viernes. 01.03.2024

Ante la Conferencia del Agua de Naciones Unidas que se celebrará del 22 al 24 marzo de 2023 en Nueva York, los movimientos por la justicia del agua de todo el mundo se han unido para hacer un llamamiento  a la Conferencia en Nueva York para abordar los problemas fundamentales para lograr la justicia del agua para todas las personas.

Porque el agua y el saneamiento son derechos humanos fundamentales. 

Porque las políticas del agua deben priorizar la gestión sostenible de los ríos, lagos, humedales, manantiales y acuíferos, garantizando su buen estado ecológico en el marco del derecho humano a un medioambiente saludable, y como clave para afrontar las crisis de contaminación, deforestación, desertificación, pérdida de biodiversidad y cambio climático en curso.

Porque los Pueblos Indígenas tienen derechos distintos e inherentes, así como sistemas de conocimientos propios para relacionarse con el agua de manera armónica, por lo que los Estados deben reconocerles su condición de sujetos colectivos de derechos y respetar sus derechos territoriales.

Porque los Estados deben proteger y garantizar los derechos de los trabajadores, así como unas condiciones laborales dignas, justas y equitativas.

Porque para resolver la crisis del agua es necesario superar la actual fragilidad del marco multilateral de las Naciones Unidas, avanzando hacia una gobernanza que pueda afrontar los desafíos existentes, estableciendo un mecanismo intergubernamental de reuniones regulares en torno al agua y saneamiento, y mecanismos concretos de seguimiento de los compromisos adquiridos en los que los sujetos y titulares de los derechos humanos participen de forma plena, efectiva y significativa.

APOYA EL MANIFIESTO PORQUE EL AGUA ES UN DERECHO FUNDAMENTAL

El agua es un bien común y no una mercancía