#TEMP
miércoles. 29.06.2022
OPINIÓN | MANEL GARCÍA BIEL

Derecho democrático a decidir qué sociedad queremos

Cuando se habla normalmente del derecho a decidir en Cataluña a veces se quiere confundir exclusivamente con el derecho a la independencia. El derecho a decidir es algo más amplio e importante. Es el derecho a decidir por parte de la ciudadanía qué tipo de sociedad se quiere. En el caso de Cataluña es decidir qué tipo de relación se mantendrá con el resto del Estado, pero también qué tipo de Estado y de sociedad queremos. Es decir, decidir si queremos continuar con una sociedad de una desigualdad creciente, donde se eliminen de forma progresiva los servicios públicos, educación, sanidad, servicios sociales y otros, o una sociedad donde se priorice el estado del bienestar y la cohesión social. Es decir, una sociedad que continúe por el camino de recortes de derechos sociales que han iniciado CiU y el PP conjuntamente, tanto en Madrid como en Cataluña, o una alternativa que se base en una redistribución más justa de la riqueza, y con un sistema fiscal más justo y progresivo que haga pagar a quien más tiene, de forma que los costes de la actual crisis se repartan de forma equitativa.

El derecho a decidir debería ser una reivindicación reclamada por todos los demócratas, en especial los de izquierdas en todo el Estado. Derecho a decidir significa dar la voz a la ciudadanía. La democracia no puede ser votar una vez cada cuatro años, así es como se crea la desafección de la ciudadanía respecto a la política. Por eso salen movimientos como el 15M, y por eso crece la abstención y el voto en blanco.

Por lo tanto el derecho a decidir no debería ser una reivindicación únicamente nacionalista, la sociedad del conjunto del Estado inmersa en una profunda crisis económica, social y política debería exigir su derecho a decidir qué sociedad quiere, especialmente cuando la Constitución ha demostrado sus límites y deficiencias. Decidir qué forma de Estado desea, desde si quiere Monarquía o República, hasta qué forma de relación territorial, federal, confederal o unitaria, pero no sólo eso, también poder decidir qué política económica y social quieren los ciudadanos. Esta es la razón por la que los sindicatos y la Cumbre Social piden un referéndum sobre las políticas del gobierno que no figuraban en su programa electoral, esto también es una expresión de derecho a decidir.

Por que cada vez se hace más necesario que se dé la palabra a la ciudadanía. Por ello son necesarias reformas legales que permitan plantear con más facilidad no sólo Iniciativas Legislativas Populares, sino inclusivo Referéndum vinculantes, como tienen países de nuestro entorno como Italia.

En Cataluña hay diversas interpretaciones del derecho a decidir. Los independentistas quieren hacer un equivalente a pedir la independencia. CiU lo utiliza más bien como una táctica electoral para lograr una mayoría y previsiblemente negociar desde una posición reforzada con el Estado alguna forma de mejor financiación. Pero también desde la izquierda, ICV-EUiA, lo plantea como un derecho básico de la ciudadanía pero no sólo para decidir la relación con el conjunto del estado, sino para definir qué sociedad se quiere en Cataluña y también como una demanda sobre la opinión de la ciudadanía sobre los recortes que se venden sufriendo por parte de las dos derechas la catalana CiU y la española PP.

Indudablemente usar el derecho a decidir como campo de pelea, de guerra de banderas por parte de CiU y PP, que esconda la realidad de los recortes sociales que las derechas han hecho, tiene para ellos un gran interés. Discusiones abstractas que evitan debatir sobre los hechos reales. Es por ello que hay que huir de un debate electoral centrado en el debate identitario, y hablar de cuál ha sido la realidad del gobierno de los últimos años y qué perspectivas se plantean. Esto es lo que pretende la izquierda alternativa representada por ICV-EUiA cuando plantea un "slogan" electoral que lo dice de forma clara "Y tanto que podemos .... Derecho a decidir si; Derechos sociales, también!"

Es quizá la única formación que ha sabido situar un debate en torno al modelo de sociedad. ICV-EUiA plantea la necesidad de una amplia alternativa de izquierdas, más allá de la propia formación, a pesar de conocer las dificultades actuales, con una ERC situada más que nunca en papel de "monaguillos" de CiU, y un PSC sometido a peleas internas y falta de credibilidad, ya que defiende un federalismo que le niega su hermano mayor el PSOE con Rubalcaba al frente. Al mismo tiempo ha sido la única formación que le niega a CiU el derecho a apropiarse del concepto de Cataluña, significativa ha sido su pre-campaña de gran éxito mediático "Catalonia is not CiU". Que trata de dar respuesta a la política de CiU que pretende presentar al partido y al gobierno como si fueran Cataluña, y sus únicos y legítimos representantes

Hay que poner freno a la demagogia, dar la voz al pueblo nunca debe ser objeto de restricción, sino de consenso democrático. Y hoy en Cataluña y en España es más necesario que nunca devolver la voz al pueblo. En este sentido hay que dejar constancia del precedente positivo que significa que un grupo político plural pero que actúa en todo el estado, como es Izquierda Plural, votara de forma favorable la propuesta de traspasar al Parlamento de Cataluña la potestad de convocar referendos. Se podían poner condiciones, consensuar de qué forma se debería llevar a cabo, pero nunca negar la posibilidad. En este sentido el Reino Unido y Escocia nos han dado una lección.

Derecho democrático a decidir qué sociedad queremos
Comentarios