#TEMP
miércoles 18/5/22

Tira y afloja de la Ley de Extranjería

AGNESE MARRA
El Foro para la Integración ha realizado las primeras críticas al anteproyecto. Medidas que hay matizar, otras que hay cumplir y alguna que otra alegría. Clima de consenso, pero las asociaciones de inmigrantes se mantienen alerta.
NUEVATRIBUNA.ES - 03.02.2009

El anteproyecto de Ley de Extranjería ya ha pasado por las manos de los inmigrantes. Más concretamente por el Foro para la Integración, órgano dependiente del ministerio de Trabajo e Inmigración, formado por representes de diversas asociaciones de inmigrantes, por sindicatos y diversas ONG.

Los resultados han sido mejor de los esperados, pero desde el Foro aclaran: “Hay que tener en cuenta que la reforma de la Ley viene como consecuencia de las nuevas directivas europeas, con las que estamos completamente en contra, por ser restrictivas y criminalizar al inmigrante”, señala Raúl Jiménez, portavoz de Rumiñahui, asociación ecuatoriana.

Los dos aspectos más criticados son los vinculados con la Directiva Europea: el tiempo de retención en los Centros de Internamiento (CIE) y la reagrupación familiar. Hasta 60 días pueden llegar a estar recluidos los ‘sin papeles’: “Todos sabemos cuáles son las condiciones de los CIE, desde las deficiencias sanitarias, de limpieza hasta falta de alimentos. Hemos conocido a muchos inmigrantes que han sido maltratados en estos centros y alargarles la experiencia es cruel”, asegura Jiménez.

Tanto el portavoz de Rumiñahui como el presidente de AESCO (asociación colombiana), Juan Carlos Rois, señalan “la injusticia social” que supone que encierren a una persona por una “falta administrativa, no penal”. Ambas asociaciones aseguran que el Foro para la Integración ha solicitado que se ofrezcan garantías y mejoras de los derechos sociales en los CIE

La nueva reagrupación familiar tampoco les ha dejado contentos. Según el anteproyecto sólo podrán traer a España a los familiares ascendentes mayores de 65 años, además de a los cónyuges e hijos. “Es absurdo, ya que se sabe que hay muchos padres que son menores de edad”, dice Raúl Jiménez. El presidente de AESCO va más allá: “Además es una medida antieconómica porque las abuelas vienen para cuidar a sus nietos ya que los padres trabajan, con lo que no le van a sacar el trabajo a nadie y van a suponer una ayuda social importante, más en un país donde no existen las guarderías públicas”.


RELATIVAMENTE SATISFECHOS

A pesar de “sentirse relativamente satisfechos” con el anteproyecto, el Foro quiere que se aclaren algunos matices. En relación a los derechos y prestaciones sociales de los inmigrantes dicen: “Se tienen que asegurar las prestaciones sanitarias, de educación y ayudas a la vivienda, eso también les afecta a los ilegales, así que queremos que se especifique en la futura Ley”, dice Rois.

En AESCO también se muestran inseguros en lo que respecta a los derechos de asociación, sindicación y huelga que el Tribunal Constitucional avaló en una sentencia: “En el anteproyecto no se dice claramente que los inmigrantes ilegales también gocen de estos derechos, y debe asegurarlo ya que si no estaría en contra de la sentencia del Constitucional”.

El Foro para la Integración confía en que las enmiendas y las recomendaciones que han sugerido sobre el anteproyecto van a ir por buen cauce: “Estamos trabajando con diversos órganos parlamentarios y negociando todos estos puntos”, explica Raúl Jiménez. Juan Carlos Rois se muestra desconfiado en lo que concierne a la reagrupación: “Espero que lo modifiquen, pero me parece el punto más complicado, están obsesionados con este tema”.

La medida que más ha satisfecho a los representantes del Foro es la decisión de ofrecer el permiso de trabajo y residencia a partir de los 16 años: “Escucharon nuestras recomendaciones y nos han hecho caso. Estamos abiertos al diálogo y para eso se creó este Foro, así que a pesar de no querer esta reforma de la Ley de Extranjería, al menos las decisiones se están tomando con consenso”.

EL PAPEL DE LA SEGUNDA GENERACIÓN

La Universidad Pontificia Comillas de Madrid junto con la Universidad de Princeton de Estados Unidos publicaron el lunes un informe sobre "La segunda generación en Madrid: Un estudio longitudinal".

El informe ofrecía datos sorprendentes en materia de integración, asegurando que sólo un tercio de los adolescentes entrevistados se considera español y que más del 40% no tiene especial interés en permanecer en España en el futuro.

A partir de estos datos se podría entender que la integración no está cumpliendo su cometido. Sin embargo diversas asociaciones de inmigrantes se han mostrado disconformes con los datos ofrecidos: “El tema de la identidad es complicado y mucho más entre adolescentes, pero me da la impresión de que algo falla en este informe, porque desde nuestra experiencia los chavales tienen un alto sentido de pertenencia del lugar dónde están”, señalan desde la asociación colombiana AESCO.

La asociación ecuatoriana, Rumiñahui también se muestra descreída ante los resultados: “En estas encuestas depende mucho el universo que se elige, la situación socioeconómica de los encuestados y de cómo está orientado el formulario. Nuestra percepción es que hay mucha integración entre los hijos de inmigrantes y tengo la sensación de que este informe distorsiona la realidad”.

Tira y afloja de la Ley de Extranjería
Comentarios