sábado 24/10/20

Los préstamos rápidos emergen como píldora contra la crisis

creditos

Inmersos en una situación tan excepcional como la actual, nadie conoce todavía la magnitud de la crisis económica a la que nos vamos a tener que enfrentar. La inestabilidad que caracteriza actualmente al entorno económico ha provocado que una gran cantidad de empresas se hayan visto en la obligación de tener que anunciar el cierre de sus negocios. Una situación que no ha hecho más que incrementar las listas del paro y el número de personas que se encuentran todavía afectadas por los ERTE. Especialmente en aquellos sectores que han sido más castigados por la irrupción de la COVID 19.

Ante esta situación, los préstamos rápidos se han consolidado como una opción a tener en cuenta para un creciente número de familias. Aumentando el número de peticiones de manera exponencial durante los últimos meses. Posicionados actualmente como uno de los mejores recursos para todos aquellos momentos en los que se necesita de financiación rápida y sencilla para hacer frente a los últimos días del mes. 

Una solución contra la pérdida de capacidad adquisitiva

En mayor o menor medida, han sido muchas las familias que han visto reducida su capacidad económica durante los últimos meses. Si bien es cierto que el gobierno ha activado diferentes mecanismos que permitían proteger el empleo y minimizar el impacto económico de esta crisis, la realidad es que sus efectos comienzan a ser latentes en nuestro día a día. Sectores como el turismo o el comercio, con un importante peso en el PIB español, han sido dos de los más afectados.

En estos casos, obtener un minicrédito se ha convertido en una de las soluciones que ha despertado un mayor interés. Gracias a la amplia cantidad de opciones que podemos encontrar actualmente en internet, las familias pueden acceder a una gran cantidad de empresas especializadas que se dedican al ofrecimiento de este tipo de productos financiaros. Cuya principal característica es que la aprobación del dinero y la ejecución de la transferencia bancaria se realiza de manera inmediata. Sin los largos trámites que caracterizaban a la banca tradicional y que requerían de una gran cantidad de tiempo para poder ser aprobados.

Gracias a este tipo de soluciones, el acceso a la financiación es más sencillo que nunca y muchas familias han tenido que recurrir a los préstamos rápidos como forma de conseguir dinero rápido en ocasinoes puntuales. Así, es posible conseguir un crédito rápido en 10 minutos y disponer del dinero suficiente como para poder hacer frente a cualquier imprevisto o situación que requiera de una liquidez inmediata. 

Los préstamos rápidos son simples, su mejor valor añadido

Uno de los motivos que ha permitido experimentar el crecimiento con el que cuentan actualmente este tipo de productos financieros es la simplicidad que se desprende de todo el proceso de tramitación. Esta sencillez es debido a que se solicitan a través de un sencillo formulario a través de la página web de la entidad financiera y no es necesario enviar documentación, ya que la verificación de los datos se realiza a través del acceso a la cuenta bancaria online del cliente.

Conscientes de que las personas que recurren a este tipo de servicios cuentan con una necesidad urgente de obtener liquidez de manera inmediata, las empresas especializadas en la concesión de los créditos rápidos han realizado un gran esfuerzo a la hora de desarrollar una estrategia que les permita poder abastecer las necesidades de sus clientes a través de un trámite muy sencillo. 

Por esta razón, y al contrario de lo que ocurre en la banca tradicional, la concesión de un crédito rápido no está supeditada a la presencia en las listas de ASNEF o de RAI. Gracias a que cada solicitud se estudia de manera personalizada, teniendo en cuenta todas las características y las posibilidades con las que cuenta cada persona, no es motivo de rechazo estar presente en una de estas dos listas. Convertidas en los últimos años en uno de los principales temores para todos aquellos que deseaban solicitar un crédito para hacer frente a su situación personal. 

Ventajas frente a los préstamos tradicionales

En determinadas empresas, además, no resultan necesarios ni los avales ni la nómina. En una situación de características tan complejas como la actual, este tipo de facilidades ofrecen un importante valor añadido. Con el creciente ritmo de destrucción de empleo al que nos hemos tenido que enfrentar desde el inicio de la crisis provocada por el coronavirus, han sido muchos los trabajadores que se han quedado en situación de desempleo. Sin tener una nómina hasta que la situación vuelva a recuperarse.

No es casualidad que las solicitudes de concesión de los créditos rápidos hayan experimentado un gran crecimiento de manera paralela a la crisis económica en la que nos encontramos inmersos. Para muchas familias, los minicréditos se han consolidado como el balón de oxígeno necesario para poder seguir abasteciendo sus necesidades habituales en condiciones de normalidad. Las ventajas que ofrecen, algunas de ellas mencionadas anteriormente, han permitido poder seguir haciendo frente a sus gastos diarios con solvencia, con independencia del contexto económico en el que se encontraran. 

Además, en determinados casos la primera solicitud tiene carácter gratuito. Por lo que no es necesario tener que afrontar el pago de los intereses habituales que se desprenden de este tipo de productos financieros. Convirtiendo a este producto en un recurso todavía más atractivo y rentable. 

Los préstamos rápidos son un producto financiero que se está convirtiendo en la tabla de salvación para algunas familias que no llegan a fin de mes, aunque en muchas ocasiones su excesivo uso hace que estas familias estén en una situación peor que la que estaban antes de solicitarlos. Es por ello que se recomienda encarecidamente que los préstamos rápidos solamente sean utilizados para situaciones puntuales de falta de liquidez, donde se esté totalmente seguro de que el dinero va a ser devuelto en su totalidad junto con los intereses.

Los préstamos rápidos emergen como píldora contra la crisis