martes. 23.07.2024
alga

La industria de la belleza está permanentemente en busca del ingrediente de la eterna juventud que pueda retrasar varios años la edad de tu piel. Su obsesión les ha llevado hasta las algas pero, ¿estas cosas verdes que encuentras en la playa son realmente buenas para tu piel?

Resulta que las algas son extremadamente ricas en nutrientes y minerales como potasio, magnesio, calcio y vitaminas como C, A e incluso B-12. Por lo tanto, cuando ese poder natural se aprovecha y se pone en las cremas y las mascarillas, puede ofrecer resultados visibles para tu cutis.

Y no solo pueden revitalizar y remineralizar tu cutis, las algas también son antibacterianas, tienen propiedades reconstituyentes y son antiinflamatorias. Sus extractos rivalizan e incluso superan los beneficios hidratantes del ácido hialurónico, siendo magnifico para retener el agua en la epidermis y evitar que la piel se seque.

Los extractos de algas Laminaria y Nannochloropsis, y microalgas Thalassiosira Nannochloropsis son muy eficaces en la hidratación de la piel y en la restauración de la pérdida de agua transepidérmica, ya que contienen varias moléculas con propiedades hidratantes como polisacáridos, ácidos grasos (sophorolípidos, ramnolípidos y mannosileritritol) y proteínas.

Los investigadores han descubierto que la densidad de nutrientes de las algas, como los aminoácidos, las sales minerales, los oligoelementos y el contenido vitamínico, suministran energía a las células de la piel. Y la clorofila, similar a la hemoglobina, contribuye significativamente al suministro de oxígeno de la piel.

Otro de sus atributos más interesantes es su alto contenido en antioxidantes. Estos sirven para captar los radicales libres, proporcionando una gran protección contra las moléculas oxidativas que degradan el colágeno y la elastina, y que se forman diariamente en nuestra piel o a las que estamos expuestos como resultado del estrés ambiental. Este mecanismo natural de protección tiene un efecto regenerador y revitalizante en la piel.

Las algas están siendo muy utilizadas en cosmética facial, pero también en corporal. Nuevas investigaciones sugieren que los compuestos de algunas algas marrones podrían ayudar a reducir la aparición de la celulitis, reafirmar y reducir los contornos.

No es de extrañar que cada vez más marcas de renombre internacional las esté incluyendo en sus fórmulas antienvejecimiento. Y a medida que más y más evidencia científica demuestra sus efectos beneficiosos para la salud de la piel, seguro que aparecerán mucho más a menudo.

La investigación ha demostrado el uso potencial de las microalgas marinas en la Talasoterapia, que implica el uso de agua de mar y todos los elementos marinos relacionados, así que también presentes en los tratamientos de cabina.

Microalgas vs macroalgas

Es importante notar que hay 20.000 especies diferentes de algas en el mercado. Y por supuesto, ningún tipo es igual. Algunas se pueden recolectar durante todo el año mientras que otras sólo están disponibles un período corto de tiempo y pueden ser extremadamente difíciles de conseguir.

Podemos distinguir entre microalgas y macroalgas. Las microalgas también conocidas como algas verde-azules o cianobacterias son algas procarióticas, microscópicas unicelulares con un diámetro aproximado de 1-50 μm. Mientras que las macroalgas son algas eucariotas, macroscópicas, multicelulares, ampliamente conocidas como algas marinas. Las macroalgas se pueden dividir en tres grupos principales según su pigmentación:

  • Clorofíceas (algas verdes)
  • Phaeophyceae (algas marrones)
  • Rhodophyceae (algas rojas)

Una cosa está clara, todos los tipos son naturalmente beneficiosos para la piel.

Las algas y la sostenibilidad

Además, las algas también son sostenibles. Es uno de los organismos de más rápido crecimiento en la tierra y en algunas áreas, incluso hay una superpoblación. Estas plantas marinas se encuentran en casi todos los ecosistemas del mundo, y crecen mucho más rápido que muchos cultivos tradicionales como el trigo y la cebada.

Algunas especies de algas ni siquiera necesitan agua dulce, sino que prosperan en condiciones salinas. Esta es una gran ventaja sobre la agricultura tradicional, que utiliza grandes cantidades de agua potable limpia.

Los beneficios de las algas en la cosmética