Imprimir

La escasa legitimidad y la dudosa excelencia de la Universidad Europea de Madrid

Luisa Lores | Miembro de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Publica

Luisa Lores | 04 de julio de 2014

Como presidenta de la  Comunidad Autónoma de Madrid, Esperanza Aguirre no solo decide privatizar los hospitales públicos sino también la formación de sus médicos...

Como presidenta de la  Comunidad Autónoma de Madrid, Esperanza Aguirre no solo decide privatizar los hospitales públicos sino también la formación de sus médicos. Durante su mandato crea cuatro nuevas facultades de medicina, tres de ellas privadas, duplicando las existentes hasta la fecha. De esta forma, Aguirre incrementa por decreto el número de estudiantes de medicina y enfermería sin contar con las otras CCAAA y pone los recursos humanos y materiales del Servicio Madrileño de Salud a disposición de estas instituciones privadas.

El hospital de Getafe se adscribe a la Universidad Europea de Madrid (UEM), mediante un convenio de colaboración que ha generado enorme malestar entre los profesionales del centro público. Los alumnos de la universidad privada ocupan espacios y el tiempo docente de los médicos, interfiriendo en la formación de los alumnos de otras universidades públicas y de los MIR que han ganado su derecho en una dura oposición estatal. Por si esto fuera poco, los médicos del hospital público abandonan sus tareas asistenciales para acudir a dar clase a los alumnos de medicina de la universidad privada en su horario laboral.

El gobierno madrileño defiende, a pesar de todo, la UEM por su internacionalización, su excelencia y su capacidad investigadora.

La Internalización de la UEM

La UEM pertenece al  Grupo Laureate, propietario asimismo de las universidades europeas de Valencia y Canarias y de otras universidades en Europa. Actualmente el grupo se extiende por los países pobres de Latinoamérica, gracias al apoyo financiero del Banco Mundial. “La prestigiosa” Red Laureate International Universities realmente se trata de una Red de Fondos de Capital Riesgo con sede en Baltimore (EEUU), cuyo objetivo es gestionar el conocimiento, seleccionar cerebros, dirigir su formación y priorizar la investigación de las universidades conforme a sus intereses.

La Investigación en la UEM

La Comisión que coordina la investigación del hospital de Getafe con la  UEM,  encargada de seleccionar los programas y trabajos científicos que se llevarán a cabo con pacientes del hospital público, está constituida por 8 miembros, cuatro nombrados por la universidad  y cuatro cargos políticos, los gerentes de los hospitales adscritos y de Atención Primaria, los mismos gerentes que gestionan el convenio de colaboración con la universidad privada.

Este cruce de intereses permite que los cargos públicos de carácter político y las empresas privadas controlen la investigación y los datos sanitarios de los pacientes del Área de Getafe, lo que se ve agravado por la falta de independencia del comité deontológico, ya que esta misma comisión es a su vez responsable de garantizar la ética de la investigación realizada.

La Excelencia de la UEM está basada en los múltiples premios que se le han otorgado a la excelencia en su gestión

1. Premio Madrid Excelente, auspiciado por la Fundación Madrid por la Excelencia, cuyo consejo asesor lo forman poderosas empresas privadas, como la compañía farmacéutica multinacional ROCHE, la empresa de telecomunicaciones INDRA a la que la Comunidad de Madrid le ha cedido la gestión de la Historia Clínica Electrónica, y la Banca (Sabadell, Santander, y La Caixa)

2. Sello de calidad EFQM 400+ Lo concede el Club de Excelencia en Gestión (CEG) la filial de EFQM en España, dirigida por el presidente de IBM y vinculada al banco de Santander. Esta agencia privada evalúa nuestros servicios públicos, además de la administración General del estado y de múltiples CCAA, traspasando los datos más sensibles de la población española a la empresa que la dirige, IBM/PWC, la multinacional estadounidense que almacena la mayor cantidad de datos de la población mundial.

3. Reconocimiento positivo de la ANECA a la gestión de la  UEM. La ANECA es la Agencia estatal que evalúa y acredita las universidades españolas, pero su presidente actual es a su vez presidente de la comisión estatal de sanidad del Partido Popular, lo que no parece muy conveniente. Por otra parte la ANECA ha firmado un acuerdo de colaboración con el Club Excelencia en Gestión/EFQM.

4. Recientemente se ha presentado la primera edición del Ranking de Universidades de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD), en el que la UEM obtiene unos buenos resultados. Claro que la presidenta de la Fundación C y D es la expresidenta del Club de Excelencia en Gestión y pertenece a la familia propietaria del Banco de Santander.

5. Según su página Web, la UEM es la primera universidad en el mundo en recibir la certificación de calidad de servicios Qualicert. Los propietarios de esta auditora privada de calidad no están fácilmente accesibles, aunque los podemos suponer.

Según estos datos, podemos decir que prácticamente, todos los organismos evaluadores son el mismo, y están vinculados a la empresa evaluada, ya que el presidente del consejo asesor de la UEM es consejero y accionista de Bankinter (Banco de Santander)

La privatización de la carrera de medicina y enfermería socava la igualdad de derechos. Solo los mejores alumnos pueden optar a una plaza en una facultad de medicina pública, debido a las elevadas exigencias, con una nota de corte muy alta. Sin embargo, para entrar en las universidades privadas, ocho veces más costosas que las públicas, solo es necesario disponer de suficientes recursos económicos. Generalmente la formación práctica de estos estudiantes no se realiza en los centros privados, para no ocupar el tiempo de sus profesionales, se realiza en los centros públicos, interfiriendo con la docencia y con la asistencia sanitaria a la población.

Por otra parte, la gestión de la crisis y la subida de tasas en las universidades públicas, está impidiendo el acceso a las facultades de alumnos brillantes de bajos recursos, que son sustituidos por los alumnos de estas universidades privadas, cuyos méritos académicos son generalmente muy inferiores. Sin embargo, se les permite “pagar” un título universitario al que no tienen derecho en la Universidad Pública. Serán nuestros médicos de mañana.

En resumen, consideramos ilegítima e injusta la decisión de privatizar las facultades de medicina de Madrid, cuestionamos la excelencia y la calidad de la UEM y agradecemos a  los numerosos médicos del Hospital de Getafe que se han negado a participar en este “experimento” innecesario y perjudicial para la sanidad pública

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/luisa-lores/escasa-legitimidad-y-dudosa-excelencia-universidad-europea-madrid/20140704140552104918.html


© 2020 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid