Imprimir

Dos tontos muy tontos

Emilio Jurado |

Nuevatribuna | 17 de agosto de 2018

La patética posición de denuncia de la invasión de la patria por parte de las hordas subsaharinas solo cabe en la cabeza trastornada de dos tontos muy tontos que compiten a brazo partido por la primera y segunda posición en este ranking

Casado y Ribera me recuerdan a Carrey y Daniels en la película de los Farrelly, dos tontos muy tontos. En la cinta dos bobos de postín se empeñan en una absurda persecución para devolver un maletín perdido a una guapa chica que ni siquiera es consciente de la pérdida. La crítica tachó la obra de insufrible, chabacana y penosa. Los citados actores cómicos, me refiero a los de Hollywood esta vez, no son responsables de la calidad del film, más achacable a directores y productores que no se sabe bien por qué invirtieron tiempo y dinero en esta majadería.

¿O si se sabe? Si no con certeza, sí que puede barruntarse que apostaron por que siempre habrá un lote de descerebrados que se diviertan con simplezas. Es decir que, probablemente, sabedores de que la obra es un puro dislate lleno de sinsentido, queda la oportunidad de sacar provecho de lo más bajo, de apuntarse al tortazo y al resbalón para arrancar unas risotadas estúpidas, pero pagadas en taquilla, y van por la tercera secuela. Hay gente pa tó decía el Gallo y parece que los cómicos de la derecha han cogido el rábano por las hojas y han decidido competir por ver quién es más lerdo y se lleva el gato al agua del esperpento bien temperado.

Y aquí comienza su carrera por ver quien emula más y mejor al más torpe y obtuso de los analistas políticos (alguno pagado con fondos reservados), que claman por la españolidad más española y mucho española. La patética posición de denuncia de la invasión de la patria por parte de las hordas subsaharinas solo cabe en la cabeza trastornada de dos tontos muy tontos que compiten a brazo partido por la primera y segunda posición en este ranking. Los tropiezos, las astracanadas, los juegos de palabra y las triquiñuelas no han hecho sino comenzar. Vamos a ver cosas que si no fuera porque ya lo adelantaron los personajes citados, hasta nos harían reír. Pero es tarde. El papel está reservado, si quieren seguir en esta línea que se lo pidan a los Farrelly o al mismísimo Santiago Segura que dada su voracidad, estoy seguro que no haría ascos a una secuela compartida de los dos tontos mezclada con una versión Ozores del que vienen los socialistas. Si así es, y me pillan en una buena tarde con algún efluvio etílico en las venas o lo que se tercie, puede que acabe sonriendo.

Las secuelas son lo peor, produce grima el estar forzando una trola, generar una narrativa se  dice ahora, que obliga a los cargos de sus respectivos partidos a tener que decir y sostener “paponadas” de tal calibre que percibo hasta bochorno en el tono de alguno de ellos cuando manifiestan por boca propia lo que dicta el asno del jefe. Creo que sienten vergüenza ajena y no me extraña. Estos dos tontos se han tomado su competición muy en serio. A la prueba de descalificación de emigrantes le sigue la de utilización perversa de víctimas y finalmente la prueba de fondo: Cataluña. Desde aquí pido que se otorguen dos diplomas al ganador, uno obviamente por tonto y el otro por si lo pierde.

Se me podría reprochar el usar la descalificación tontuna de manera injustificada, pero no es así. Es tonta una persona cuando actúa imitando a otros sin conciencia de su conducta seguidista. Haz lo que vieres hacer es una proverbio que solo tiene sentido si se relaciona con  haz el bien y no mires a quien, pero estos cómicos locales más parece que siguen la máxima que dice que si culo veo, culo quiero. Y han visto el culo de Salvini y el de Trump y quieren culo, xenófobo y mentiroso, y además culo.

Y aquí es donde su tontería llega al nivel muy alto, al de preocupación general, pues quieras que no representan a una parte de la sociedad española que va a dejar de depender del juicio conservador de la vida para depender de lo que se ponga de moda aquí o allá. Es decir que estos baluartes del españolismo autóctono van a tratar de construir un discurso político importado y claramente alóctono. Como son tontos y siguen el dedo que apunta a la luna en lugar de a ésta, no parecen tener constancia de que ya el único rey que conocemos por su sabiduría, Alfosno X, llamaba españoles a los moros y judíos de su reino (aún no enteramente español) a quienes reserva notables tareas de administración y justicia. Es decir que contaba con la pluralidad racial y religiosa como forma de potenciar lo que acabaría siendo el primer imperio planetario y el primer estado preocupado por difundir en lengua clara (vernácula) todo el conocimiento no religioso logrado en su tiempo.

Dado que tras posiciones defendidas por este par de ases de la estulticia se esconden operaciones como el examen de españolidad para solicitantes de permiso de trabajo o residencia para extranjeros, creo que sería bueno también aplicarles a ellos, como cabezas visibles de partidos políticos aspirantes a gobernar, el que demostraran conocimiento básico de la cultura y trayectoria política de un país territorio que conecta geográficamente Europa con África y culturalmente con América. Y que nos cuenten a todos si tan colosal obra puede llevarse a cabo repudiando y despreciando lo desconocido o si más bien conviene forjar asociaciones provechosas más allá de la coyuntura puntual del florecimiento del voto racista.

¡Pero qué digo de pruebas o de exámenes! Si por ahí viene Casado exhibiendo sus trabajos compensatorios de master ¡chúpate ésa, pardillo! Casado 1, Rivera 0. Esto no ha hecho más comenzar ¡bbbrrrlllddd!

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/emilio-jurado/dos-tontos-muy-tontos/20180816181457154864.html


© 2019 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid