#TEMP
jueves. 30.06.2022
4

Hablamos de valores, desde la psicología social, al conjunto de pautas de comportamiento que una sociedad establece, para que los miembros de esta cumplan con ellas en las relaciones sociales. Son, por tanto, estas pautas una manifestación de un consenso social, formando parte de la cultura de esa sociedad. Así, los valores son metas deseables y transituacionales, que varían en importancia y que sirven como principios en la vida de una persona o de un grupo social.

Para Scwartz hay cuatro valores de orden superior que se organizan en dos dimensiones bipolares: los valores de Autotrascendencia (Benevolencia y Universalismo) que se oponen a los valores de Autopromoción (Poder y Logro), y los valores de Apertura al Cambio (Autodirección, Estimulación y Hedonismo) que se oponen a los valores de Conservación (Tradición, Conformidad y Seguridad). Los siguientes valores no serían congruentes y podrían estar en conflicto: 1-Autodirección y Estimulación versus Conformidad; 2-Tradición y Seguridad, Universalismo y Benevolencia versus Logro y Poder y 3- Hedonismo versus Conformidad y Tradición.

A continuación, se exponen los valores que subyacen al apoyo a cada una de las dos dimensiones básicas de la ideología política: El Liberalismo Clásico y el Igualitarismo Económico.

Ambroise Bierce dijo: “la guerra es un método de desatar con los dientes un nudo político que no se puede deshacer con la lengua”

El Liberalismo Clásico es el fundamento ideológico central de los regímenes democráticos contemporáneos. Se basa en una “creencia” en la bondad natural de las personas, ensalzando la libertad individual. No obstante, a veces, se deben limitar las libertades individuales para que se desarrollen al mismo tiempo grupos con creencias y modos de vida diferentes o para evitar las amenazas desde dentro o fuera del estado contra el régimen elegido democráticamente. El conflicto con el liberalismo surge en torno a los partidos políticos, en cuánto al énfasis que ponen en la libertad individual para todos, frente al énfasis de conservar el régimen democrático y el sistema social prevaleciente a través de la ley y el orden. El apoyo a los partidos que defienden una posición más liberal se debería fundamentar en dar importancia a valores que promueven la autonomía individual y la autorrealización. Estos son los tipos de valores del universalismo, ya que parece que priorizar estos tipos de valores es congruente con las características individuales de alta autoestima, ansiedad baja, y una actitud positiva hacia la naturaleza del ser humano. El apoyo a partidos que tienen una posición menos liberal o una posición más autoritaria se fundamenta en atribuir importancia a valores que pretenden defender la protección del orden social, la seguridad, y el “estatus quo”, estos son los tipos de valor agrupados como valores de conservadurismo (seguridad, conformidad, tradición)como ocurre en nuestro país con VOX y la rama menos liberal del PP. Dar prioridad a estos valores es consecuente con el miedo a la incertidumbre, la desconfianza en la naturaleza humana y la necesidad de orden, según Bilsky.

El apoyo a partidos que defienden una posición no-igualitaria se debe fundamentar en dar importancia a valores que respaldan el logro de un estatus alto, la riqueza y la influencia de uno mismo, es decir, valores de interés propio (poder, logro). 

El Igualitarismo Económico se refiere básicamente a la distribución de ingresos y otros recursos entre los miembros de la sociedad. Se distinguen tres principios básicos de la distribución desde el igualitarismo económico: equidad, igualdad, y necesidad. El igualitarismo ideológico fundamenta su rechazo de la organización jerárquica de la sociedad y la distribución diferencial de los recursos en los principios de igualdad y necesidad, como predica en nuestro país fundamentalmente por IU y Unidas Podemos. Destaca la igualdad entre los individuos, el bienestar de todos, y la cooperación y responsabilidad mutua. Por tanto, hay que destacar los valores que respaldan la preocupación por la promoción del bienestar de los otros, esto es, los valores de autotrascendencia (universalismo y benevolencia). Así pues, en lo concerniente a la dimensión Igualitarismo Económico, el apoyo a partidos que se adhieren a una posición igualitaria se basaría en atribuir importancia a valores que promueven la preocupación por los demás y el bienestar de los otros, esto es, los valores de Universalismo y Benevolencia. 

Como ejemplo de investigación en este campo de los valores políticos, es de interés un estudio desarrollado en el contexto de los atentados del 11-M, por Espinosa Pezzia y Calderón Prada, donde encontraron que la orientación política hacia la posición liberal presentaba dos dimensiones: una relacionada con los valores de Seguridad, Conformidad y Tradición y otra relacionada con el valor de Poder. Por su parte, la orientación política hacia el igualitarismo económico se asociaba al valor de Benevolencia y a manifestaciones y rituales políticos como estrategia de afrontamiento.

Por último, compartir esta reflexión de Ambroise Bierce, que refleja el fondo del actual conflicto en Ucrania: “la guerra es un método de desatar con los dientes un nudo político que no se puede deshacer con la lengua”.

Los valores vistos desde la psicología política