viernes 10.07.2020

Cómo afrontar la violencia de género en estos días de confinamiento y aislamiento social

Entrevista a Violeta Assiego, activista de derechos humanos y abogada.
Cómo afrontar la violencia de género en estos días de confinamiento y aislamiento social

La Fundación Ortega y Gasset – Gregorio Marañón está organizando para estos días de cuarentena tertulias virtuales acerca de diversos temas. El pasado 1 de abril, en el espacio Adobe Connect, tuvo lugar una de las más remarcables para esta situación de confinamiento: cómo abordar la violencia de género durante la cuarentena, impartida por Violeta Assiego, activista de derechos humanos y abogada.

JPEG

Esta destacada activista tiene sus ojos puestos en el análisis de la desigualdad, la pobreza, los derechos humanos y la discriminación, y recientemente ha coordinado el estudio ‘Madres y punto’ acerca de la realidad de la monoparentalidad en España. Justamente por su mirada crítica, es una de las personas más indicadas para hablar de uno de los problemas más lacerantes que incumben a todos y todas y que, justamente en esta situación de confinamiento puede agravarse de manera dramática: la violencia de género.

Lo cierto es que las cifras de casos de violencia de género no han dejado de crecer en los últimos años. En 2019 fueron 55 las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas y, aunque no resultó una cifra preocupante, fue la más alta desde hace un lustro. Este año 2020, antes de que se decretara el estado de alarma, eran 16 las mujeres asesinadas, y justamente el día 20 –poco después del confinamiento- salió la primera noticia de violencia de género de un hombre que había matado a su pareja ante sus dos hijos, en Castellón. “Estas cifras vienen a reflejar – ha dicho Violeta Assiego – que la violencia de género no se pausa. Es más, la preocupación es que en estos momentos esa violencia pueda incrementar”.

Más concretamente, en entrevista con AmecoPress, Violeta Assiego recordaba que “el hecho de que haya menos denuncias no significa que no se estén dando situaciones de violencia de género. Esto lo refleja el aumento de las llamadas al 016. El balance de llamadas y mensajes que se reciben estos días seguramente puedan ser analizados con cierta perspectiva cuando acabe el tiempo de confinamiento y nos ofrecerá una información sobrecogedora sobre la intensidad de esta violencia. Asimismo, queda en el aire la duda de que estemos solo viendo la punta del iceberg. Estamos ante una situación completamente nueva que merece la pena ser analizada con detenimiento para ver cuáles son las alternativas y soluciones que las víctimas han encontrado en estas semanas y cuáles son a las que podrán optar cuando el confinamiento acabe”.

La preocupación no solo viene del posible aumento de estas situaciones, sino que viene también por el hecho de que las posibilidades de denuncia parecen mucho más limitadas, ya que no es tan fácil o tan seguro llamar a alguien pidiendo auxilio o salir a poner una denuncia. “Todos los que trabajamos en materia de género, teníamos claro que era necesario reforzar todos los recursos disponibles para estas personas, incluyendo los niños, para que tuviesen un acceso prioritario” ha dicho Assiego, asegurando que esos recursos son imprescindibles en un momento como este.

"Como vecinos no solo podemos alertar de la violencia de género, sino que es un deber, algo que incumbe a todos"

Justamente por ello el gobierno ha tomado cartas en el asunto y los recursos y medidas se han visto adaptados y reforzados ante este estado de alarma. La campaña por redes sociales y en los distintos medios de comunicación le han dado más difusión para dar a conocer todavía más estos recursos y recordar aspectos como la universalidad de lenguaje del 016, adaptado también a personas con discapacidad y con un servicio de asesoría jurídica y de apoyo psicológico y emocional a través de Whatsapp.

Pero, ¿qué ocurre si no se puede llamar? “Hay aplicaciones – explica la abogada y activista – como AlertCops que permiten enviar tu ubicación e inmediatamente la víctima es atendida por la Policía Nacional y/o Guardia Civil, además del canal de asesoramiento del 016 activo 24 horas todos los días del año: [email protected] “Lo cierto es que estas medidas, reforzadas ante el estado de alarma, constituyen “una respuesta suficiente para el momento de excepcionalidad y urgencia, pero es importante poder conocer cuál es el seguimiento y respuesta real que van a tener estas mujeres, una vez que se acabe esta situación. En todo caso, se necesita una foto de conjunto y detallada de cuál ha sido el grado de funcionamiento de los recursos encada Comunidad Autónoma y Ayuntamiento para poder comparar cuáles han sido más eficaces y cuales menos diligentes” ha apuntado Assiego.

Todos estamos en casa, no solo estas personas, y numerosas asociaciones han recordado que en este contexto son clave las denuncias de vecinos, de entornos familiares, que no suelen ser muy habituales pero que ahora son muy necesarias: “Nadie puede decir ahora que no se ha enterado, todos estamos en casa. Aunque las víctimas no lo pidan debemos saber que podemos llamar al 016, incluso al 112, si estamos firmemente seguras de que es un caso de violencia de género” ha dicho Violeta Assiego, recordando que no solo se puede llamar, sino que “es un delito público y tenemos el deber de denunciar, deber cívico y legal”.

JPEG

Uno de los mensajes que durante la tertulia ha querido también aclarar es aquel que posibilita a las víctimas de género a salir de casa: “Al ser un colectivo vulnerable, tal y como lo contempla el art. 7 del Real decreto de estado de alarma, se permite poder salir de casa en situación de emergencia, y las cifras, los años y los hechos, muestras que estas mujeres son un colectivo vulnerable, y por tanto pueden salir de casa sin ser multadas, de eso no hay dudas” ha asegurado la abogada.

Asimismo, es importante recordar que todos esos servicios (centros de emergencia de acogida, pisos tutelados, alojamientos) para atención a víctimas de violencia de género son caracterizados como servicios esenciales, que están abiertos y activos, no solo los recursos telefónicos. También es importante recordar que el servicio Atenpro, del Ministerio de Sanidad, sigue funcionando con normalidad, al igual que los dispositivos telemáticos de Cometa (órdenes de alejamientos) que sigue funcionando también y a cuya compañía (Telefónica) se han dado indicaciones muy claras para que gestione el servicio con total normalidad y que esté considerado como un servicio esencial del que no se puede prescindir.

Igualmente, Violeta Assiego recordaba que los juzgados también siguen funcionando y que tomarán las órdenes de alejamiento y las medidas cautelares oportunas en juicios rápidos, como custodias o pensiones de alimento para los hijos. Esta es una información importante para resaltar, porque parece que todo se ha parado pero vemos que hay cosas que no. La aboga activista apuntaba un tema que ha preocupado mucho en estos momentos: qué pasa con las custodias y con las visitas durante estos tiempos de estado de alarma en el caso de que haya divorcio y alejamiento entre ambas partes.

“El real decreto no dice nada respecto a esto – ha asegurado Assiego - pero se garantiza la libertad de movimiento para personas vulnerables, y los niños son personas vulnerables que evidentemente necesitan de acompañamiento. El CGPJ no ha determinado tampoco nada concreto, pero lo que sí ha señalado es la serie de actuaciones en las que hay que garantizar que haya una tutela judicial efectiva y que haya una protección de las víctimas y que se garanticen esas medidas cautelares que son inaplazables, siguiendo siempre las indicaciones sanitarias”.

Según Assiego, tampoco la Fiscalía General del Estado ha determinado nada al respecto pero sí ha pedido a sus fiscales la suspensión de los regímenes de visita, independientemente de que luego se haga una compensación que se ajuste al calendario previamente pactado entre los progenitores. Aunque las relaciones de separación en muchas ocasiones son muy complejas (y más en estas situaciones), lo más aconsejable es tratar de llegar a un acuerdo para evitar desplazamientos de los menores. Si no hay acuerdo, ya que en la práctica no es tan fácil, Violeta Assiego asegura que será necesario presentar una solicitud de amparo del artículo 158 Código Civil en el que piden medidas de protección de menores. “Lo que se recomienda encarecidamente – ha señalado la abogada – es que todos los acuerdos queden por escrito para garantizar la mayor seguridad jurídica”.

Para despedirse de la tertulia, Violeta Assiego ha querido transmitir un mensaje esperanzador para todas esas mujeres víctimas de violencia de género: “no están encerradas, es una situación difícil pero no están enjauladas, hay salida, ese es el mensaje que queremos transmitir, que las mujeres que lo necesiten pueden salir y pedir ayuda y se les garantiza una solución habitacional para ellas y para sus hijos”. Sin embargo, no debemos olvidar que este problema no es puntual, sino que es algo que acompaña a la sociedad a cada paso, aunque en momentos como este pise más fuerte. Es importante y necesario un cambio educacional y cultural para acabar con esta lacra, “en aquellos espacios donde socializan los principales responsables de los crímenes machistas. Espacios relacionados con su socialización como hombre: el trabajo, el deporte, el ocio… El verdadero cambio de cultura no se dará hasta que un agresor no sienta vergüenza por lo que hace” ha concluido Violeta Assiego en la entrevista.

Fuente: AmecoPress. Información para la igualdad.

Cómo afrontar la violencia de género en estos días de confinamiento y aislamiento social