Imprimir

Ferraz en Fuenteovejuna

José M. Roca | Escritor

Nuevatribuna | 23 de octubre de 2016

Hoy se reúne el Comité Federal del PSOE resultante del motín de las marujas y los chusqueros, con el propósito de acordar una postura unánime para permitir la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno con la abstención del PSOE; de todos los diputados del PSOE, no sólo de aquellos cuyos votos sean estrictamente necesarios para cumplir el trámite.

Una docena de votos serían suficientes, pero eso dejaría en mal lugar, ante las bases del partido y los electores, a los diputados que facilitaran la investidura de Rajoy. Menudo retrato.

Sin embargo se debe admitir que en el PSOE hay quienes, por las razones que sean, desean que gobierne el Partido Popular, pues para eso han montado esta maniobra, pero no quieren asumir, como personas o como facción del partido, la responsabilidad de ese cuestionable acto, sino convertirlo en una decisión colectiva, dicen que por responsabilidad nacional.

Si tal decisión se adopta, será un verdadero disparate, pues revelará el éxito de los chusqueros para arrastrar a todo el partido a asumir los resultados de su chapuza. Cualquiera diría que Trillo es el muñidor de esta disparatada operación.  

Apoyar la investidura de Rajoy, que sale citado varias veces en los papeles de Bárcenas como perceptor de sobresueldos en negro, para que siga al frente de un gobierno que ha mostrado un olímpico desprecio por las necesidades más perentorias de los ciudadanos en situación económicamente más débil, que ha acentuado la desigualdad en percepción de rentas y en oportunidades, que no ha cumplido ni sus promesas electorales ni los compromisos con Europa, pues la deuda externa y el déficit público no han dejado de aumentar, y que ha llevado a España a la irrelevancia en los foros internacionales, es un tremendo error. Pero hay más, mucho más.

Pues ya no se trata de que haya imputados en las listas de un partido, que sean aceptados como diputados válidos por los electores, sino de ayudar a llegar al Gobierno de España a un partido que tiene miembros de su dirección imputados por corrupción y altísimos cargos del Estado que han sido juzgados por la misma causa, han estado o están en la cárcel, y que ahora se enfrenta a un proceso judicial por uno de los sumarios de una de las mayores tramas de corrupción, cohecho, prevaricación y financiación ilegal que se conocen, y que detrás del caso Gurtel le esperan los juicios de la trama Púnica, de la Taula, etc, etc.

Facilitar colectivamente la investidura de Rajoy supone conceder una amnistía política a los delitos del Partido Popular y persistir en el esperpento en que se ha convertido en España la actividad política.

Hoy puede ser el día en que, en Ferraz, se decida que, todos a una, como en Fuenteovejuna, el Partido Socialista, unido, disciplinado y más ovejuno que nunca, se suicide en las Cortes en beneficio de un partido de la derecha, que representa lo peor del capitalismo, la continuidad del franquismo y que además está corrompido. Épico.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/jose-m-roca/ferraz-fuenteovejuna/20161023124727133021.html


© 2019 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid