador de Britania, por mandato del emperador romano Antonino Pío entre los años 140 y 142 d.C., es decir su construcción duro doce años Está situada a unos 150 km al norte de su antecesor, la C.

El muro de Antonino se construyó aprovechando la línea de los antiguos fuertes ya existentes y que habían sido construidos por Cneo Julio Agrícola. El muro de Antonino fue inscrito en la lista de Patrimonio de la Humanidad en el año 2008 por la UNESCO, a pesar de que quedan muy pocos restos, como parte de las “Fronteras del Imperio Romano”.

El motivo de la creación de este limes fortificados fue, como ya hemos visto, adelantar las posiciones defensivas romanas, al considerar que la provincia de Britania era ya segura, para así garantizar su defensa, y de paso someter a las tribus hostiles que vivían entre ambas murallas, en las tierras altas de la Caledonia meridional y como veremos se encontraron con una gran resistencia.

f3

Estas tribus de los pictos [1] constituían una importante amenaza por su hostilidad, ante lo cual sus tierras fueron asoladas y un gran número de sus habitantes apresados y deportados a Germania.

La muralla no era tan sólida como la de Adriano, ya que estaba formada por un muro de turba y tierra apisonada en lugar de piedra, aunque tenía un foso mayor que la primera y contaba además con diecinueve fuertes y un sendero militar en su parte meridional.

El muro estaba compuesto por murallas de turba de unos tres/cuatro metros de altura e iba unido a un gran foso. La base del muro se cree que era de piedra, con una anchura de unos cuatro metros.

Delante de esta muralla, los romanos construyeron un foso de entre siete y doce metros de ancho y cuatro metros de profundidad. Hoy todavía se pueden observas unos 22 km de estos fosos defensivos.

La tierra extraída del foso se utilizaba para crear la nueva barrera arquitectónica. Unos cincuenta metros detrás del muro construyeron una vía militar para conectar los diferentes puestos de vigilancia y favorecer el tránsito d tropas y materiales. Quedan ya muy pocos restos tanto de esta calzada como de la muralla, aunque se sabe con total certeza cuál era la zona de construcción.

f4

La construcción de este muro fue acompañada por la construcción d fuertes, fortines y torres de vigilancia. Fueron construidos cada tres kilómetros para vigilar y proteger la frontera. Hay constancia de la existencia de diecinueve fuertes, de los cuales quedan restos de dieciséis.

A intervalos regulares se colocaron los distintos fuertes adosados a la muralla; seis en un primer momento, que fueron aumentando hasta doce. Cada cierta distancia la muralla se ensanchaba hasta los cinco metros para dar cabida a un puesto de observación.

La mayoría de los fuertes contaban con edificios principales construidos de piedra y los barracones y almacenes de madera. El más importante es el de Rough Castle, que cuenta con unos fosos defensivos que sólo existen en este fuerte y del que todavía queda algún resto.

Se conocen la existencia de nueve fortines y existen restos de otros siete más. Participaron en la construcción de este muro de Antonino los legionarios de las tres legiones [2] acantonadas en Britannia, la Legio II Augusta, la Legio VI Victrix y la Legio XX Valeria.

f5A lo largo de los seis primeros kilómetros discurría el muro paralelo a la bahía de Forth, luego recorría los valles de los ríos Carron y Kelun, y acababa a la altura de Old Kilpatrick en el golfo de Clyde.

Las obras fueron iniciadas tras la victoria obtenida por Lollio Urbico, contra los Brigantes, que era una de las tribus que se desplazaban desde el norte hacia el sur en el año 142.

Sin embargo, los romanos también habían establecido algunos puestos aún más al norte de este Muro de Antonino para proteger sus rutas hacia el norte; por ejemplo el de Cawdor, como narraba anteriormente. La muralla no estaba lo suficientemente protegida, además de que estaba muy metida en territorio picto.

Por este motivo estas tribus atacaban continuamente el muro de Antonino y los romanos optaron por abandonarla tras sólo veinte años de permanencia en el. De esta forma, las tropas romanas regresaron al muro de Adriano dirección hacia el sur, alrededor del año 162, que coincidió con la muerte de Antonino Pío. Ante este repliegue de las tropas romanas, las tribus nativas volvieron a bajar progresivamente y a tomar la zona y a envalentonarse ante semejante éxito.

