jueves 21.11.2019

Cómo saber qué préstamo se ajusta más a nuestras necesidades económicas

Foto: Sabine Peters (https://www.kredite.org/)
Foto: Sabine Peters (https://www.kredite.org/)

A la hora de solicitar un crédito o un préstamo es fundamental saber qué condiciones o requisitos nos va a poner la entidad o plataforma que nos lo va a conceder, pero en tal demanda también va a ser primordial lo relativo a nuestros propios objetivos a la hora de necesitar una inyección de dinero en efectivo. Esto ocurre porque existen un montón de alternativas y opciones que se adaptan a las necesidades de cada usuario solicitante, tanto en cantidad de dinero como en tipos de modalidad, temporalidad del pago o incluso intereses.

A la hora de solicitar créditos personales, por ejemplo, hay que tener en cuenta que un préstamo de tales características es una operación basada en un contrato de compra de dinero por parte del prestatario - consumidor o cliente - al prestamista - que puede ser una entidad financiera o no financiera, dependiendo de si se trata de un banco tradicional o de una entidad de crédito. Serán los intereses los que marcarán la devolución final de la cantidad al finalizar el contrato o el plazo de devolución. 

Lo cierto es que las entidades prestamistas ofrecen un amplio catálogo de productos basados en el préstamo de dinero, muchos de ellos con un objetivo marcado por el propio banco para llamar la atención de los usuarios. Este factor se ha visto todavía más alterado tras el impacto que ha tenido la llegada de Internet a nuestras vidas y a sectores que antes no dependían en ninguna medida de la digitalización de sus servicios. 

De este modo, el brazo de la red digital se ha extendido hasta anidar en todos los sectores, y precisamente el financiero es uno de los más beneficiados. Productos como los créditos o los préstamos, por ejemplo, han visto escalar su demanda porque gracias a plataformas online han conseguido llegar hasta clientes potenciales que antes no veían sus intereses recogidos en ninguna de las opciones. La manera más asequible de saber cuál es la alternativa que más se acerca a lo que buscamos es acceder a comparadores online, cuya función es hacer una comparativa de varias entidades o plataformas financieras online que ofrecen este tipo de servicio. 

Inmediatez y sencillez, todo en uno a la hora de financiar tu dinero

A veces ocurre que necesitamos una financiación extra para cubrir algún tipo de pago que con el que no contábamos. Si esto pasa, necesitamos una inyección de dinero urgente para poder solucionar el problema lo más rápido posible. La posibilidad de pedir créditos mediante Internet ha hecho que las posibilidades se hayan multiplicado y que hayan surgido un montón de alternativas diferentes, entre las que están aquellas que posibilitan ofrecer pequeñas cantidades de dinero precisamente para hacer frente a imprevistos financieros como el pago de la reparación del coche, por ejemplo. 

Mucha gente opta por pedir préstamos rápidos 2000 euros que se pueden obtener con condiciones asequibles para la gran mayoría de los usuarios. Se trata de créditos rápidos y sencillos, sin burocracia y que se realizan 100% de manera totalmente online con solo rellenar la solicitud indicada y cumplir con todos los requisitos de petición. 

Esta tipología de créditos urgentes son productos perfectos para salir del paso ante dificultades aparecidas con poca previsión que cada uno de nosotros podemos vivir en cualquier momento. Lo bueno de estos créditos es que han encontrado la manera de adaptarse al público ofreciendo préstamos online de cantidades cada vez más elevadas y mediante condiciones variables. Esa flexibilidad es precisamente la que garantiza su supervivencia. 

¿Y si debo dinero a otras entidades, puedo solicitar un crédito online?

Son muchas las plataformas online con las que los usuarios van a poder solicitar créditos con ASNEF, hecho que les diferencia notoriamente de las banca tradicional. Se conoce como Asociación Nacional de Entidades de Financiación (ASNEF) a la asociación empresarial española que agrupa a entidades de todo tipo (entre las que destacan compañías telefónicas, empresas de suministros, entidades financieras, etc) que tienen la consideración de establecimientos financieros de crédito. Por lo tanto, puede haber usuarios que deban dinero a tales entidades. 

Precisamente, los préstamos con ASNEF se conceden aun formando parte de estas listas de morosos. Dado que se trata de cantidades no muy altas de dinero, las plataformas acceden bajo otras condiciones determinadas que los solicitantes sí van a tener que cumplir. Las entidades financieras alternativas que dan esta posibilidad financiera se comprometen de este modo a no realizar ningún tipo de investigación acerca de la historia financiera de los mismos solicitantes y, por otra parte, plantean varias opciones de pago a la hora de devolver el crédito: podrá abonar cuotas durante máximo 15 años (en función de la cantidad del crédito) pero no menos de uno.

Cómo saber qué préstamo se ajusta más a nuestras necesidades económicas