Imprimir

Andalucía se apunta a la destrucción de la sanidad pública

Carlos Martínez García | Politólogo, de la plataforma socialista pro PSF

Nuevatribuna | 21 de diciembre de 2019

Cierto que la paulatina ruptura del sistema público sanitario andaluz y las privatizaciones efectuadas en sus servicios, no comienzan con la llegada del “trifachito”. Son la imposición de las medidas de austeridad a partir de 2008 y sobre todo los gobiernos de Susana Díaz los que inician su lento y constante deterioro.

Tal y como por otra parte ocurre en el resto del Estado autonómico español. Cataluña y Madrid son los campeones de una práctica neoliberal y corrupta consistente en hacer del servicio de salud negocio y dejarlo deteriorarse poco a poco siguiendo la estela “tatcherista”. En Valencia el modelo Alcira, parece que está siendo frenado.

Ahora es Andalucía la que se suma a esta operación fraudulenta y de desahucio de lo público en favor de negocios e intereses privados en los que aseguradoras, fondos financieros y empresas médicas privadas están haciendo el agosto. Estamos ante una operación de envergadura contra el estado del bienestar que hasta ahora nadie ha frenado, ningún gobierno ha contenido y que cuenta con la resistencia de usuarios y usuarias, asociaciones en defensa de la sanidad pública y sindicatos.

El actual gobierno derechista andaluz ha incrementado el deterioro del sistema público andaluz de salud. Si bien esta situación viene de atrás como hemos ya apuntado. Estas prácticas de destrucción de los sistemas de bienestar y de salud, no son nuevas, las inventaron los conservadores británicos en los años ochenta del siglo pasado y consisten en abandonar y marginalizar poco a poco la atención médica y sanitaria y arrojar a los sectores mejor situados económicamente de las clases populares a los seguros privados y la sanidad privada. Esto, también tiene y necesita cómplices en las altas instancias dentro del propio sistema público de salud, en especial en ciertos sectores de “los doctores “y directivos sanitarios.

Estamos ante una agresión contra el pueblo andaluz que debe a defender la sanidad pública y de calidad y sin servicios “externalizados” e insistimos, defenderla de una vez

Lo que nos preocupa es que en Andalucía se está comenzando a aplicar esta política, que no se improvisa sino que responde a planes políticos perfectamente ejecutados. Porqué denunciamos que es una opción puramente ideológica y política con un añadido económico, la corrupción en torno a las privatizaciones. El problema no es la falta de recursos, es la distribución de las que hay. 

Observamos que entre otras muchas cuestiones, que está ocurriendo en Andalucía:

1.- En Atención Primaria, están cerrando ambulatorios por la tarde por falta de personal.

2.- La Ratio de Enfermeros en Andalucía está muy por debajo de la media nacional, en Jaén por ejemplo hay actualmente 459 Enfermeros para 100.000 habitantes. 

3.- Los Hospitales Andaluces se están quedando sin especialistas lo que provoca que estos médicos que están en bolsa opten por irse a otras CCAA o al extranjero, y esto se agrava con la deficiente plantilla en todos y cada uno de los servicios sanitarios y no Sanitarios como Celadores (Que quieren privatizarlos. En el Hospital de Valme y del Virgen del Rocío ya hubo algunas huelgas por esto).Igual ocurre con el servicio de Mantenimiento.

4.- Las Contrataciones de larga duración las tienen bloqueadas la Junta de Andalucía, y las de corta duración llegan mal y tarde, con contratos de 15 a 30 días. Además de la menor duración, se están renovando menos contratos, lo que genera más sobrecarga laboral en todos y cada uno de los servicios y bajas por enfermedad no cubiertas.

La defensa de la sanidad pública no es una cosa de los y las profesionales del sector y es un grave error de algunos sindicatos hacer tan solo movilizaciones gremiales. Toda la sociedad y más las clases populares que son las que no tienen otra forma de cuidar su salud han de saltar a la calle. Por otra parte es una obligación del estado garantizar la sanidad universal y que la Junta de Andalucía tiene encomendada además de que todas y todos la pagamos, no es un regalo del consejero o presidente de turno, mucho ojo.

Estamos ante una agresión contra el pueblo andaluz que debe a defender la sanidad pública y de calidad y sin servicios “externalizados” e insistimos, defenderla de una vez.

Pedimos encarecidamente a los sindicatos y asociaciones que defienden la sanidad pública a movilizarse y encabezar las convocatorias de una vez, pues la Navidad es un tiempo muy peligroso y nos pilla con una sanidad pública bajo mínimos.

Todo esto no es sino un episodio más en la expropiación de lo público en favor de lo privado y las grandes corporaciones y bancos, un episodio de la cruel guerra de clases de las grandes fortunas, bancos y patronales contra las clases trabajadoras a las que no solo se les roba en el salario y las cotizaciones para las pensiones sino que nos roba avances en bienestar y muchos logros del movimiento obrero.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/carlos-martinez-garcia/andalucia-apunta-destruccion-sanidad-publica/20191221121309169386.html


© 2020 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid