domingo. 14.07.2024
dientes

Probablemente, una de las tareas más difícil para cualquier padre. ¿Cómo puedo enseñar a mi hijo a lavarse los dientes? Esa es una costumbre que muchas familias, padres y madres se hacen mientras intentan convencer a sus retoños para que se cepillen tras cada comida principal.

Portales como Cuidado Dental 10 cuentan algunos consejos interesantes para poder lograr esta odisea, pero aquí te vamos a dar unas pautas que te van a ser de gran utilidad para conseguirlo. Puede que necesites tiempo, que también necesites una buena reserva de paciencia para hacerlo, pero te aseguramos que, si prestas atención a lo que te explicamos, acabarás logrando que tus hijos vayan solos a lavarse los dientes.

¿Quieres saber cómo? Pues sigue leyendo. Estos consejos te ayudarán a lograrlo y, además, también harán que tú te limpies los dientes como es debido. Y es que, si hay algo importante en todo este procedimiento, es que sepas dar ejemplo a tus pequeños.

Cómo enseñar a tus pequeños a lavarse bien los dientes

Existe muchos métodos a los que acogerse para enseñarles toda la importancia de un buen cepillado y mantenimiento de los dientes; de hecho, puedes ver más ejemplos aqui con otras metodologías. Lo que te vamos a explicar aquí son unas pautas sencillas y muy efectivas para conseguir que se laven bien los dientes desde que son pequeños. Algo que funciona siempre.

Empieza antes de que salga el primer diente

Antes de que salgan las primeras piezas dentales, los especialistas aconsejan limpiar las encías con algodones humedecidos cada varios días. De esta forma, además de asegurarte de que la boca está limpia, también acostumbras al bebé a que se le metan dedos u otros instrumentos en la boca y se va creando el hábito en él.

Los dientes de leche también se cuidan

Los primeros dientes no son permanentes, pero si aparece una caries en cualquiera de estos, es muy probable que la pieza final que sustituya a la infectada acabe teniendo también caries. Por eso, ya en esta etapa tan temprana hay que comenzar a enseñar a cepillarse los dientes adecuadamente y tras las comidas principales, como también evitar el consumo excesivo de azúcares.

Convierte el cepillado en un juego

Aprender algo a la fuerza es algo que nunca agrada a los niños, por eso, hay que intentar hacer que el cepillado de los dientes, además de una costumbre, se convierta en un juego en las primeras ocasiones. Puedes plantear cantar una canción juntos o incluso desafiaros a ver quién se limpia mejor cada pieza, aprovechando de paso para enseñarles a tus hijos cómo se deben cepillar correctamente para tener la boca limpia.

Sé un ejemplo a seguir

Por supuesto, los pequeños siempre imitan lo que ven de sus mayores, y eso implica que vas a tener que predicar con el ejemplo. Cepíllate tú también los dientes después de cada comida principal y, si puedes, intenta que tu hijo te acompañe para que él también se cepille y así ambos compartáis el momento. Le beneficia a él, pero en el fondo, también te beneficia a ti al obligarte a seguir el hábito.

Con todo esto que te hemos explicado, y teniendo siempre muy claro que vas a necesitar hacer acopio de mucha paciencia para que aprendan a hacerlo como es debido, ten por seguro que tus hijos dominarán el arte del cepillado y, desde luego, no tendrán problemas con sus dientes por una mala limpieza.

Cómo enseñar a tus hijos a lavarse los dientes