sábado 31/7/21

Turismo náutico: un verano a bordo

1

Alquilar un barco este verano puede suponer una forma increíble de vivir las vacaciones. Así, por ejemplo, con el alquiler barco Palamos podrás descubrir la Costa Brava desde otra perspectiva diferente. Además, gracias a ello, también podrás acceder a lugares poco transitados y descansar de unos días en alta mar.

El turismo náutico es una opción perfecta para las personas que disfrutan del sol y del mar, aunque resulta una experiencia inolvidable para todas aquellas que lo prueban. Asimismo, si tenemos en cuenta que este todavía no será un verano del todo normal, la opción de alquilar un barco o una lancha puede resultar una forma gratificante de pasar las vacaciones. En España, la empresa líder del sector de alquiler de barcos es Nautal.

Una opción segura para este verano

Además de ser una experiencia de lo más gratificante, el turismo náutico constituye una de las opciones más seguras para este verano. Así, aunque la incidencia del coronavirus es cada vez menor y las restricciones van desapareciendo poco a poco, lo mejor es optar por opciones de turismo que permitan evitar grandes aglomeraciones, playas demasiado masificadas o colas eternas para entrar en cualquier lugar.

De este modo, este verano se puede optar por el alquiler catamaran u otro tipo de embarcación y vivir las vacaciones de una forma tranquila y relajada. Además, al alquilar un barco también se pueden explorar las zonas costeras de una forma más auténtica e íntima.

En este sentido, el turismo náutico representa la opción más segura y responsable para este verano. De hecho, las empresas de alquiler de barcos disponen de todo tipo de distintivos, como la etiqueta Safe&Clean, con la que los propietarios se responsabilizan de cumplir con las medidas higiénicas necesarias para evitar los contagios.

Además, en el caso de contratar un barco con patrón y/o tripulación, estos usarán siempre equipos de protección individuales para prevenir los contagios de coronavirus y asegurar, así, una estancia segura a los clientes. En cualquier caso, el alquiler de un barco siempre permite la realización de actividades náutico-deportivas al aire libre, por lo que es fácil evitar compartir espacios con otras personas.

Igualmente, con un barco se pueden conocer lugares de difícil acceso por vía terrestre, por lo que se pueden evitar playas y calas masificadas por el turismo. Por todo ello, alquilar un barco constituye la opción más segura frente al coronavirus para este verano.  

Una travesía marítima por la Costa Brava

Tanto si se opta por el alquiler barco con patron como si se prefiere navegar libremente, una de las rutas más atractivas es conocer la Costa Brava en barco. Así, por ejemplo, se puede optar por salir de Palamós en dirección norte, hacia la Cala La Fosca – un lugar especialmente conocido por su gran roca negra, la “Roca Fosca”.

En esta ruta, también se puede visitar una de las calas con más encanto de la Costa Brava: Cala S’Alaguer. Esta es una cala única repleta de pequeñas casitas de pescadores rodeada, por un lado, por el mar, y por el otro, por vegetación.

La playa del Castillo también merece una pequeña parada. Integrada en el espacio protegido Castell-Cap Roig, esta playa de arena fina destaca también por estar rodeada de naturaleza.

Asimismo, Cala Sa Foradada es otra de las paradas obligatorias en cualquier ruta por la Costa Brava. Esta cala es conocida por el gran agujero natural que hay en una de sus rocas. Además, se considera una de las calas más exclusivas de la zona, puesto que solo es accesible a través del mar.

Explorando la Costa Blanca

Una de las rutas más bonitas de la Costa Blanca es la que explora los cabos y las cuevas de Jávea. De hecho, una de las travesías más recomendables en esta zona parte justamente del Puerto de Jávea en dirección a diferentes calas como, por ejemplo, la conocida como Cala Blanca.

Así, si optamos por esta ruta, otras dos paradas indispensables son el Portichol y su isla, así como el impresionante Cabo de La Nao. Otra de las paradas obligatorias también es la Cala de Granadella.

Igualmente, otra buena alternativa es salir del Puerto de Jávea en dirección a Dénia. Este trayecto, de apenas una hora de duración, incluye las aguas de la impresionante Reserva Natural del Cabo de San Antonio, perteneciente al Parque Natural del Montgó.

Asimismo, otra travesía que merece considerablemente la pena en la Costa Blanca es la que se localiza en las proximidades de Calpe. Lo más destacable de esta zona es el Peñón de Ifach, una imponente roca de más de 300 metros de altura.

Además, también es muy recomendable navegar por la zona de Altea y realizar una pequeña parada en este pueblo costero que sobresale por su hermoso casco antiguo de casas blancas y calles estrechas. Desde aquí, se obtiene una de las mejores vistas del faro del Albir, localizado entre Altea y Benidorm y la Sierra Helada.

Sean cuales sean las vacaciones que tengas pensadas para este verano, disfrutar de ellas a bordo de un barco, hará que tu experiencia sea infinitamente mejor. ¡Te lo prometemos!

Turismo náutico: un verano a bordo