Imprimir

Helvia Albina, la matrona hispanorromana

nuevatribuna.es | 26 de diciembre de 2016

No se sabe muy bien la fecha de su nacimiento, pero se calcula que fue alrededor del año 20 a.C. en la localidad romana de Urgavo, que se corresponde con el actual pueblo de Arjona en Jaén.

Su familia tenía un buen nivel económico y en su ciudad su padre, Marco Helvia Novato era magistrado sacerdotal, compartiendo el diumvirato de Alba Urgavona. Era hija única y su madre murió en el parto de Helvia. Formaba parte de la familia de los Helvios, una de las más importantes de la oligarquía bética Su padre ya había estado casado otras veces, por lo cual Helvia tenía una hermanastra Marcia, que fue la encargada de cuidarla al carecer de madre.

2344Su padre se volvió a casar y la relación de Helvia con su madastra fue escasa, de ahí el papel tan importante que juega Marcia que le apoyo constantemente. El pudor, la austeridad y el respeto ciego a la autoridad forman parte de su educación que era la que se daban en aquella época a las mujeres romanas.

Fue educada siguiendo la tradición romana, basada en formar esposas y madres obedientes y con suficientes conocimientos para llevar de una forma muy eficiente su propia casa o domus.

Helvia salió de la casa paterna a los catorce años, debido a que se concertó su matrimonio. Es importante saber, que las mujeres romanas de esa época se solían casar poco después de haber alcanzado la pubertad, es decir, alrededor de los catorce o quince años

Se casó con Marco Anneo Séneca que era un conocidísimo personaje romano que ya tenía entonces era bastante mayor, por lo que la diferencia de edad entre ambos rondaba los veinte años. Marco Anneo pertenecía a una de las capas sociales más elevadas de la jerarquía romana, era ecuestre, que representa el segundo rango en importancia después del de senador. Marco Anneo residía en Córdoba, era un gran orador y era profesor de retórica.

El matrimonio de Marco Anneo Séneca “el viejo” y Helvia fue muy positivo a pesar de la gran diferencia de edad y también muy fecundo, teniendo dos hijos, Lucio Anneo Novato y Lucio Anneo Séneca. Muchos años después dio a luz a un tercer hijo Lucio Anneo Mela, que será el padre del conocido poeta Lucano. Parece ser, que Helvia tuvo más hijos, pero no se conocen sus nombres.

4
Séneca

El matrimonio entre Marco Anneo Sénca se celebró bajo la fórmula “sine manu”, por el que mantenía la tutela de la mujer bajo el dominio paterno. Esta forma matrimonial hacía, que la esposa tuviera una gran independencia respecto al marido y permitía que Helvia pudiera administrar sus propios bienes.

La entera libertad matrimonial de Helvia lo consiguió cuando dio a luz a su tercer hijo Lucio Anneo Mela. ¿Por qué? En aquellos años el emperador Augusto entendió que para garantizar el futuro de Roma pasaba por favorecer las políticas de aumento de la natalidad. Estas medidas incluías aspectos como el llamado “ius trium liberorum”, que concedía el derecho de ser libres a las mujeres de cualquier tutela ya fuera marital o la paterna siempre que tuvieran tres o más hijos.

Tanto Helvia como todas las mujeres romanas que tenían esta situación podían dirigir libremente sus negocios y sus propiedades sin tener que solicitar la autorización de ningún hombre.

Helvia desde pequeña estuvo destinada al matrimonio, por lo que se le dio una formación cultural suficiente para este menester. Su marido Séneca “el viejo” orientó la educación de sus dos primeros hijos al estudio de las humanidades, unna1medfundamentalmente al conocimiento de las artes retóricas, la creación literaria y la reflexión filosófica.

Sus maestros en el estudio de la filosofía fueron Soción y Atalo. Cuando los conoció Helvia también quiso aprender. Empezó su estudio mostrando una gran capacidad intelectual, como relataría posteriormente su hijo Séneca. Pero un día, siguiendo la tradición romana de negar el acceso de la mujer a la cultura, su marido Marco Anneo Séneca “el viejo”, prohibió a Helvia estudiar sobre el conocimiento filosófico.

