viernes. 12.07.2024

vicente-llamazaresEl pasado día 7 de octubre falleció en Canadá Vicente Llamazares. No es exagerado decir que Vicente Llamazares es el más desconocido de los dirigentes históricos de CCOO. Ello pese a que jugó un papel decisivo en los años sesenta y setenta, sobre todo a partir de 1967 cuando se desató una fuerte oleada represiva contra CCOO, que llevó a la cárcel a muchos de sus dirigentes como Camacho y Ariza.

Entonces el núcleo de dirección clandestino estatal, muy cercado por la policía político-social, quedó reducido a Nicolás Sartorius y Vicente Llamazares, y durante un periodo Eduardo Saborido, y al apoyo que desde la Inter-ramas de Madrid le daban algunos compañeros como Nati Camacho o Antonio Gallifa.

El propio Vicente relata su papel para el libro Comisiones Obreras en la Dictadura:

Como miembro del Secretariado General, mi papel, además de coordinar todo lo necesario para hacer posible la celebración de las reuniones de las Coordinadoras Generales era la representación política de CCOO y la participación en las discusiones entre las distintas fuerzas y personalidades políticas, como, por ejemplo, en el caso de la llamada Mesa Democrática en la que se reunían el viejo Gil Robles, Areilza, Ruiz Giménez y Sánchez Montero entre otros, así como múltiples viajes al extranjero (París , Londres , Ginebra, etc.) cuando la Delegación de CCOO en París consideraba necesaria mi presencia

Vicente Llamazares, despedido de Pegaso en 1965 junto a otros trabajadores durante una huelga, trabajó en la editorial Aguilar y luego en la editorial Ciencia Nueva. En Aguilar conoció en 1966 a Juana Muñoz Liceras, quien sería su compañera de luchas y de vida durante cincuenta años. Desde entonces Juana sería un apoyo valiosísimo para el trabajo del secretariado clandestino. Por su conocimiento de idiomas les ayudaba también a denunciar internacionalmente la situación en España. Cuando Juana pasó a ser la secretaria del cantante Luis Aguilé, en la casa de éste, y sin su conocimiento, se hacían las reuniones mas secretas, especialmente con los dirigentes del PCE (como Luis Lucio Lobato o Simón Sánchez Montero) de cuyo núcleo sindical era responsable Vicente Llamazares.

Llamazares fue detenido por primera vez en abril de 1965 por haber asistido en Roma a un cursillo o seminario en el Centro de Documentación y Estudios Europeos; en julio de 1970 con motivo de la Reunión General de la Moraleja; en abril de 1972, en la reunión del Comité de Huelga de la Construcción de Madrid (en la casa de la actriz Julia Peña) y en mayo de 1973 en una reunión de la Inter-ramas de Madrid. Tuvo la suerte de que en ninguno de sus expedientes llegó a celebrarse el juicio.

Vicente se ocupaba de la preparación de las numerosas reuniones que se convocaban en Madrid de la Coordinadora y de las llamadas “Reuniones Generales” que en principio debían de hacerse dos al año, con amplia participación. A pesar del acoso policial, solo una vez hubo algunas detenciones, descontando la caída del “Proceso 1001” en junio de 1972, en la que él no estuvo, precisamente por estar encarcelado.

En 1973 se decidió por razones de seguridad trasladar la organización de la Coordinadora a Cataluña. Esto unido a discrepancias que habían surgido entre Llamazares y la dirección exterior del PCE, le llevaron a dejar sus responsabilidades en el secretariado, aunque continuó colaborando hasta que emigró a Canadá en 1974. Vicente además de otros empleos, estudió Bellas artes en Ottawa e hizo exposiciones de fotografía en Toronto y Montreal.

En los últimos años cuando visitaba España participó en debates en la Tertulia Macario Barjas de veteranos de CCOO, y fue homenajeado por sus amigos y compañeros de la USMR y de la Confederación.

Vicente Llamazares, uno de los grandes pioneros de CCOO