Imprimir

En 2018 hagamos política para las personas

Rafael Simancas | Sistema Digital

Nuevatribuna | 06 de enero de 2018

Ni en uno solo de todos los titulares más que probables aparecerá persona alguna, de las que necesitan de la política y de las que, por desgracia, poco esperan de la política

Soy consciente de que dicho así, política para las personas, corro el riesgo de que el lector despache esta tribuna, incluso antes de leerla, como una obviedad, una tautología o una boutade más en este principio de año tan dado a los deseos buenos e improbables. Sin embargo, creo que no hay reivindicación más justa para la política de hoy, y creo que no habría consecución más revolucionaria para la política de mañana.

Cualquiera de los analistas conspicuos que pueblan las tertulias televisivas y radiofónicas ha podido probablemente constatar en estas fiestas hasta qué punto se produce un divorcio absoluto entre los titulares de la política protagónica y las preocupaciones de las personas de carne y hueso con las que ha compartido celebración. 

Ni la unidad del Estado amenazada, ni el sorpasso de Rivera a Rajoy, ni la depresión de Pablo Iglesias, ni la escalada del PIB o del IBEX, ni los misterios del Popular, han formado parte, muy probablemente, de las conversaciones de fuera del plató televisivo o del estudio radiofónico. Política y personas son hoy, por desgracia, auténticas realidades paralelas. Casi un oxímoron, por paradójico que resulte. 

Tomando los titulares que ha dado la política durante 2017, casi podemos anticipar los debates que la política dará durante 2018. Se hablará del bucle separatista en Cataluña, de su alter ego en Tabarnia, y de quién se llevará el gato al agua en la financiación de los gobiernos autonómicos. Se hablará de la competición entre partidos y, aún más jugoso, de la pelea intra partidos.

Se hablará de las conspiraciones en la corte de Rajoy, de la última encuesta/apuesta de los poderes financieros por su héroe naranja, del neo-estalinismo circular de Iglesias y sus confluencias a la baja, de los pulsos de Sánchez y sus barones a propósito de las candidaturas para 2019, del capítulo enésimo en la temporada enésima de las corruptelas de la derecha capitalina… 

Y se hablará del PIB recuperado, del IBEX musculado y de la EPA remontada. Tendremos presupuestos sí, presupuestos no, presupuestos depende, con pagos sí, pagos no, y pagos depende a los socios presupuestarios. Nos contarán que vendemos un trocito más de nuestra Bankia, un trocito más de nuestra AENA, y un trocito más de las autopistas que mal vendimos, que bien compramos y que volveremos a mal vender… 

Pero ni en uno solo de todos estos titulares más que probables aparecerá persona alguna, de las que necesitan de la política y de las que, por desgracia, poco esperan de la política. Esas personas son las que sufren desempleo con demasiada duración, y las que sufren empleos mal pagados, y las que sufren servicios públicos deteriorados, y las que sufren prestaciones y subsidios recortados… 

Son los mayores con pensiones que pierden año a año poder de subsistencia, mientras aumentan los copagos, se alargan las listas de espera en la sanidad y se multiplican las facturas de la luz. Son los jóvenes traicionados por el sistema que les prometió un proyecto de vida a cambio del esfuerzo en su formación, y que se ven forzados a elegir entre precariedad o exilio, sin plantearse siquiera un futuro más allá del próximo contrato de tres días… 

Son las mujeres convencidas de que las promesas de igualdad legal se han convertido en la trampa de la desigualdad letal. Porque el pronóstico de una vida emancipada respecto al deber del cuidado familiar se ha convertido en el diagnóstico de una vida multiplicada por el mismo deber del cuidado familiar y la creciente desventaja en el entorno laboral. Y mientras tanto siguen sufriendo desigualdad y discriminación, cuando no acoso, agresión y asesinato.

Y son los niños, a los que roba el futuro el empobrecimiento de sus padres. Y los propios pobres, desmentidos cada día por los titulares de la recuperación virtual, pero enterrados cada día en el pozo de la desigualdad real. Y los refugiados ignorados, y los inmigrantes encarcelados, y los diferentes discriminados… 

Pero qué aburrida puede resultar la política cuando habla de los problemas aburridos de las personas aburridas… 

Sí. Algunos estamos empeñados en eso, en la política de las personas, por insólito que resulte en los discursos celebrados de algunos políticos, en los titulares rutilantes de la prensa, en los totales exclusivos de la radio o en las tertulias-trifulcas de la televisión.

Ese es nuestro improbable buen propósito para el año nuevo.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/rafael-simancas/2018-hagamos-politica-personas/20180106111339146973.html


© 2020 Nuevatribuna

© medio digital de información general editado por Página 7 Comunicación S.L. Madrid