Su marido siempre mostró estar temeroso del peligro de que Helvia estuviera excesivamente formada, porque conocía su gran capacidad intelectual y no dudó en interrumpir la formación de su esposa. Esta aceptó con resignación la decisión de su esposo y desde entonces se dedicó a su casa y a sus hijos, transmitiéndoles el amor por el saber

Helvia volvió nuevamente a la administración del patrimonio familiar y al seguimiento financiero de las carreras políticas de sus dos hijos mayores. La única forma de tener aspiraciones políticas para un romano estaba solo reservado a las clases privilegiadas y como no puede ser de otra forma a los tenedores de grandes fortunas.

Por eso, la gran administración que hizo Helvia como reconoce su hijo Séneca, hace que estos tuvieran una gran influencia. Helvia nunca recurrirá a ejercer sobre sus hijos la porción de poder que la sociedad romana negaba a las matronas romanas.

Séneca fue reclamado para que fuera a Roma por el propio emperador Augusto César debido al alto ingenio que Séneca mostraba ya desde la niñez.

2Se calcula, que su marido Séneca “el viejo” vivió hasta el año 40 d.C. Con la muerte de su marido, Helvia vuelve a casa de su padre, pero esto fue por poco tiempo, pues rápidamente se trasladó a vivir a Roma, para estar junto a su hijo Séneca, pues hacia ya unos años que Séneca se había trasladado a vivir a la capital del Imperio, debido al gran papel político que había adquirido. En ese viaje le acompañó su hijo mayor Marco Anneo Novato, llegando a ser magistrado. Conservó su apellido materno, hasta que fue apoyado por un amigo de su padre y pasó a llamarse Marco Julio Galión.

En Roma vivió sujeta a las grandes tensiones políticas que se vivía en aquellos momentos históricos la ciudad. A ello hay que unir una serie de desgracias personales. Fue acompañada en todo este tiempo por su nuera Acilia que era la esposa de su hijo Lucio Anneo Mela

Nada más llegar a Roma vivió la muerte de su nieto y pocos días después sufrió la noticia del destierro de Séneca a la isla de Córcega, pues fue acusado por la emperatriz Mesalina de haber mantenido relaciones adúlteras con Julia Livila, la hermana de Calígula y sobrina del emperador Claudio.

Sin embargo, en el año 41 d. C. se produjo la muerte de Calígula, siendo sustituido por el emperador Claudio, con la total oposición del Senado. Séneca era uno de los miembros más respetados e importantes del Senado y lo condenó al destierro durante seis años. Helvia vio como Séneca se tiene que trasladar a Córcega en contra de su voluntad.

123
Monumento a Helovia en Arjona, obra de Expósito Cortés

Séneca relata de Helvia lo siguiente “La fortuna no te dio ni un solomomento sobre el que no hicieses pesar la desgracia, ni siquiera exceptuó el de tu nacimiento. Apenas nacida perdiste a tu madre, o más bien al venir al mundo”. Séneca recuerda como Helvia perdió en treinta días a su tío que tanto quería y a su marido “al que amaba tiernamente”.

Durante su exilio fue cuando Séneca escribió “Consolación a Helvia”. En ella ensalza la figura de su madre, por lo que nos ha permitido tener un conocimiento de una matrona hispanorromana.

En esta obra, Séneca pone en debate la misoginia que sufren las mujeres romanas de la época. No se les permite el acceso a la cultura y se lamenta que su madre que era una mujer muy inteligente y sabia, no se le permitiera estudiar. En este libro decía “Ojalá mi padre, el mejor de los maridos, menos entregado a las costumbres de sus mayores, hubiera querido que tuvieses no un roce, sino una profunda compenetración con los preceptos de la sabiduría”.

55

De esta forma, Helvia se encuentra en Roma sin el apoyo de su hijo Séneca. Se refugia con su hermanastra Marcia, de la cual hacía muchos años que no estaban juntas, porque esta se había casado con Cayo Galeno que había sido nombrado prefecto de Egipto país en el que permanecerá dieciséis años. Marcia cuando se fue a Egipto se llevó a Séneca para que curase sus dolencias pulmonares debido al clima seco y cálido del país africano.

Marcia acompañó a Séneca a Roma donde lo promocionó hasta que logró la dignidad de cuestor. Siempre Helvia y Marcia se tuvieron un gran afecto a pesar de haber estado alejadas muchos años

El final del destierro de Séneca se debió a la emperatriz Agripina, que era hermana de Livila y madre del futuro emperador Nerón, del que Séneca había sido su preceptor.

Después de quedarse viuda, Helvia volvió a dedicarse a los estudios, de forma que se ocupó de la educación de sus nietos

En sus años de vejez disfrutó de sus nietos, Novatila que era hijo de Novato y también de otro nieto Marco Anneo Lucano que sería el gran poeta que era hijo de Mela y Acilia.

6

Séneca dedica este escrito a las matronas romanas:

“Muchas veces, oh madre excelente, he sentido impulsos para consolarte, y muchas veces también me he contenido. 

Movíanme varias cosas a atreverme: en primer lugar, me parecía que quedaría libre de todos mis disgustos si lograba, ya que no secar tus lágrimas, contenerlas al menos un instante: además no dudaba que tendría autoridad para despertar tu alma, si sacudía mi letargo; y en último lugar temía que, no venciendo a la fortuna, venciese ella a alguno de los míos.

Así es que quería con todas mis fuerzas, poniendo la mano sobre mi herida, arrastrarme hasta la tuya para cerrarla. Pero otras cosas venían a retrasar mi propósito. Sabía que no se deben combatir de frente los dolores en la violencia de su primer arrebato, porque el consuelo solo hubiese conseguido irritarlo y aumentarlo; así como en todas las enfermedades nada hay tan pernicioso como un remedio prematuro.

Esperaba, pues, que tu dolor agotase sus fuerzas por sí mismo, y que, preparado por la dilación para soportar el medicamento, permitiese tocar y cuidar la herida.

Además, al leer de nuevo las lecciones que nos dejaron los grandes genios acerca de los medios para contener y corregir la tristeza, no encontraba el ejemplo de alguno que hubiese consolado a los suyos, siendo él mismo causa de lágrimas para ellos. Con esta nueva duda, vacilaba y temía desgarrar antes tu alma que consolarla.

¿Acaso no necesitaba palabras nuevas, que nada tuviesen de común con los ordinarios consuelos del vulgo, aquel que, para consolar a los suyos, levantaba de la pira la cabeza?

Y es muy natural que la intensidad de un dolor que excede de la medida común, prive de la elección de palabras cuando frecuentemente ahogue también la voz.

Voy a intentar de la manera que pueda ser tu consolador, no porque confíe en mi ingenio, sino porque puedo ser para ti la consolación más eficaz. Al que nunca has negado nada, no te negarás ahora (aunque toda tristeza es contumaz), y espero poner término a tu pes”.

Para Dolores Mirón, el gran mérito de Helvia, a los ojos de sus hijos era “haber sido una mujer de ánimo varonil, pero de vida femenina, es decir, siempre entregada al cumplimiento de su papel de género”.

BIBLIOGRAFIA

Castillo, Carmen. “Los senadores béticos. Relaciones familiares y sociales.1982, Epigrafía e ordine senatorio.
Hemelrrijk, Emily A. “Matrona docta.
Educated women in the roman elite from Cornelia to Julia”. 1995. Routledge. Londres.
Mirón Pérez, María Dolores.
“Helvia”. Mujeres en la Historia de España. 2000. Planeta. Barcelona.
Séneca, Lucio Anneo.
“Consolaciones a Marcia, a su madre Helvia y a Polibio”. 1996, Gredos. Madrid.
Séneca, Lucio Anneo.
“Consolación a Helvia. Cartas a Lucilo”. 1971. Salvat. Barcelona.
Vassileiou, Alain.
“Le grand-pére maternel de Sénéque dans une inscription d’Urgavo”. 1973 Revue Philologique.

3

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/historia/helvia-albina-matrona-hispanorromana/20161226180858135108.html


© 2019 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid