martes. 23.07.2024
1

Las transacciones de comercio electrónico crecen tanto en España como los casos de fraude derivados de las operaciones en línea con tarjetas de crédito.

Los pagos digitales superan ya en nuestro país los 51.000 millones de euros anuales, una revolución imparable según los expertos en la materia: “En el futuro no solo van a aumentar sino que puede que hasta que el efectivo y las sucursales bancarias sean reemplazadas por completo”, apunta Sandro Camilleri, CEO y fundador de Matica Technologies, empresa cotizada en la Bolsa Italiana el pasado mes de noviembre.

Un 30% más de fraudes

Las ventajas son tan evidentes como lo son también los riesgos. En el último año, según una estimación realizada por el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada, los engaños en el comercio online han aumentado en alrededor de un 30%. El informe evidencia que una gran mayoría de empresas no dispone de los medios necesarios para verificar la información de pago en tiempo real, carencia que facilita el robo de datos o la suplantación de identidad por parte de los hackers.

Sandro Camilleri está al frente de un grupo con más de 20 años de experiencia en el sector, que factura alrededor de 60 millones de euros al año y que se ha erigido como el líder en la implantación de tecnologías que garanticen los derechos de los usuarios. “Se debe ofrecer seguridad en dos aspectos diferentes: el primero se refiere al almacenamiento de información y de datos personales (que es uno de los grandes temas de nuestro tiempo); y el segundo concierne al momento en que se producen las transacciones”, apunta el italiano.

La solución pasa por estar a la vanguardia

Empresas como la multinacional transalpina trabajan para paliar las deficiencias del actual sistema. Camilleri considera que “el uso de chips con recuerdos increíbles, láseres de alta precisión y hologramas, hace que sea extremadamente difícil, por no decir imposible, que cualquier atacante pueda clonar una tarjeta producida por Matica Technologies” y añade que “para que las transacciones sean seguras se necesita un software específico y constantemente actualizado”.

Camilleri insiste en que “necesitamos entender lo que está en juego”. La seguridad informática es uno de los principales desafíos a lo que se enfrenta la sociedad española del siglo XXI. La manera de comprar ha cambiado y los consumidores reclaman la misma confianza que tenían cuando compraban en efectivo en las diferentes tiendas del barrio.

Sandro Camilleri y los pagos digitales: “Necesitamos entender lo que está en juego”