Imprimir

Las contradicciones del facha

Ramón Hdez. de Ávila |

Nuevatribuna | 05 de Diciembre de 2018

Desde 1999 vive del dinero público, o sea, desde los 23 años, sin oposiciones, y sin másteres, que no los necesita. Sus sueldos han salido siempre de Ayuntamientos y Comunidades

El líder de VOX, Santiago Abascal, de la noche a la mañana, como si de un milagro se tratara, ha sido enviado a la tierra andaluza para salvarla, comenzando una nueva reconquista. De nuevo el sur se está llenando de moros, y cual remedo de un general salvapatrias que venció a las hordas marxistas, el nuevo salvador acabará con esa ola humana y dará pan a los hambrientos, y el peñón a los españoles. Hasta el nombre le viene al pelo para fijar su destino de “cerrar España”, igual que va a cerrar televisiones autonómicas, montado a caballo, su pasión, a semejanza del otro Santiago, el Apóstol, el patrón. Eso sí, experiencia no le falta, ha vivido de su padre que era político y luego de la política, su pesebre. No ha trabajado nunca, que no nació para eso, sino para escalar puestos. Y de concejal, rodeado de separatistas, pero comiendo también del pesebre, pasar a presidente de lo que sea, manteniendo las ínfulas de llegar a dirigir la nación con mano dura, algo que le faltaba al líder de su antiguo partido.

Del país vasco se vino a Madrid, para vivir de la política de altos vuelos, pero sin gaviota, apadrinado por su amiga y promotora, la marquesa Aguirre, su esperanza, que le nombraría director general de lo que fuera, con sueldos de casi 100.00 euros, despachos y empresas de la Comunidad de Madrid, donde él era el jefe indiscutible; no contaba nada más que con un empleado, para abrir y cerrar la puerta, llevarle el café con el azúcar envuelto en la bandera de España, y con plena libertad para esconder cuentas en comandita con la famosa y millonaria Gürtel. Entre 2011 y 2013 cobraba más que el presidente de gobierno. Siempre ha cobrado de alguna administración sin dar palo al agua, que por eso le metió su padre en política. No ha trabajado nunca. Se ha dedicado a seguir los pasos de su padre, y luego a beber de las ubres de la marquesa Aguirre, con quien ya le relacioné en un artículo anterior, al hablar de la tumba de su admirado difunto, el Generalísimo, cuyos principios sigue a rajatabla.

A Santiago Abascal, de 42 años, gente que le conoce bien, le califican de un vividor al que le gusta la buena vida, las armas, y el ocio lujoso. Desde 1999 vive del dinero público, o sea, desde los 23 años, sin oposiciones, y sin másteres, que no los necesita. Sus sueldos han salido siempre de Ayuntamientos y Comunidades. En 2010 Aguirre le nombró director de la Agencia de Protección de Datos. En 2013 le cambia por el de director para la Fundación de Mecenazgo y Patrocinio Social, de las que nunca se presentaron cuentas. Debió tomarse muy en serio eso de la protección de datos. Se fue Aguirre, su mecenas, y con su sustituta Cifuentes recibe en 2013, 183.000 euros para la Fundación, de los cuales 82.000 euros son para Abascal. A causa de la denuncia de UPyD y el diario El País, la Comunidad se vio obligada a cerrar esos despachos, y el señor privilegiado funda la DENAES (Asociación para la Defensa de la Nación Española, donde figura como su fundador). Después de abandonar el PP en 2013, funda Vox, el partido que ha sacado en estas elecciones andaluzas 12 escaños, y entrará sin duda a formar parte del gobierno de esa Comunidad Autónoma. Un partido que no cree en las Autonomías, y que, haciendo el chiste fácil, convertirá en auto-suyas. Como ya ha salido en algún medio, se ha erigido en el “mesías de Andalucía” con sus doce discípulos.

El Tribunal Constitucional que, a veces, tanto se ha preocupado con respecto a otros partidos por buscarle tres pies al gato, como Herri Batasuna, o Bildu, por ejemplo, debería analizar los estatutos y la manera de proceder de este nuevo partido. Según sus comportamientos y por las declaraciones de sus dirigentes, en muchos aspectos, que poco a poco se multiplicarán -tiempo al tiempo- da lugar a contemplar ideologías que se alejan de cualquier principio democrático, en algunos casos, pueden conculcar derechos fundamentales, reconocidos tanto en nuestra Constitución, como en la Declaración Universal, o atentar contra la buena marcha y convivencia de un régimen de derecho, como sus atisbos de xenofobia.

Un personaje, pues, lleno de contradicciones. No cree en las Autonomías, que dividen ¡España!, pero ha cobrado toda su vida del país Vasco y de Madrid. Tampoco cree en el divorcio, pero está casado en segundas nupcias. Y por si fuera poco, al modo y manera de los pistoleros falangistas, lleva pistola al cinto, una Smith, por si a algún inmigrante se le ocurre sacar las patas del fardel reclamando algún derecho. Su único objetivo por el que lucha hasta la muerte, si es preciso, es que Gibraltar sea español. Ya se preocupó de poner en la falda del monte, pa' que se vea bien, una enorme bandera con el águila imperial, que le vuelve loco, la bandera, y también el águila, mejor si es de dos cabezas, el imperial, fiel retrato del destino de la España grande.

No sé si los andaluces sabrán bien a quiénes han votado, pero que no esperen que este tipo de personajes les salvará. Lo comprobarán en nada que pasen cuatro años, que diría Lorca, víctima de esta clase de gente. Habrá más víctimas, si los auténticos demócratas no les paran los pies.

De nuevo el fascismo, como en el 36, ha entrado por Andalucía. Vuelven a hablar de reconquista. Se nota que saben poco de historia. Eso sí; ya han hecho algo por España, el único país que hasta ahora se venía salvando del avance de la extrema derecha (o ¿ya estaba disimuladamente?): Con su irrupción en las instituciones, nos igualamos a Europa. ¿No son nacionalistas y antieuropeos? Nos han equiparado a Europa con su emergencia. Espero que no avance. Sería un nuevo retroceso a los años negros de las guerras pasadas.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/ramon-hdez-de-avila/contradicciones-facha/20181205140324158167.html


© 2018 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid