#TEMP
viernes 27/5/22
VIAJES | UNA SALIDA IDEAL PARA SEMANA SANTA

Valverde de los Arroyos y Umbralejo: en la Sierra Norte de Guadalajara

La Semana Santa es un período especialmente adecuado para los viajes a entornos rurales ceranos y, a la vez, poco conocidos. Desde Madrid, visitar Valverde de los Arroyos y Umbralejo es una opción distinta. 

VALVERDE PEQUEÑA
Plaza de Valverde de los Arroyos

Lucía Olmedo. La Sierra Norte de Guadalajara, que se funde con la zona más recóndita y escabrosa de la llamada sierra pobre de Madrid y con las estribaciones de la de Ayllón, al este de la provincia de Segovia, es un territorio lleno de secretos y de sorpresas. Eco-Viajes.com viajó a esas montañas en busca de dos pueblos próximos y que parecen el haz y el envés de la situación que hoy viven nuestros municipios rurales: Umbralejo, un pueblo deshabitado, y Valverde de los Arroyos, punto de destino de no pocos amantes de los escenarios naturales apenas conocidos y a los que desde una ciudad como Madrid se puede acceder en poco más de una hora.

VALVERDE Y SU "CHORRERA"

Yendo desde Madrid, es preciso tomar la A-2 hasta Guadalajara. Allí, enfilamos la carretera regional CM 101 hasta Humanes de Mohernando y, pasado Humanes, la 1004 hasta Tamajón. Este es el último pueblo antes de llegar a nuestro primer destino, Valverde de los Arroyos. 

El pueblo cuenta con 90 habitantes y con una pedanía, Zarzuela de Galve, y está  cuidado de manera casi puntillosa. Sus edificios, típicos de la Arquitectura Negra (aunque con ciertas tonalidades doradas debido a la madera vista de vigas y cornisas), con los techos de pizarra y cuarcita, han recuperado la prestancia que quizá tuvieron hace un siglo y sus calles, adoquinadas, son especialmente atractivas para el paseo. El pueblo está rodeado de huertos, de pequeños campos con frutales y sobre él se proyecta la sombra del monte o pico del Ocejón, de 2049 metros de altura, al que se puede subir, no sin esfuerzo, porque es uno de los atractivos especiales que Valverde ofrece al viajero amante de las caminatas y del montañismo.

En la plaza, amplia, como un inmenso mirador al valle y al monte que vigila al pueblo, muestra un amplio espacio para juegos tradicionales, lo que aporta un mensaje de diversión y de infancia a un espacio que preside la iglesia parroquial de San Ildefonso, un edificio emblemático de la arquitectura de la comarca construido en el siglo XIX. Continuar la lectura en Eco-Viajes.com

Valverde de los Arroyos y Umbralejo: en la Sierra Norte de Guadalajara
Comentarios