miércoles 8/12/21

En el Día de Acción Global por la Justicia Climática, se han llevado a cabo más de 250 acciones para reclamar a los líderes mundiales responsabilidad climática y la ambición suficiente para evitar que la temperatura global sobrepase 1.5 grados.

En Glasgow, sede de la Cumbre del Clima COP26, unas 100.000 personas se han movilizado bajo el lema “Dejad de apañar los números: reducid la huella de carbono, no a los combustibles fósiles ni a las falsas soluciones”.

Miles de activistas de diversas orgaciones ecologistas han marchado por para dejar claro que la única forma posible para enfrentar la crisis climática pasa por transformar este sistema económico insostenible basado en injusticias sociales y en degradación del Planeta.

“Nos encontramos frente a una crisis que va más allá de la crisis climática, el planeta se enfrenta a múltiples crisis sociales, políticas y económicas interrelacionadas, en cuyo centro se encuentra un sistema económico insostenible y patriarcal, cuyo único objetivo es un crecimiento sin control y beneficios infinitos para unos pocos” ha declarado Cristina Alonso, responsable de Justicia Climática de Amigos de la Tierra desde la marcha en Glasgow apuntando que “Las casi cien mil personas que nos encontramos hoy aquí en Glasgow estamos demostrando a los gobiernos que solo con un cambio de sistema, con una transformación radical de nuestros sistemas energéticos, alimentarios y económicos, podemos realmente evitar una catástrofe climática y un aumento de la temperatura media global que supere los 1,5 grados. Estamos demostrando, que la solución está en devolver a la gente su poder”.

Con lemas como “Stop Carbon Markets” y “No false solutions”,han criticado las falsas soluciones y el peligro que se esconde tras el concepto Cero Neto.

“La multitudinaria movilización que estamos viviendo hoy aquí en Glasgow y las más de 250 acciones que se están desarrollando en todo el mundo reclaman a los líderes políticos una acción climática que deje atrás las falsas promesas del “Cero Neto”, los mercados de carbono, la geoingeniería y las ilusorias “soluciones basadas en la naturaleza” ha afirmado Cristina Alonso. “Estamos muy preocupadas por el espacio que los países ricos y las grandes corporaciones ocupan en las negociaciones. No podemos confiar en tecnologías costosas, arriesgadas y no probadas que tienen impactos potencialmente devastadores en los países del Sur y son, además, una excusa para evitar la acción climática real y seguir fortaleciendo el poder empresarial. Los Gobiernos tienen la responsabilidad de escuchar a todas estas personas que marchan hoy aquí en Glasgow y en todo el mundo, realizar compromisos reales para frenar la emergencia climática y no ceder a las presiones del poder corporativo que obstaculiza la acción climática real”.

Se ha insistido en señalar la importancia de escuchar las voces de las comunidades más afectadas por la emergencia climática y asegurar que las negociaciones cuenten con la perspectiva de la Justicia Climática y la responsabilidad histórica de cada país.

“Hoy especialmente se deben oír las voces de las comunidades del Sur Global, de las mujeres y de las personas que menos responsabilidad tienen frente a la crisis climática y que más están liderando iniciativas transformadoras desde lo local”, ha declarado Alonso durante la marcha y ha añadido “necesitamos que las negociaciones se basen en la Justicia climática global, exigir un reparto justo del esfuerzo entre los países ricos con mayor responsabilidad; y mayor ambición en el financiamiento climático”.

***

Más de 250 acciones a nivel mundial para reclamar Justicia Climática