domingo. 19.05.2024
plaza-toros2

En muchas partes de nuestra geografía se veneran los mismos patronos en las mismas fechas. Después de san Antón, patrón de los animales, de tradición arraigada desde remotos tiempos, le siguen otros ritos cuya raigambre no les va a la zaga. Y en casi todos ellos acompaña a la tradición religiosa, la tradición taurina.

Dos cultos que se complementan porque ambos tienen mucho en común que no nos vamos a entretener en descifrar ahora. Ya llegará su momento. Precisamente las corridas de toros comienzan en estas fechas a la par que en muchos pueblos y ciudades comienzan los festejos en honor de sus patronos. No ha acabado el invierno, sigue el frío, pero como mucha gente quiere ver toros después de la  abstención de los meses pasados, muchos pueblos celebran sus festejos taurinos acorde con el día del patrono, tratando de suplir el frío con el calor de la técnica. Pueblos como Ajalvir se las ingenian para ofrecer toros sin pasar frío. Los más pudientes, o no tan pudientes pero con firme voluntad y mucho esfuerzo, cuentan con su correspondiente plaza cubierta, que en estos últimos años han aumentado por toda la geografía española, diversificando su uso para hacerlas más rentables. No sólo sirven para festejos taurinos, sino para cualquier otro espectáculo, desde conciertos a pistas de patinaje, como he visto en más de una ocasión. Una manera de aprovecharlas y sacarles rendimiento aparte del taurino.

Pero hay municipios que no solamente no pueden contar con ese tipo de construcción, sino que ni siquiera tienen una pequeña plaza, ni cubierta ni sin cubrir. Esto ocurre con el primer pueblo objeto de nuestra crónica, de los primeros en celebrar una corrida de toros a lo largo del año, Ajalvir. En este municipio se las han ingeniado para que, pese a ser una plaza portátil, el público esté a gusto y no pase el frío que impera en estos invernales días. Echando mano de la imaginación y de la técnica, que por algo estamos invadidos por la técnica y el progreso, en Ajalvir, pueblo a unos 25 klms., de Madrid, han pensado un artilugio para atraer gente a los toros, festejo cultural que, como manda la tradición, no puede faltar junto al religioso.

Al igual que en otros lugares, también celebran a primeros de febrero la fiesta de la Virgen de la Candelaria y San Blas. Como no podía ser de otra manera, no faltan los festejos taurinos y el especialtoro de fuego, del que hicimos mención en nuestra anterior columna.

En Ajalvir, decíamos, cuentan con plaza portátil, descubierta, como son estas plazas, pero se las han ingeniado para que el público asistente no pase frío. Se van a instalar cañones de aire caliente que repartirán calor bajo los asientos, buena manera de “climatizar” el recinto. Los espectadores pueden contemplar tranquilos la corrida, que el frío no hará mella en sus huesos aunque sople viento helado.

Esta pequeña localidad madrileña marca el inicio de la temporada taurina en España con la celebración de una corrida mixta, dos toreros y un rejoneador, y una novillada con picadores. Atractivos ambos festejos, tanto por la idea de “climatizar” la plaza portátil, como por los carteles y la rebaja en los precios a jubilados y menores de 16 años.

A los festejos taurinos, hay que sumar otras actividades, como los clásicos encierros por las calles, el pregón con la bendición de las “candelas”, otra tradición de siglos, y los concursos de tortillas y gachas, comida típica donde las haya.


AJALVIR (Madrid)

Feria de la Candelaria y San Blas. Sábado, 31 de enero: Corrida mixta Morenito de Aranda, David Luguillano Y el rejoneador Iván Magro. Ganaderías: Saboya, Urcola.

Domingo, 1 de febrero: Novillada con picadores Borja Álvarez, Amor Rodríguez, Juan del Moral Ganadería: López Gibaja Los festejos comenzarán a las 16,30 horas. Plaza de toros portátil (4500 localidades), climatizada.

Vuelven los toros