Imprimir

¿Hoy no es un buen día para hablar de reforma constitucional?

Alberto Soler Montagud | Médico y escritor

Nuevatribuna | 06 de diciembre de 2018

Ningún favor se le hace a la Constitución encerrándose en el inmovilismo de no modificar una sola letra de su contenido

Se me antoja la Constitución como un hermoso bebé que ha cumplido sus primeros 40 años sin haber pasado una sola revisión por el pediatra, ni haberse inmunizado siquiera con una vacuna que le prevenga de las enfermedades que provoca la inadaptación a los cambios que impone la modernidad.

Es tanto lo que ha evolucionado la sociedad española desde 1978 que resulta incomprensible que la Carta Magna siga siendo un precioso bebé al que nadie se atreve a tocar, ni tampoco permitir que madure y se adapte a los nuevos tiempos. Un crecidito rorro que, a este paso, acabará siendo tan arcaico y pasado de moda como tan fuera de tiempo es, por ejemplo, la inviolabilidad de la monarquía.

Tengamos en cuenta que no hay mal peor para una Constitución que quedarse anclada en sus orígenes, ignorando la necesidad —y la obligación— de estar viva y presta para adaptarse a los cambios que marquen los hitos de la historia de su país.

Ningún favor se le hace a la Constitución encerrándose en el inmovilismo de no modificar una sola letra de su contenido.

La Constitución española es la menos reformada, si se compara con las de los países democráticos de nuestro entorno, y al cumplir hoy sus primeros cuarenta años, una encuesta del CIS revela que un 69,9% de los encuestados son partidarios de una reforma constitucional. Un tema en el que, una vez más, no se ponen de acuerdo la derecha y la izquierda.

Así, Pedro Sánchez es partidario de suprimir la inviolabilidad del Rey que recoge la Constitución por obsoleta, y tiene la certeza de que Felipe VI se mostraría a favor de prescindir de esta prerrogativa a través de una reforma constitucional. Por otro lado, el Consejo de Ministros del actual Gobierno, acaba de aprobar un anteproyecto de ley para la Constitución destinado a limitar los aforamientos de los políticos.

¿Y que opina la derecha al respecto?

Pablo Casado ha considerado una «irresponsabilidad» estas propuestas, y acusa a Pedro Sánchez de querer «abrir en canal» la Constitución.

Dice Casado que la Constitución no ha acusado para nada la crisis de los 40 y no es momento para reformarla.

Preguntado por su opinión acerca de que Alemania haya hecho 60 reformas constitucionales en 40 años y España sólo dos, el líder popular se sale por la tangente circunscribiéndose al problema catalán, y asegurando que en la actualidad no se llegaría a ningún acuerdo porque carecemos de interlocutores de talla como los que tuvimos en 1978, ya que «en vez de Solé Tura tendríamos a Pablo Iglesias, en vez de Roca a Puigdemont, y no hay mimbres para hacer un nuevo texto porque no hay las mayorías que permitirían que ese texto saliera con un consenso similar».

No haré mas comentarios porque no era mi intención escribir un artículo sino solo desear un feliz día de la Constitución y, sobre todo, pedir a quien corresponda que, con frecuencia, le cambie los pañales al chiquitín, pues hay ciertos artículos que hieden y lo están pidiendo a gritos.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/alberto-soler-montagud/hoy-es-buen-dia-hablar-reforma-constitucional/20181206142112158188.html


© 2019 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid