miércoles 13.11.2019
AMAZONAS

El Amazonas: ni salvaje, ni los pulmones o el granero del mundo

Leonardo Boff |El Sínodo Pan-Amazonas que tendrá lugar en Roma este octubre requiere un mejor conocimiento del ecosistema amazónico. Los mitos deben ser descubiertos
El Amazonas: ni salvaje, ni los pulmones o el granero del mundo

El Sínodo Pan-Amazonas que tendrá lugar en Roma este octubre requiere un mejor conocimiento del ecosistema amazónico. Los mitos deben ser descubiertos.

El primer mito: los pueblos indígenas como salvajes, genuinamente naturales y, por lo tanto, en perfecta armonía con la naturaleza. Los indígenas no están regulados por criterios culturales sino naturales. Los indígenas se encuentran en una especie de siesta biológica con la naturaleza, en una adaptación perfecta, pasiva, a sus ritmos y lógica.

Esta ecologización de los indígenas es una fantasía, resultante de la fatiga de la vida urbana, con su excesiva tecnología y artificialidad.

Lo que podemos decir es que los indígenas amazónicos son como cualquier otro humano y, como tales, están en constante interacción con el medio ambiente. Cada vez más, la investigación revela la interacción entre los indígenas y la naturaleza, y sus efectos mutuos entre sí. Las relaciones no son "naturales", sino culturales, como las nuestras, en una intrincada red de reciprocidad. Quizás los indígenas tienen algo único que los distingue del hombre moderno: experimentan y entienden la naturaleza como parte de su sociedad y cultura, una extensión de su cuerpo personal y social. Para ellos, la naturaleza no es, como lo es para el hombre moderno, un objeto mudo y neutral. La naturaleza habla y los indígenas escuchan y entienden su voz y su mensaje. La naturaleza es parte de la sociedad y la sociedad es parte de la naturaleza, en un proceso constante de adaptación recíproca. Por esa razón, los indígenas están mucho mejor integrados que nosotros. Tenemos mucho que aprender de la relación que los indígenas mantienen con la naturaleza.

El segundo mito: el Amazonas son los pulmones del mundo. Los especialistas afirman que la selva amazónica se encuentra en un estado de clímax. Es decir, el Amazonas se encuentra en un estado de vida óptimo, un equilibrio dinámico en el que todo se utiliza bien y, por lo tanto, todo está en equilibrio. La energía capturada por las plantas se aprovecha a través de las interacciones de la cadena alimentaria. El oxígeno que liberan durante el día a través de la fotosíntesis es utilizado por la noche por las propias plantas y otros organismos vivos. Por lo tanto, el Amazonas no es el pulmón del mundo.

Pero el Amazonas funciona como un excelente fijador de dióxido de carbono. En el proceso de fotosíntesis, se absorben grandes cantidades de carbono. Y el dióxido de carbono es una causa principal del efecto invernadero que calienta la Tierra (en los últimos 100 años creció un 25%). Si un día el Amazonas estuviera totalmente deforestado, se lanzarían a la atmósfera casi 50 mil millones de toneladas de dióxido de carbono al año. Eso provocaría una extinción masiva de organismos vivos.

Las raíces de los árboles están entrelazadas y se apoyan mutuamente en la base. Se forma un inmenso equilibrio y ritmo. Toda la jungla se mueve y baila. Esta es la razón por la cual, cuando un árbol cae, arrastra también a otros árboles

El tercer mito: el Amazonas como la canasta de pan del mundo. Eso pensaron los primeros exploradores, como Von Humboldt y Bonpland y los planificadores brasileños mientras el ejército estaba en el poder (1964-1983). Eso no es verdad. La investigación ha demostrado que "la jungla vive sola" y en gran parte "para sí misma" (cf. Baum, V., Das Ökosystem der tropischen Regeswälder, Giessen 1986, 39). La selva es exuberante pero el suelo es pobre en humus. Esto suena paradójico. Harald Sioli, el gran especialista en la Amazonía, lo expresó claramente: "la selva en realidad crece en el suelo y no desde el suelo" (A Amazônia, Vozes 1985, 60). Y explica: el suelo es solo el soporte físico para una intrincada red de raíces. Las raíces de los árboles están entrelazadas y se apoyan mutuamente en la base. Se forma un inmenso equilibrio y ritmo. Toda la jungla se mueve y baila. Esta es la razón por la cual, cuando un árbol cae, arrastra también a otros árboles.

La jungla mantiene su carácter exuberante porque es una cadena cerrada de nutrientes. Ayudada por el agua que gotea de las hojas y baja por los troncos de los árboles, una biocapa de hojas, frutas, pequeñas raíces y excrementos de animales salvajes se descompone en el suelo. No es el suelo el que nutre los árboles. Son los árboles los que nutren el suelo. Esas dos fuentes de agua se arrastran, transportando el excremento de los animales que viven en los árboles y de las especies más grandes, como pájaros, coatíes, macacos, perezosos y otros, así como la miríada de insectos que viven en las copas de los árboles. Una enorme cantidad de hongos e innumerables microorganismos hacen que estos nutrientes estén disponibles para las raíces. A través de las raíces, las plantas las absorben, garantizando la exuberancia cautivadora de la Hileia amazónica. Pero es un sistema cerrado, con un equilibrio complejo y frágil. Cualquier pequeña desviación puede tener consecuencias desastrosas. El humus comúnmente no tiene más de 30-40 centímetros de profundidad y puede ser arrastrado por lluvias torrenciales. En poco tiempo, aparecería arena. El Amazonas sin la selva se transformaría en una inmensa sabana o incluso en un desierto. Es por eso que el Amazonas nunca puede ser el granero del mundo, sino que seguirá siendo el templo de la mayor biodiversidad.

El especialista de la Amazonía, Shelton H. Davis, señaló en 1978 una verdad que todavía es válida en 2019: “Actualmente se está librando una guerra silenciosa contra los pueblos aborígenes, contra los campesinos inocentes y contra el ecosistema de la selva en la cuenca del Amazonas. "(Víctimas del milagro, Saar 1978, 202). Hasta 1968 la jungla estaba prácticamente intacta. Desde entonces, con los grandes proyectos hidroeléctricos y los agronegocios; y ahora con el antiecologismo del gobierno de Bolsonaro, la brutalización y devastación del Amazonas continúa.

Leonardo Boff, Eco-Teólogo-Filósofo, Comisión de Cartografía de la Tierra.

El Amazonas: ni salvaje, ni los pulmones o el granero del mundo