#TEMP
sábado. 25.06.2022

Casas prefabricadas, de lo efímero al futuro

El sector de la construcción siempre ha sido considerado uno de los más tradicionales y, sin embargo, nunca para de cambiar y transformarse.

asa

El sector de la construcción siempre ha sido considerado uno de los más tradicionales y, sin embargo, nunca para de cambiar y transformarse. Y con él, también el de las casas prefabricadas. Si hasta hace poco se entendían sólo aquellas estructuras casi de plástico, hoy en día, empresas como Hormipresa, casas prefabricadas, demuestra que no es así, que este tipo de construcciones va mucho más allá que el rol efímero que se les ha adjudicado a lo largo de su historia.

Hormipresa lleva trabajando en este proceso desde principios de los años 70. Su diseño de casas prefabricadas de hormigón ha hecho que se haya convertido en líder indiscutible de un mercado que no para de crecer y que se propone también como una solución al problema de los precios de los pisos puestos por promotoras e inmobiliarias.

Así, por otro lado, la compañía también trabaja para el sector industrial, creando las naves adaptadas a la realidad de la empresa y su actividad cotidiana de modo que se aprovechen los espacios. En este sentido, además, también ofrece la posibilidad de modular, por lo que no se tendrán los problemas asociados al crecimiento rápido que pueden tener otras empresas o fábricas al no poder dimensionar de manera fácil.

Las casas prefabricadas de hormigón cada vez se plantean más como una alternativa para vivir que como una solución esporádica, al tener unos acabados perfectos y, además, mucho más sostenibles con el medio ambiente al utilizar materiales más livianos.

Quizá la única desventaja en este sentido es el deterioro, más rápido que el de una construcción tradicional, pero también es mucho más económica. De hecho, si se realiza una búsqueda sobre casas prefabricadas y precios, las cifras variarán, pero siempre será mucho más rentable que una vivienda tradicional y que parte de una constructora o inmobiliaria.

Precisamente esta es una de las grandes diferencias. En el primer caso, es el cliente quien se adapta a la oferta que ha lanzado el mercado. En el caso de las casas prefabricadas de hormigón, el cliente puede decidir todo: dónde quiere vivir, cuántas habitaciones quiere tener, si con piscina o sin piscina e incluso la orientación. Y no debe preocuparse si no existe ninguna promoción de pisos o casas por la zona. En este caso, sólo debe descolgar el teléfono y pedir presupuestos a las distintas compañías que conozca y quiera cotejar para poder decidir cuál es la mejor opción.

Porque en el caso de las casas prefabricadas de hormigón, los precios no suelen ser un freno. Hormipresa, en su catálogo de obras y proyectos realizados, tiene una gran variedad de muestras con las que inspirarse y hacerse una idea de lo que puede costar la casa de nuestros sueños, como si de un juego se tratase.

Pero es un Mecano hecho realidad, hecho realidad y habitable, porque no es sólo las paredes, el techo y el suelo por donde se camina. También es toda la instalación de luz y agua, los grifos y los puntos de luz que tú quieras, que nadie te impone. Es, sin duda, la casa del futuro que cada vez forma más parte del presente.

Casas prefabricadas, de lo efímero al futuro