miércoles 19.02.2020

¿En qué se diferencian unos auriculares de 300 euros de los que regalan en el autobús?

¿En qué se diferencian unos auriculares de 300 euros de los que regalan en el autobús?

Aunque la respuesta a esta pregunta pueda parecer obvia, lo cierto es que merece la pena hacer una pequeña explicación de por qué no todos los auriculares son iguales. Y es que esta expresión suele ser muy repetida entre varios sectores de la población, con afirmaciones que avalan que el sonido es el mismo en cualquier tipo de auricular y que dónde realmente podemos degustar una estupenda calidad auditiva es en determinados altavoces.

Es posible que la comparación que planteo puede resultar un poco extrema, pero lo cierto es que no resulta tanto como la expresión que mencionaba. De hecho, muchos de los auriculares que utilizamos hoy en día han superado con creces la calidad y fidelidad que nos proporcionan varios de los altavoces que podemos encontrar en el mercado. Y es que los tiempos han cambiado, y con ello ha ido avanzando la tecnología —como es el caso de los auriculares—. Estos aparatos, independientemente de si son auriculares de diadema o in ear; auriculares con cable o inalámbricos; auriculares deportivos, de gaming, portátiles, con micrófono o de DJs, han mejorado considerablemente.

La fidelidad del sonido, la gran premisa de los auriculares de calidad

Hoy en día podemos encontrar una amplísima variedad de productos destinados a escuchar música con excelentes especificaciones. Si nos centramos en una gama media-alta, como es el caso de los auriculares valorados en 300 euros, lo más destacado sin duda, es la alta fidelidad con la cual se transmite el sonido, muy similar a las grabaciones originales. Algo que no suele ocurrir, ni por asomo, en un auricular regalado —ni tampoco en altavoces de baja gama—. La fidelidad elevada o alta fidelidad es una propiedad en la cual se lleva trabajando años y años para poder conseguir reproducir un sonido lo más parecido al original, es decir, cómo si lo estuviéramos escuchando en el preciso instante en el cual fue grabado, o como si estuviéramos en el estudio o en el plató escuchando el sonido en directo.

Características de un auricular valorado en 300 euros o más

Como comentaba, la principal premisa de los auriculares de calidad es alcanzar una mayor fidelidad con respecto al sonido original. Para ello, este dispositivo de escucha de sonido debe cumplir con una serie de características que, a continuación, paso a detallar.

Lo primero en lo que debemos fijarnos a la hora de elegir un auricular de calidad es la nitidez con la cual se transmite el sonido, y que esta se vea reflejada en una amplia gama de frecuencias, sin que por ello aparezcan los temible ruidos o distorsiones sonoras —como leemos en la sección de auriculares Sennheriser de Zococity.es—. Y es que los auriculares de gama alta como pueden ser los auriculares Sennheriser o Bose trabajan para proporcionar una calidad asombrosa, ya sea tanto para dispositivos con bluetooth como los que llevan cable.

Algo que también influye bastante en la calidad de unos buenos auriculares frente a unos auriculares cualquiera es la impedancia. Pero, ¿qué quiere decir esto exactamente? La independencia en un auricular se define como la resistencia que oponen las bobinas integradas en los auriculares al paso de la corriente eléctrica. Es decir, si tienen el volumen adecuado y si suenan como tienen que sonar en el momento en el cual conectamos a ellos nuestros dispositivos de reproducción de sonido. En el caso de los auriculares regalados la impedancia es mucho más grande, por lo que suelen tener muy poco volumen y muchas distorsiones.

Tampoco tenemos que dejar de lado la sensibilidad de los auriculares. Esta está relacionada con la anterior y prácticamente viene a consistir en la capacidad que tienen los auriculares para convertir la potencia en sonido audible. Con estas dos características combinadas que acabamos de mencionar la calidad del sonido mejora considerablemente, así como su volumen.

Muy parecida es la función de los transductores. Dependiendo de la calidad de estos componentes, más fiel será el sonido que se transmite. Y es que estos se encargan de transformar la energía, convirtiendo la señal del audio —que es la energía electromagnética— en sonido —o lo que es lo mismo, energía mecánica—. Los transductores se encuentran en la caja acústica de los auriculares, al igual que los altavoces.

Algo que también suele pesar bastante en la calidad de los auriculares es la comodidad. Como comentaba, podemos encontrar una amplísima variedad de auriculares en el mercado, de diferentes tipos y modelos, pero si hay algo que caracteriza a los auriculares de gama alta frente a los auriculares de gama baja es la comodidad de los mismos. Y es que estos auriculares se suelen adaptar perfectamente a nuestros oídos o a nuestra cabeza. Así mismo, la gran mayoría ya están pensados para que no incluyan cables, evitándonos molestias considerables.

Por último, y no menos importante, destaca la capacidad de aislamiento que nos proporcionan estos dispositivos electrónicos. Y es que, a diferencia de unos auriculares de autobús o de avión, los auriculares de alta gama son capaces de aislar el sonido exterior para que podamos concentrarnos en el sonido que se transmite a través de estos. Ello nos proporciona una experiencia mucho más real y fiel al sonido original de la grabación en el momento en el cual fue grabado.

Por regla general, cuanto más grande suele ser el auricular, mayor suele ser la calidad del sonido. Esto es debido a que mejora la frecuencia, la potencia, la sensibilidad y la impedancia. No obstante, las tendencias apuntan hacia dispositivos cada vez más pequeños que sean capaces de condensar todas estas características. Algo, que, sin duda, un auricular gratuito no es capaz de asimilar. 

¿En qué se diferencian unos auriculares de 300 euros de los que regalan en el autobús?