miércoles 27.05.2020

Razones y beneficios de practicar un turismo sostenible

Razones y beneficios de practicar un turismo sostenible

El sector turístico se va adaptando a las nuevas formas de consumo de la población y a sus hábitos de viaje. Desde hace algunos años, el turismo sostenible es uno de los que más está creciendo ya que recoge el interés y la concienciación de las personas por la protección del entorno y respeto al medio ambiente. El turismo sostenible o, como también se le conoce, ecoturismo, promueve desplazamientos más conscientes con la huella que el ser humano deja en sus destinos de viaje. 

La Organización Mundial del Turismo (OMT) define el turismo sostenible como aquel que “tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”. Es evidente que el turismo convencional, al que estamos acostumbrados, genera un importante impacto en según qué entornos. Especialmente en aquellas ciudades turísticas masificadas que reciben el grueso de visitantes en durante los meses de verano y los periodos de vacaciones. 

Sin embargo, en el mundo hay una diversidad asombrosa de destinos y lugares que rebosan cultura, historia y tradición. El ecoturismo aboga por diversificar el turismo y fomentar las economías locales. 

Un viaje sostenible, paso a paso

La planificación es fundamental a la hora de realizar un viaje en el que dejemos la menor huella posible en el lugar de destino. Es importante informarte antes de viajar qué alternativas eco nos ofrece el lugar, ya sea a la hora de desplazarnos, alojarnos, comer… Elige un destino alejado de las tradicionales rutas turísticas y descubre parajes naturales que tienes cerca y todavía no sabes que existen. Viaja, dentro de lo posible, con poco equipaje. Esto te facilitará los desplazamientos de un lugar a otro y te ayudará a generar menos residuos. Cambia el plástico por otros materiales reutilizares y olvídate de emplear papel, hoy en día puedes hacer cualquier tipo de operación o consulta de forma digital. Evita el barco o el avión, medios de transporte contaminantes por excelencia y desplázate en tren o autobús o bien comparte coche con otros viajeros o amigos. 

En este periodo de planificación puede ayudarte mucho recurrir a una agencia especializada en ecoturismo que comparta contigo una filosofía sostenible y respetuosa con el entorno y con los productos y servicios locales. Las escapadas rurales son opciones perfectas para respirar aire puro y conectar con la naturaleza. 

Cuando llegues al destino, procura alojarte en los llamados eco hotel o eco resort, aunque te recomendamos comprobar antes cuál es su código de buenas prácticas y consultar opiniones de otros clientes. Lo más habitual es que estos alojamientos se integren en el entorno donde se encuentran respetándolo al máximo, hagan uso de materiales sostenibles y de energías limpias, entre otras cosas. 

En cuanto a la comida, lo mejor es que acudas a restaurantes que ofrezcan productos de proximidad y de temporada. A través de la gastronomía tienes una gran oportunidad para descubrir mejor tu destino, con productos de la zona y platos tradicionales. También puedes contar con un guía local o preguntar a los ciudadanos del lugar. 

A tu vuelta, si has disfrutado del viaje, recuerda agradecérselo a quienes lo hayan hecho especial e informar a tus conocidos y amigos de las bondades de viajar de forma sostenible. 

Algunos beneficios del turismo sostenible

Si te faltan razones para viajar con una filosofía eco, es clave que conozcas todos los beneficios del turismo sostenible. Es posible que así te hagas una idea de la gran repercusión que nuestras pequeñas acciones pueden tener en la naturaleza y también en las economías locales. 

En cuanto a los beneficios medioambientales, reduces el impacto ambiental y promueves un desarrollo equilibrado del medio ambiente y de los recursos del lugar de destino. De esta manera no se produce una explotación masiva para cubrir las necesidades de un gran número de turistas que se agolpan en un mismo sitio en una misma época del año. El turismo sostenible quiere evitar al máximo la intervención del ser humano en la naturaleza. 

En lo que respecta a los beneficios de tipo cultural y social, el ecoturismo nos hace más conocedores de nuevas tradiciones, lo cual contribuye a su conservación. Promueve la tolerancia hacia diferentes culturas y formas de hacer y, sin duda, nos enriquece. Además, reactivar las zonas locales mejora las infraestructuras y la calidad de vida de los vecinos. 

Por último, si hablamos de beneficios a nivel económico, el turismo sostenible reparte mejor la riqueza ya que diversifica al turista. Las economías más pequeñas crecen y se activa especialmente la producción y el comercio de productos y servicios autóctonos. El desarrollo económico es más armónico y equitativo. 

Y, por último, a nivel personal viajar de forma sostenible nos enriquece, abre nuestra mente y, por supuesto, nos hace disfrutar. 

Razones y beneficios de practicar un turismo sostenible