jueves 22.08.2019

Sed, sed, sed… no hay agua

Este es el cambio climático anunciado hace tiempo, que todavía no se cree Trump y otros personajes de la derecha.

Sed, sed, sed… no hay agua

El novelista Samuel Taylor Coleridge publica en el año 1797, “la oda del viejo marinero” y decía: “agua, agua por doquier, ni una sola gota para beber” al relatar un naufragio marítimo.

Recientemente hemos visto las torrenciales lluvias producidas en España y los grandes destrozos que han provocado. Esta inmensa cantidad de agua de lluvia no nos ha servido de nada, porque es imposible retenerla. ¡Señores! este es el cambio climático anunciado hace tiempo, que todavía no se cree Trump y otros personajes de la derecha española como Rajoy.

En el mes de junio de este año, escribí un artículo sobre el futuro de la capital de Sudáfrica, que a pesar de estar en la costa y rodeada de agua, se muere de sed. Ciudad del Cabo ya se han ido un millón de sus habitantes por las fuertes restricciones de agua que se les ha impuesto, que acabará por no salir ni una gota de agua por sus grifos y en consecuencia su muerte como ciudad.

Recordemos que actualmente sólo reciben 25 litros por persona día. Hay 180 puntos de agua donde se recogen los 25 litros diarios. Esto significa la sed diaria.

Ciudad del Cabo sufre la mayor sequía de la historia, desencadenada por el fenómeno del Niño. La rápida urbanización de la ciudad y la corrupción, van a provocar que se quede sin agua. Apenas ha llovido en la zona, llevan tres años de sequía profunda y en el año 2017 sólo llovió 153,5 mm.

La ciudad consumía 1.200 millones de litros de agua. El abastecimiento de la ciudad se basa en dos pilares, por un lado, los acuíferos que le proporcionaban 149 millones de litros, pero que ya no dan más de sí, porque no se pueden recargar al carecer de lluvias. Por otro lado, mediante presas, que constan de un sistema de seis pantanos, el mayor es el de Theewaterskloof y el resto son muy pequeños. El problema está que se encuentran ya al 11% de su capacidad, pero cuando estén solo al 10% este agua ya no se puede utilizar.

sed-4

Como dice el poeta y ensayista W. H. Auden “Miles de personas han sobrevivido sin amor, ninguna sin agua”. Esto es debido a una nula planificación hídrica. La desalación en el caso de Ciudad del Cabo, sería parte de la solución, como lo estamos viendo en otras partes del mundo o en ciudades como Sidney o Melbourne. La construcción de una desaladora dura ente cuatro y cinco años. El consumo de agua se empezó reduciendo a 86 litros por persona y día, posteriormente a 50 litros y ahora está ya solamente en 25 litros. Debemos saber, que una ducha de dos minutos representa veinte litros de agua. Una lavadora en modo económico gasta entre 60/70 litros.

Otro caso que está a punto de explotar es la megaurbe de México, donde tanto el gobierno del país, como la OCDE certifican que están en una situación de estrés hídrico, esto significa que se consume más agua de la que la naturaleza puede recargar.

La ciudad se abastece en un 32% de acuíferos, los cuales se encuentran en una situación de fuerte sobreexplotación y en consecuencia con apenas agua. A esto hay que unirle, que muchos de los pozos existentes están contaminados de arsénico. La ciudad de México no cuenta con reservas de agua y en estos momentos tiene que traer el 40% del agua que consume de puntos lejanos y este porcentaje va en aumento, lo que hace la situación insostenible.

sed-3

A todo ello hay que añadir, que como hace años no se invierte en la renovación de las tuberías suministradoras de agua, esto provoca unas pérdidas de agua del 40%. El reciclaje del agua contaminada en la ciudad es mínimo. Si a todo ello le unimos que los capitalinos no son conscientes del problema del agua pues consumen 366 litros por persona y día, mientras que en España el consumo es de 132 litros.

Hay un proverbio inglés que dice: “No se aprecia el valor del agua hasta que se seca el pozo”.

Hace poco tiempo, un tercio de la población de México sufrió un desabastecimiento de agua durante 144 horas, esto produjo un caos en la ciudad. Los expertos calculan que será en el año 2030, cuando la ciudad de México tenga que ser abandonada por no tener agua.

Otro caso emblemático es lo que sucede en la India. El país depende totalmente del Himalaya, pero lo mismo sucede a otros quince países. Los glaciares del Himalaya se están derritiendo por el cambio climático, esto provoca que el volumen de agua disminuya drásticamente. Como vemos, el agua futura va a disminuir en la India.

sed-2

Si seguimos los informes de Mckinsey y de Water Reources Group se prevé que la demanda de agua dulce en el año 2030 será el doble que la actual en la India. Los habitantes de las ciudades hindúes denuncian que las vías fluviales están atascadas por la contaminación, excrementos y plásticos.

Jacques Costeau dice “El agua y la tierra, los dos fluidos de los que depende la vida, se han convertido en latas globales de basura”.

La situación en esta zona del mundo es increíblemente dramática, pues en la cuenca de los ríos Indo y Ganges viven 1.300 millones de personas y su crecimiento demográfico es constante y fuerte, si a ello unimos que cada vez van a tener menos agua, nos encontramos con la tormenta perfecta sobre el agua.

Lo mismo sucede en los países del sureste asiático como Vietnam, Camboya y Tailandia. China ya tiene graves problemas de abastecimiento en la ciudad de Pekín, que depende del caudal del río Amarillo. La cuenca de este río, debe atender la demanda de 500 millones de chinos y además es la zona cerealista del país. El río Amarillo ya no lleva agua en sus últimos doscientos km.

sed-1

Si a ello unimos, que ya en la actualidad, hay más de mil millones de personas en el mundo que carecen de agua potable, seremos conscientes del drama al que nos dirigimos si no tomamos rápidamente conciencia, disminuyendo de forma drástica nuestro consumo.

En España no estamos tampoco lejos de esta situación dramática pues los políticos incumplen las leyes de la Unión Europea, recibiendo multas multimillonarias por el Tribunal de Justicia Europeo por la mala depuración de las aguas residuales, por la que nuestro país ya debía depurar todo y no lo hace después de haber recibido cuantiosos fondos europeos para tal finalidad y que han desaparecido, una vez más la corrupción hace estragos en España.

Como vemos, todavía no somos conscientes del problema que estamos generando con nuestro despilfarro. Si no hacemos algo rápidamente, la situación se tornara dramática. Para terminar, usaré una frase del escritor, dibujante y humorista El Perich “La bebida más peligrosa es el agua, te mata si no la bebes”.

Comentarios