sábado 31/7/21
MEDIACIÓN

Viaje al centro de la tierra o cómo gestionar un conflicto

relampago

Hace mucho tiempo leí la más famosa de las novelas de Julio Verne “Viaje al centro de la Tierra”, en plena adolescencia, donde descubrimos más allá, mediante la lectura, esa fascinación que nos produce lo desconocido. Esta novela publicada en 1864, en su argumento, trataba de la expedición de un profesor de mineralogía y dos personajes más, que viajaban al interior de la Tierra y se encuentran en su aventura con una gran sorpresa al llegar.

Tal es así que, según la novela, dentro de nuestro planeta, existían bosques de hongos, mares subterráneos, criaturas que ya habían desaparecido en la corteza de la tierra, incluso tormentas y relámpagos nunca vistos.

Y hoy, ya como mediador, vuelvo a releer la novela y me parece fascinante todo lo que tiene que ver con los conflictos que a diario tenemos a nuestro lado. Buscar y viajar al centro de la tierra, supondría para mí, viajar al centro del conflicto, donde no sabemos qué nos vamos a encontrar, pero como en la novela, los aventureros, lo haremos mediante el proceso de mediación y la pregunta es, ¿Qué nos encontraremos? Yo os puedo asegurar, que con esta simbología, podemos entrar en un mundo fascinante, de novela, en cada caso, en cada mediación, en cada conflicto.

Podemos encontrar “erupciones volcánicas”. Una erupción volcánica es un evento geológico que se caracteriza porque se emite, a la corteza terrestre, por parte de lo que llamamos volcán una serie de “ríos de lava” incluso gases producidos del centro de la tierra.  Dicen los expertos que este fenómeno natural constituye, a corto o mediano plazo, un desastre natural que tiene un impacto local o global y que puede alterar los hábitos animales y humanos, el clima, la topografía, etc. Y me pregunto yo, querido lector, cuando entramos a conocer en profundidad el problema por el que nos legitiman para mediar, ¿no se producen erupciones volcánicas? ¿no existen malas frases, insultos, amenazas, faltas de respeto que hemos de evitar? ¿no es esta la “lava” que luego puede hacer que no quede vida haya por donde pasa?

En este análisis puedo sin temor a error decir, que muchas erupciones volcánicas se producen, cuando las partes no están dispuestas a salir de su posición inicial

La lava es magma que, durante su ascenso a través de la corteza terrestre, alcanza la superficie. Cuando sale a la superficie, la lava suele tener temperaturas que oscilan entre 850 y 1200°C y esta lava, este “vomitar” por la boca de nuestros mediados, produce temperaturas ambientales insostenibles, gases que no les dejan respirar y que debemos evitar a toda costa. Y cuidado, en muy poco tiempo los ríos de lava, solidifican, lo que impide en un primer momento, que renazca nada de esa roca surgida. Porque no olvidéis que al solidificarse, la lava forma rocas y eso impedirá una mediación.

También permitirme en esta “nueva novela” hablaros de que en vuestro viaje vais a encontrar, tormentas, un fenómeno meteorológico que se asocia al desarrollo de nubosidad acompañado de descargas eléctricas o rayos y, habitualmente, precipitación y rachas de viento intensas en superficie. En mediación, en vuestro viaje por el proceso os vais a encontrar a buen seguro “tormentas”, unas leves y fáciles de tratar, otras con grandes descargas, truenos y rayos. De hecho, cuando se hace alguna representación gráfica en comic, de una discusión, fijaros que, de la boca de los protagonistas, salen nubarrones, tormentas y rayos, imaginados por el dibujante.

De la tormenta, surgen una serie de fenómenos atmosféricos violentos que, en la superficie de la tierra se asocian a lluvia, hielo, granizo, electricidad, nieve o vientos fuertes. De la tormenta surgen, malos entendidos, perdida de amistades que eran comunes a los enfrentados o sentimiento frustrados.

Y que me decís en este viaje imaginario del “terremoto” un movimiento brusco de la Tierra causado por la liberación de energía acumulada durante un largo tiempo. Los expertos vaticinan que la corteza de la Tierra está conformada por una docena de placas tectónicas que se acomodan, en un proceso que lleva millones de años. ¿Os imagináis un proceso de acomodación tan largo? Pero gracias a ello tenemos nuestros continentes, montañas, ríos… es decir nuestra vida. Cuando estas placas chocan… “es cuando surge el conflicto”, el “terremoto” que nos circundan la vida, bien sea por un mensaje, una infidelidad, una falta de convivencia o respeto.  Estas situaciones originarán, lentos cambios en la “topografía de la corteza terrestre y de la vida”. Ahí se encuentra el origen del terremoto.

El fenómeno sísmico es determinante del conflicto a tratar por el mediador, donde surgen “las fallas”, ese lugar donde las partes chocan y ejercen su fuerza, que les impide solucionarlo.

En nuestro viaje, nuestra novela, también nos encontraremos con “relámpagos”, entendidos como es un resplandor muy vivo producido en las nubes por una descarga eléctrica.

Ello normalmente se produce por la diferencia de temperaturas entre los distintos estratos en las nubes, así como a la diferencia de temperaturas entre día y noche. A diferencia del rayo, el relámpago desciende de las nubes en forma ramificada y jamás llega a la tierra, lo que si hace el relámpago Estas fricciones y colisiones son comunes en una negociación, rayo, relámpagos, que suponen desavenencias y “fogonazos” de lo que no debe ser, y que más de una vez nos lleva a salvarlos, mediante sesiones individuales o caucus. Surgen lo que llamamos disociaciones, como si de una descarga eléctrica fuera, es difícil que llegue a afectar a la persona, al igual que en la realidad, pero hemos de mantenerlos, recordar fuera de espacios naturales, arboles etc., para que no les afecte y ojo, esa mala frase, esa mala gestión de problema se detecta ya que nuestra intuición nos lleva a entender que hay que reguardar a las `partes porque… hemos oído el trueno.

¿Te gustó querido lector?, pues ahora ayúdame dejando un comentario de en qué casos, en tu viaje al centro de la tierra, te encontraste con una tormenta, un volcán con lava o un rayo.

Viaje al centro de la tierra o cómo gestionar un conflicto