viernes 3/12/21
albondigas veganas

La Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación del Congreso de los Diputados ha rechazado una Proposición no de Ley del grupo parlamentario Vox que pretendía prohibir que en España las albóndigas, hamburguesas o salchichas vegetales puedan recibir estos nombres, a pesar de que la norma europea así lo permite.

La Proposición no de Ley recibió 15 votos a favor y 20 en contra, por lo que fue rechazada.

En un comunicado, la organización por la conciencia alimentaria ProVeg España ha celebrado que se rechace una iniciativa que va en contra de la normativa europea y cuya terminología ha sido refrendada por las instituciones comunitarias.

"El texto de Vox defendía el impulso de la modificación de la normativa de la UE al objeto de impedir la utilización de las denominaciones asociadas tradicionalmente a productos de origen animal para describir, promover o comercializar productos alimenticios de origen vegetal", señalan.

La diputada Magdalena Nevado (Vox) sostuvo que los productos vegetales no pueden categorizarse del mismo modo que los de origen animal ni deben ser presentados como sustitutos equivalentes. “Estas denominaciones evocan a la carne pudiendo provocar confusión de los consumidores. Llamemos a cada cosa por su nombre”, defendió.

Sin embargo, señala ProVeg, según un estudio (*) el 93 % de los consumidores diferencia perfectamente un producto vegetal de uno animal y, por el contrario, 9 de cada 10 afirma no saber qué estaría comprando si se usaran términos como ‘disco vegetal’ en lugar de ‘hamburguesa vegetal’.

Además, 700.000 personas firmaron las peticiones en contra de la prohibición de dicha terminología en una campaña impulsada por esta misma organización.

“Una vez más, queda claro que no se puede poner límites a un sector que crece por demanda explícita de los consumidores, los cuales está comprobado que entienden perfectamente qué están comprando y por qué lo hacen”, comenta Verónica Larco, directora de comunicación de ProVeg España.

* Estudio de ProVeg


La gente de izquierdas, más proclive a seguir una dieta vegetariana


Vox y las “albóndigas veganas”