Nuevatribuna

No habrá microplásticos y nanoplásticos en Baleares con la nueva legislación

El Parlamento Balear ​aprueba una ley ambiciosa de residuos con la reducción como protagonista.

Esta ley deberá ser un ejemplo a seguir por el resto de Comunidades Autónomas, e incluso para las futuras normativas estatales, de manera que la generación y gestión de residuos en el país pueda cambiar su dinámica actual

El Parlamento Balear ha aprobado una ley de residuos que se posiciona como una de las legislaciones más ambiciosas de España y de Europa, y que se adelanta a muchas de las medidas de la Directiva aprobada recientemente sobre plásticos de un solo uso

A pesar de la oposición que ha generado el texto entre los lobbies de envasadores y fabricantes de productos desechables, tanto estatales como europeos, la ley se ha acordado con éxito, y se ha dado prioridad a la protección medioambiental y el residuo cero, frente a los intereses y presiones económicas. 

Como medidas destacadas, se establece un objetivo vinculante de reducción del 10% en 2021, con respecto a los residuos generados en 2010, y del 20% en 2030. Para lograr estos porcentajes, la ley propone la prohibición en dos años de los principales productos de plástico de un solo uso como bolsas, envases, cápsulas de café, pajitas o toallitas. Además establece objetivos de preparación para la reutilización, del 3% para 2025 y 5% para 2030; a su vez deja la puerta abierta a la reintroducción del Sistema de Depósito para los envases de bebidas.

La prohibición de productos con microplásticos y nanoplásticos, así como los modelos no reutilizables o recargables de mecheros, cuchillas de afeitar, cartuchos y tóners de impresoras son otras medida claves de la nueva legislación. 

"Con el documento aprobado, ahora es el momento de iniciar la puesta en marcha de sus medidas para avanzar hacia el residuo cero y reducir la elevada cantidad de residuos plásticos, que afectan al litoral, playas y el mar Mediterráneo", ha señalado Sandy Hemingway, portavoz de Amics de la Terra.

"Esta ley deberá ser un ejemplo a seguir por el resto de Comunidades Autónomas, e incluso para las futuras normativas estatales, de manera que la generación y gestión de residuos en el país pueda cambiar su dinámica actual y se consiga reducir las cifras de generación de residuos y aumentar los porcentajes de reutilización y reciclaje. Así, cumpliremos con las Directivas Europeas y reduciremos la problemática causada por incineradoras y vertederos en nuestros territorios", ha comentado Alodia Pérez Muñoz, responsable del área de recursos naturales y residuos de Amigos de la Tierra.