Para evitar que los fuertes y fortalezas que se habían construido fueran utilizadas por las tribus indígenas se procedió a su destrucción por iniciativa propia de esta forma fueron los propios romanos quienes destruyeron sus principales construcciones.

f9

Pero la situación cambio cuando a la muerte del emperador Cómodo, que fue el último emperador de la dinastía Antonina, hacia el año 197, fue cuando el gobernador Clodio Albino retiró gran parte de su guarnición al proclamarse emperador y desplazarse a la actual Lyon en Francia.

Los pictos consiguieron por tanto recuperar buena parte de su antiguo territorio. Es de suponer que este avance les cargó de moral y les permitió reorganizarse. Transcurrieron algunos años, y finalmente en el año 197, el Muro de Adriano sufrió fuertes ataques por parte de las tribus de los pictos.

Las tribus del norte protagonizaron un gran ataque sobre las fronteras romanas de la isla, lo que llevó en el año 208 d. C. al emperador Septimio Severo a restablecer las legiones en el muro de Antonino, ordenando además operaciones de reparación de la muralla, por lo que en ocasiones es citado como “muro de Septimio Severo”.

f6

En el año 209, el emperador Septimio Severo, alegando la intolerable beligerancia de las tribus de la zona, ordenó el inicio de una nueva campaña para conquistar lo que hoy es Escocia. El Muro de Antonino fue nuevamente guarnecido y reparado, aunque por poco tiempo.

La campaña fue extremadamente sangrienta y ambos bandos sufrieron cuantiosas bajas. Tras perder a 50.000 hombres, el emperador Severo se vio obligado a retroceder tras el Muro de Adriano.

Éste fue profusamente reparado, tanto que algunos historiadores posteriores se han referido a él como el Muro de Severo, confundiendo su verdadera autoría. Aunque Septimio Severo planeaba retomar las hostilidades, se produce su muerte en York en el año 211, lo que está en el origen de que no se produjera el ataque romano y su hijo el emperador Caracalla abandonó el proyecto de vencer a los pictos y de alguna forma conformarse con el territorio que ya disponía de Gran Bretaña.

f7Una de las losas que marca la distancia entre fuertes

Al igual que el Muro de Adriano, el muro de Antonino se construyó a intervalos regulares fuertes y bastiones para alojar a la guarnición encargada de la vigilancia y defensa de la frontera, que jugaron un papel primordial en la defensa del muro.

Debemos destacar los siguientes fuertes, de los que quedan algún resto:

Bar Hill Fort
Bearsden Bath House
Castlecary
Croy Hill
Dullatur
Rougn Castle
Seabegs Wood
Watling Lodge
Westerwood
Cumbernauld

f8


[1] Los pictos eran una confederación de tribus que habitaban el norte y centro de Escocia, al norte de los ríos Forth y Clyde, desde al menos los tiempos del Imperio romano hasta el siglo X. Eran descendientes, o una nueva designación contemporánea, de los caledonios y otras tribus que los historiadores romanos ya nombraron o que aparecían en el mapa de Ptolomeo. Pictia o Pictavia se convirtió en el reino de Alba (Escocia) durante el siglo X, con lo que los pictos se convirtieron a su vez en Albannach o escoceses. Su idioma era el idioma picto.

[2] La legión romana era la unidad militar de infantería básica de la antigua Roma. Consistía en un cuerpo de infantería pesada de unos 4200 hombres, según el historiador antiguo Polibio, que más tarde alcanzaría entre los 5200 y 6000 soldados de infantería y 300 jinetes para completar un total de entre 6000 y 6300 efectivos, según nos cuenta Tito Livio. Las legiones tenían asignado un nombre y un número; se identificaron cerca de 50, pero nunca llegaron a existir tantas en un mismo momento de la historia de Roma

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/cultura---ocio/murodeantonino-antoninopla-cultura-viajes-historia/20200203173339170743.html


© 2020 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid