<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
sábado. 03.12.2022
flacidez

Perder peso, ya sea a través de dieta y ejercicio, cirugía o una combinación de diferentes enfoques, es uno de los primeros pasos para verse bien y ganar salud. Pero si se baja una cantidad significativa de kilos rápidamente, es muy común que se desarrolle flacidez y piel caída.

¿Por qué ocurre esto tras una gran pérdida de peso? Al engordar, el exceso de grasa tiende a estirar la piel. Si a esto le sumamos el hecho de que el colágeno y la elastina (una proteína elástica) que de forma natural tenemos en la piel disminuyen o se degradan por una mala alimentación y el envejecimiento, tenemos la receta perfecta para el exceso de piel.

La laxitud de la piel que ocurre con la edad se debe principalmente a la pérdida de las redes de colágeno, las fibras de elastina y el ácido hialurónico, una molécula que ayuda a la piel a retener la humedad. La pérdida de peso, especialmente la significativa o rápida, y el embarazo también pueden aflojarla estirando las moléculas de la piel o cambiando la estructura de la piel.

Hay que tener en cuenta que cada persona es un mundo, y que no todo el mundo tiene flacidez después de una gran pérdida de peso. Tampoco es fácil predecir quién va a experimentarlo, pues la magnitud de la pérdida de peso no predice cuánto exceso de piel se forma.

Otros factores de salud y estilo de vida también pueden contribuir a la pérdida de piel, incluyendo:

  • Menopausia
  • Daño por luz ultravioleta (UV)
  • Bronceado artificial
  • Ciertos medicamentos, como esteroides y corticoides
  • Tabaquismo
  • Consumo de alcohol

¿Cómo podemos ayudar a tensar la piel?

El caso es que es posible que la piel vuelva a su estado natural por sí sola, pero es un proceso que puede llevar mucho tiempo. Puede tardar desde semanas hasta meses, e incluso años. Y si después de uno o dos años la piel sigue flácida, es posible que se haya producido una distensión y no vuelva a tensarse nunca más por sus propios medios.

Pero lo que sí podemos hacer es ayudarla a reafirmarse. ¿Cómo? Tensar la piel sin cirugía es posible con ayuda de productos como estos, lociones y cremas que reafirman y fortalecen los tejidos ayudando a recuperar la elasticidad perdida. Pero el camino a una piel firme y tensa no es fácil. Requiere constancia y voluntad por parte del paciente, y en algunos casos en el que la distensión es muy grave, puede que nunca se produzcan los resultados deseados.

Las personas que deseen comprar un producto reafirmante deben buscar ingredientes derivados del retinol. Los retinoides son potentes antioxidantes que pueden aumentar la producción de colágeno. Sin embargo, los expertos afirman que la penetración de estos compuestos puede no ser lo suficientemente profunda como para ayudar a levantar la piel flácida.

El ejercicio regular es otro de los métodos para ayudar a reafirmar la piel suelta. Algunos tipos de ejercicio como el de resistencia, pueden disminuir el efecto de los cambios en la dermis relacionados con la edad al mejorar el metabolismo de los tejidos. Sin embargo, tampoco es un método infalible y, en el mejor de los casos, los resultados son sutiles.

La dieta juega un papel importante en la salud de la piel. Y los suplementos nutricionales pueden tener beneficios antiflacidez. Algunos de los suplementos más prometedores son:

  • Hidrolizado de colágeno: Reduce los efectos del envejecimiento de la piel al aumentar los niveles de colágeno. Aumenta los niveles de ácido hialurónico, lo que produce unas redes de colágeno más fuertes. Aumenta el nivel de hidratación.
  • Antioxidantes: Neutralizan las especies reactivas de oxígeno que pueden activar vías que degradan el colágeno. También pueden ayudar a estimular el crecimiento del colágeno y la elastina.

Las prendas de compresión se pueden usar para mantener el exceso de piel en su sitio, pero tampoco hacen nada para lograr un cambio a largo plazo. En definitiva, los métodos no quirúrgicos que ayudan a tensar la piel generalmente no son lo suficientemente efectivos para reafirmar la cantidad de piel suelta que se produce con la pérdida masiva de peso.

Los dermatólogos y médicos estéticos pueden realizar procedimientos no invasivos como láser, ultrasonidos, radiofrecuencia, rejuvenecimiento, etc., que pueden ayudar a reducir la piel floja. Sin embargo, estos procedimientos no son útiles para casos severos de flacidez, ya que los resultados tienden a ser sutiles.

Y última medida está la cirugía, un procedimiento invasivo que a menudo implica una abdominoplastia. Pero antes de recomendar la cirugía, los especialistas buscan ciertos indicadores que deben satisfacer los pacientes. Su peso debe haber permanecido estable durante al menos seis meses, el IMC tiene que ser inferior a 30, no deben fumar, y sus niveles de glucosa en sangre deben ser estables.

Pero la cirugía tampoco es perfecta, tiene un tiempo de recuperación de varias semanas, el postoperatorio es bastante doloroso, y puede que sea necesario una cirugía de retoque para perfeccionar los resultados, sin incluir el precio que tiene.

Cómo lidiar con la flacidez después de una perdida de peso extremo