miércoles 29/9/21
PÁJAROS EN LA CABEZA

Devesa del Saler. Limícolas y gaviotas

devesa 1
Gola del Puchol. (Foto Arturo Maira)

Verano 2021
Sábado 25 junio

Habíamos llegado a la Devesa del Saler el viernes 24. A eso de las 12 del mediodía salimos hacia la playa al sur de la Gola del Puchol. Queríamos darnos un baño y gozar del azul del mar, y de las aguas todavía frescas del Mediterráneo.

Estas cosas, tan sencillas para otros, son, para los que residimos en Madrid, un regalo de la naturaleza. Te invade un sentimiento de gozo que entra por todos los poros de tu cuerpo. Se te llena la cara de sonrisa, y la piel disfruta del aire húmedo del mar y del agua salada.

En nuestro camino cruzamos la Gola del Puchol y avanzamos, por la orilla del lago, hacia las dunas y la mar. Vimos inmediatamente bastantes limícolas y algunas gaviotas.

Las limícolas a la vista eran dos o tres cigüeñuelas y bastantes chorlitejos patinegros.

Muchas aves tienen plumajes diferentes según la época del año, y los periodos de cortejo, reproducción, y migración.

De los dos chorlitejos que he visto en esta zona: patinegro, y chico, el primero es sin duda el más abundante.

Los colores dominantes de este chorlitejo son el pardo, bastante claro y el blanco: pardo el dorso y la parte superior de la cabeza y cara; blanco la parte inferior, la frente, parte de la cara y la garganta. Contrastan con este esquema las partes laterales del cuello, las patas y el extremo de la cola, más oscuros o negros. Estas tonalidades están más contrastadas en los machos.

devesa 2

Chorlitejo patinegro (1)

Una pareja de chorlitejos parecía disputar entre si corriendo por la arena fangosa, y saltando ayudándose de las alas.

Muy cerca una pequeña cría se mantenía absolutamente quieta o corría a gran velocidad. Sus patitas eran muy largas en relación con su tamaño. El cuerpo semejaba una pelotita esponjosa de color pardo claro, las patitas eran oscuras.

Los dos chorlitejos adultos parecían los padres del pequeño. A veces se unía al grupo otro chorlitejo, y a veces veíamos dos o tres crías a la vez.

De vez en cuando alguno de los adultos parecía acosar a las pequeñas crías, y estas corrían a gran velocidad por la orilla. Cuando estaban paradas su inmovilismo era total salvo en los momentos en que piaban moviendo la cabeza como si tuviesen hipo.

La escena era bella y tierna. Además, era novedosa para nosotros. Nos costó mucho dejarla y arrumbar hacia la playa.

Vimos también dos aves pequeñas en la orilla del lago tumbadas sobre pequeños huecos en la arena. Destacaban sus píleos negros. Sin prismáticos fuimos incapaces de determinar su especie.

Nota: Hace tres o cuatro años, el lago fue rodeado, en la parte más accesible al público, por un sencillo cercado de cuerda y pequeños postes. Un cartel prohibía el paso. No altera sensiblemente el entorno, pero separa la zona donde paseamos los humanos de la más natural donde se mueven las aves. El efecto ha sido inmediato: el número de aves ha aumentado notablemente y algunas de ellas anidan en la playita a no más de quince o veinte metros de los observadores.

***

El lago de la Gola del Puchol tiene dos pequeñas islitas. Allí descansan limícolas y gaviotas. En la zona entre las dos a veces se alimentan los flamencos. A finales de este mes de junio había un grupo de seis, todos jóvenes, con las plumas en blanco y pardo grisáceo, sin tonos rosados.

En las islas se asienta una colonia de gaviotas que a primeras horas de la mañana y a últimas de la tarde gritan llenando con estruendo el mundo sonoro que las rodea. Semejan grupos de jóvenes humanos con la música de sus equipos a todo meter.

En las dunas de la Gola cercanas a la playa descansaba un grupo pequeño de gaviotas jóvenes tan distintas a las adultas que parecen de una especie diferente. Ellas me sirvieron para reconocer la especie.

Había tres candidatas: la gaviota patiamarilla, la argéntea europea, y la sombría. Las tres tienen un aspecto muy parecido. El tamaño no suele ser un elemento de reconocimiento salvo cuando las especies están juntas. La solución estaba en la geografía y en la estación del año. Las sombrías y las argénteas europeas no están presentes en el verano del levante español.

Las gaviotas de la isla y de la duna eran patiamarillas.

Las gaviotas son una de las familias de aves donde, a veces, las especies son más difíciles de distinguir. Los problemas son que su plumaje varía de año en año hasta que alcanzan la madurez, en algunas especies los cuatro años; y que además es distinto en la etapa reproductiva: primavera-verano y en el otoño-invierno. A esto se añade que los jóvenes alcanzan pronto el tamaño de los adultos.

Las similitudes en el aspecto de las gaviotas: patiamarilla, sombría y argéntea europea, adultas y jóvenes, las vemos en las siguientes fotografías:

devesa 3

Gaviotas patiamarillas (Larus michahellis): adulta (primer plano) y joven. Nótese la escasa diferencia de tamaño. Bueu, Galicia.
Foto Javier Maira

devesa 4

Gaviota argéntea europea (Larus argentatus) (2)

devesa 5

Gaviota sombría. (Larus fuscus) (3)

devesa 6

Gaviotas patiamarillas jóvenes. Puerto de Bueu. Galicia. Foto Arturo Maira.

devesa 7

Gaviota argéntea europea juvenil. (4) Foto de Pierre-M

devesa 8

Gaviota sombría. Primer ciclo de plumaje. (5)

Reconocimiento de gaviotas:

Algunas especies de gaviotas son, en determinadas circunstancias de edad, estación anual, localización, etc., muy similares. Algunas veces los aficionados somos incapaces de determinar su especie.

 A modo de ejemplo y desafío para aquellas lectoras y lectores que quieran aceptarlo, presento tres fotografías de la misma gaviota. Fueron tomadas de forma consecutiva el 21 de agosto de 2017 en la playa de Porto Maior de Bueu, Pontevedra.

Las playas de Bueu en verano están llenas de gaviotas patiamarillas. Entre ellas, de vez en cuando se ve a la gaviota de las fotos, casi siempre uno o a lo sumo dos ejemplares. La relación numérica entre ambas especies es probablemente de 20 a 1 o mayor a favor de las patiamarillas. Además, estas son mucho más grandes. Su comportamiento es similar, aunque las patiamarillas parecen siempre más activas. Invito al lector a que reconozca a la gaviota a que me refiero, que presento aquí en tres fotografías:

 devesa 9

Foto núm. 1. Autor Javier Maira

devesa 10

Foto núm. 2. Autor Javier Maira

devesa 11

Foto núm. 3. Autor Javier Maira

Tengo mi propia candidata, pero no la señalo aquí. No soy ornitólogo. Las lectoras y lectores que deseen hacerlo pueden comunicarme su determinación de especie a este correo electrónico: turmaira1@gmail.com

Gracias.

Arturo Maira   


(1) https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3792785 By Alnus - Own work, CC BY-SA 3.0
(2) Larus argentatus01 – Category :Larus argentatus - Wikimedia Commons 
(3) https://es.wikipedia.org/wiki/Larus_fuscus#/media/Archivo:Larus-fuscus-taxbox.jpg
(4) https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Go%C3%A9land_juv%C3%A9nile_DSC_0866_(50311472032).jpg
(5) De foto Jonn Leffmann. Wikimedia


Más entregas de 'Pájaros en la cabeza'

Devesa del Saler. Limícolas y gaviotas