sábado 4/12/21

Trabajo anuncia que ya ha iniciado los trámites para ratificar el Convenio 189 de la OIT

Firmado ya por más de 30 países, el convenio protege de manera específica a las trabajadoras domésticas y contiene normas internacionales para asegurar y reconocer el valor social y económico del trabajo doméstico. El Ministerio ha respondido a la recogida de firmas iniciada por Rafaela Pimentel, trabajadora del hogar, que ha reunido 146.000 apoyos

 El Gobierno ha comenzado los trámites para la ratificación del Convenio 189 de la OIT, según ha informado el Ministerio de Trabajo en respuesta a la recogida de firmas de Rafaela Pimentel, trabajadora del hogar que ha reunido 146.000 apoyos a favor de ratificar el Convenio 189 para garantizar la protección laboral de las empleadas del hogar.

JPEG

“Con ese convenio tendríamos derecho a una prestación por desempleo (derecho que aún no tenemos) y se pondrían en marcha procesos de inspección de trabajo para asegurar que se cumplen nuestros derechos y para evitar las condiciones lamentables que están viviendo en España muchas empleadas del hogar”, explica Rafaela Pimentel en su petición dirigida al Gobierno de España.

“Aunque poca gente lo sabe, algunas trabajadoras del hogar están viviendo situaciones muy extremas”, insiste. “He visto compañeras internas a las que sus empleadores les han prohibido salir de casa o les han negado la comida… Y aunque parezca mentira, he visto incluso a compañeras que han sufrido gritos, insultos, malos tratos físicos y psicológicos, acoso y condiciones de semiesclavitud”.

En su recogida de firmas, iniciada en mayo de 2017, Rafaela Pimentel recordaba que más de 20 países (ahora más de 30) ya habían ratificado el Convenio e insistía en que “su aprobación abarca mucho más que nuestra entrada en el Régimen General: regula nuestro derecho a tener una prestación por desempleo, contempla el reconocimiento de enfermedades propias de las trabajadoras del hogar y posibilita la existencia de inspecciones laborales, hasta ahora inexistentes en nuestro sector.”

Rafaela Pimentel llamaba la atención no solo sobre las condiciones precarias con las que trabajan muchas empleadas del hogar y de los cuidados en nuestro país sino también sobre la ausencia de reconocimiento social hacia el colectivo y la escasa protección laboral que sufre, dice, el conjunto de trabajadores domésticos. “Limpiar, cocinar, planchar, fregar… pero sobre todo, cuidar a las personas. No nos damos cuenta de que una de las cosas más importantes que hacemos las trabajadoras del hogar es cuidar a las personas que más quieren los demás. Y por eso somos imprescindibles.”

Convencidas de que su trabajo es tan necesario para España como subestimado por su Gobierno, en julio de 2017 Rafaela y otras compañeras entregaron más de 100.000 firmas en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social: “Nos recibieron desde el área de atención al ciudadano, donde nos escucharon y se comprometieron a elevar nuestra petición.”

Pero años después, el Convenio sigue sin ratificarse y Rafaela Pimentel no ha interrumpido su lucha: “Merecemos que se apruebe YA el Convenio 189 que nos prometieron. Porque eso evitaría las condiciones lamentables en las que siguen trabajando a diario muchas empleadas del hogar. Durante la pandemia hemos estado ahí las primeras, haciendo nuestro trabajo para que los demás pudieran hacer el suyo. Y siempre hemos estado ahí para sostener la vida y gestionar los hogares de miles y miles de españoles. Esta no es forma de darnos las gracias.”

JPEG

En un comunicado a Change.org en respuesta a la recogida de Rafaela Pimentel, Noel Rodriguez García, Subdirector General de Ordenación Normativa del Ministerio de Trabajo ha asegurado que “se han iniciado los trámites para la ratificación del Convenio 189 OIT”. Y ha declarado que “el Convenio 189 parte del reconocimiento de la mayor vulnerabilidad del trabajo doméstico a la discriminación en las condiciones de empleo y de trabajo, así como su infravaloración, invisibilización y marcada feminización. Admitiendo la existencia de las condiciones particulares en las que se realiza el trabajo doméstico, el Convenio busca complementar las normas de ámbito general con normas específicas que permitan a las trabajadoras y los trabajadores domésticos ejercer plenamente sus derechos, de forma equiparable al resto de personas trabajadoras.”

Rafaela Pimentel ha celebrado que el Gobierno haya tenido en cuenta su demanda pero ha asegurado que “no es la primera vez que nos dicen que están en ello” y que lo que quieren es saber “si esta vez va en serio”. Según ha escrito en la última actualización de su petición: “El Ministerio de Trabajo ha respondido nuestra demanda a través de un mensaje que ha escrito al equipo de change.org, en el que dice lo siguiente: ‘Se informa de que se han iniciado los trámites para la ratificación del Convenio 189 OIT’. Tenemos que celebrar esta respuesta, pero ya llevamos años de lucha a la espalda y no nos valen los ‘estamos en ello’. Queremos acciones concretas y compromisos con fecha. Por eso hemos pedido al Ministerio que nos indiquen si de verdad ha habido avances. No queremos más engaños. Ya basta de jugar con las esperanzas de cientos de empleadas del hogar”.

“Igual que nos dejamos la piel para cuidar a las personas que más queridas de los demás, exigimos también unas condiciones de trabajo dignas y una protección laboral como la que tienen los empleados en otros sectores diferentes al nuestro. Porque nosotras no somos chachas, somos profesionales”.

Enlace con número de firmas en tiempo real:ww.change.org/TrabajadorasProtegidas

Foto: archivo AmecoPress, cedidas por Chanfe.org y Rafaela Pimentel

Trabajo anuncia que ya ha iniciado los trámites para ratificar el Convenio 189 de la OIT