Imprimir

Durban pospone una década nuevas soluciones

nuevatribuna.es | | 11 de diciembre de 2011

La XVII Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático (COP17) aprobó extender el Protocolo de Kioto después de 2012 y fijar una hoja de ruta para un acuerdo global de reducción de gases de efecto invernadero, que aplaza nuevas soluciones hasta 2020.

El acuerdo fue aprobado después de dos semanas de arduas conversaciones y una negociación maratoniana in extremis que obligó a prorrogar la cumbre en más de 24 horas.

El paquete también incluye la puesta en marcha del Fondo Verde para el Clima acordado en Cancún (México) que debe ayudar a los países en desarrollo a hacer frente a los estragos del cambio climático.

La presidente de la COP17, la ministra sudafricana Maite Nkoana-Mashabane, dijo en una intervención ante el plenario que el borrador de acuerdo "cumple todos los requisitos de un paquete de compromiso para lograr un resultado importante en Durban", aunque admitió que "no es perfecto, porque lo perfecto es enemigo de lo bueno".

El acuerdo global para reducir los gases de efecto invernadero, que debe ser adoptado en 2015 y entrar en vigor en 2020, era la condición impuesta por la Unión Europea (UE) para sumarse a un segundo periodo del Protocolo de Kioto, que expira en 2012.

Rusia, Japón y Canadá decidieron no formar parte de este segundo periodo de compromiso del único tratado vigente sobre reducción de emisiones, que obliga sólo a las naciones industrializadas, excepto EEUU.

Aunque los acuerdos alcanzados hoy han sido criticados por muchos países en desarrollo por su falta de ambición a la hora de aprobar nuevas reducciones de emisiones, su objetivo es mantener la subida de temperaturas a menos de 2 grados con respecto a la era preindustrial para finales de este siglo.

La cumbre de Durban también aprobó el mecanismo de funcionamiento del Fondo Verde para el Clima, que prevé unas ayudas de 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 a los países en desarrollo para hacer frente al cambio climático.

REACCIONES AL ACUERDO

El enviado brasileño, Luiz Alberto Figueiredo, se ha mostrado "aliviado". "Hemos conseguido un robusto resultado, un texto excelente sobre una nueva fase en la lucha internacional contra el cambio climático. Claramente insta a la acción", ha manifestado Figueiredo.

Por su parte, la ministra de Medioambiente de India, Jayanthi Natarajan, ha subrayado que, "bajo el espíritu de la flexibilidad y la voluntad mostrada por todos, hemos ofrecido nuestra flexibilidad, hemos acordado las palabras" expresadas y "hemos adoptado" este resultado. No en vano, ha dicho "no estar contenta" con la nueva versión del texto, fruto de "unos debates muy intensos".

En cambio, la representación conjunta de 43 pequeñas islas, que están fuertemente amenazadas de desaparecer del mapa ante una crecida del nivel del mar causada por el deshielo de los cascos polares por el calentamiento global, ha insistido en que lo acordado en la cumbre de Durban no es suficiente. "Me habría gustado conseguir algo más, pero al menos tenemos algo en lo que trabajar juntos. Todavía todo no está perdido", ha concluido el jefe negociador de finanzas de este grupúsculo, Selvwin Hart.

El Ministro de Energía y Clima británico, Chris Huhne, por su parte, ha subrayado que este acuerdo ha sido "un gran éxito para la diplomacia europea". "Hemos logrado incluir a los mayores emisores, como Estados Unidos, India y China, en una 'hoja de ruta' que asegurará un acuerdo global general", ha apostillado.

La UE, que ha expresado una de las posiciones más férreas durante estas dos semanas en cuanto a las condiciones previas establecidas a los países más contaminantes, ha preconizado el resultado de la cumbre y su estrategia. "Creemos que hemos enarbolado la estrategia correcta, ya que pensamos que ha funcionado", ha sostenido la comisaria de la UE para el Clima, Connie Hedegaard. "El asunto principal es que todas las grandes economías y todas las partes se tengan que comprometer en el futuro en términos legales, que es para lo que hemos venido aquí", ha ensalzado Hedegaard.

En cuanto a Estados Unidos, su enviado a Durban, Todd Stern, ha manifestado su satisfacción al ver que, "al final, todo ha terminado bastante bien". "Hemos obtenido el tipo de simetría en la que hemos estado focalizados desde el comienzo del mandato de (Barack) Obama. Este (acuerdo) tiene todos los elementos que estábamos buscando", ha agregado.

El director del Grupo Africano, Tosi Mpanu-Mpanu, ha preferido mantener la cautela al afirmar que este acuerdo se encuentra "a medio camino" de los objetivos primarios. "Por supuesto no estamos del todo contentos con el fruto" de la cumbre, puesto "que le falta equilibrio, pero estimamos que está empezando a avanzar en la dirección correcta", ha explicado Mpanu-Mpanu.

En esta misma línea se ha manifestado la líder de la iniciativa climática y de energía del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Samantha Smith, que ha sostenido que, "desafortunadamente, los gobiernos han invertido los cruciales dos últimos días de negociaciones en un puñado de palabras concretas en los textos negociados, en lugar de gastarlos en el capital político del compromiso a una mayor y más realista acción para hacer frente al cambio climático". "En resumidas cuentas, los gobiernos no han hecho prácticamente nada aquí y eso es inaceptable", ha sentenciado.

Asimismo, el director ejecutivo de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, ha descrito el acuerdo alcanzado en Durban como "no más que un pacto voluntario que pospone por una década" el problema del cambio climático y que nos situará ante "el peligro de una potencial catástrofe" medioambiental.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/medio-ambiente/durban-pospone-una-dcada-nuevas-soluciones/20111211093507067310.html


© 2020 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid