sábado 04.04.2020

Cuenta corriente, cuenta de ahorro, cuenta nómina... ¿para qué sirven los diferentes tipos de cuentas que ofrecen los bancos?

Cuenta corriente, cuenta de ahorro, cuenta nómina... ¿para qué sirven los diferentes tipos de cuentas que ofrecen los bancos?

Según el Grupo Banco Mundial (GBM), es imprescindible garantizar que las personas a nivel global, tengan pleno acceso a una cuenta bancaria. La bancarización se concibe como el proceso mediante el cual los usuarios acceden a los servicios financieros. Y desde la perspectiva española, se cree que el 95 % de la población posee una cuenta en el banco. Dentro de este contexto, España es uno de los países que más altas tasas de bancarización tiene a nivel mundial. Y es que solamente unos 22 países en todo el mundo tienen un valor más alto de bancarización, como Países Bajos, Noruega y Suecia, por ejemplo. 

Por otra parte, en la actual era de la tecnología financiera digital, los beneficios de contar con herramientas bancarias son amplios y dependen del tipo de necesidad bancaria que tenga cada uno de los usuarios.

Existen, por ejemplo, diversas clases de cuentas. Una de ellas es la cuenta corriente, que suele ser la más habitual (puedes encontrar un ejemplo de cuenta corriente aquí), pero también destacan otras como la cuenta de ahorro o la cuenta nómina. Todas tienen características específicas, que buscan satisfacer las necesidades bancarias de cada cliente en forma particular.

Ventajas de la cuenta corriente: ¿cuáles son?

Este producto bancario permite realizar las acciones operativas financieras cotidianas sin ningún inconveniente y con total practicidad. A pesar de que habitualmente no genera intereses, les brinda a los usuarios una gran liquidez, ya que estos tienen efectivo a plena disposición desde las distintas oficinas bancarias o bajo la modalidad online. En realidad, una de sus principales funciones reside en el servicio de caja. Este consiste en la ejecución de acciones concretas, como pagar, cobrar y transferir fondos desde o hacia terceros.

Además, hace posible domiciliar la nómina o pensión, las facturas de los suministros de agua, luz, gas, telefonía y/o servicio de Internet. Por otro lado, la asociación de las tarjetas de débito y crédito, junto con el ingreso de cheques.

Tener una cuenta de ahorro: beneficios asociados

Ahorrar es la acción que sustenta el desarrollo económico a corto, medio y largo plazo. Todo usuario que desee salvaguardar e incrementar sus ahorros debería contratar este servicio financiero. Si bien el porcentaje de intereses percibidos varía teniendo en cuenta los parámetros de cada banco.

Ten en cuenta que una cuenta bancaria de esta naturaleza permite tener total liquidez, es decir, disponer de tus ahorros de manera flexible, en todo momento.

Descubre la funcionalidad de tener una cuenta nómina

En relación con la cuenta nómina, esta constituye una cuenta corriente que requiere domiciliar la nómina o la pensión del titular. Ello, con la ventaja de no tener comisiones o disminuir su porcentaje considerablemente, dependiendo del banco. Del mismo modo, no pagar comisiones por la utilización de tarjetas bancarias. Y es posible domiciliar facturas de suministros de agua, luz, gas, telefonía e Internet; e incluso, obtener diversos descuentos, efectuar transferencias, vincular las tarjetas de crédito y débito, etc.

Por otra parte, múltiples entidades bancarias optan por diseñar campañas promocionales que permitan la fidelización de sus clientes mediante las cuentas nómina. Así, se ofrecen descuentos a través de un fácil acceso al producto bancario y sin compromiso de permanencia. A la vez, la posibilidad de contratar otros servicios ofrecidos por la institución bancaria, como seguros de todo tipo y préstamos, entre otros.

Cuenta de pago básica: ¿qué es y para qué sirve?

Por último, se puede mencionar esta clase de cuenta, destinada a todo residente legal de la Unión Europea (UE). Aquí, se incluyen a las personas sin un domicilio establecido, solicitantes de asilo y que no tengan una cuenta de pago en territorio español. También, aquellas que no tengan un permiso de residencia, pero que no puedan ser expulsadas por razones de carácter jurídico o de hecho.

A través de este producto bancario, en España se pueden realizar operaciones básicas, como: ingresos, retirada de efectivo y transferencias. Igualmente, llevar a cabo operaciones de pago en euros dentro de la UE: domiciliar recibos, utilizar tarjeta de débito y transferir dinero.

En resumen, los productos bancarios varían en función de las preferencias personales y necesidades de los clientes. Es recomendable verificar los requisitos establecidos por la institución bancaria antes de solicitar el producto. Estar informado sobre las particularidades de cada cuenta es fundamental para evaluar las diferencias y similitudes entre ellas. Y como resultado, tomar la mejor decisión bancaria para la economía personal y/o familiar.

Cuenta corriente, cuenta de ahorro, cuenta nómina... ¿para qué sirven los diferentes...