sábado 27/11/21
om

Que no nos entretengan con batallas de palabras o de imágenes, con banderas y patrias. En unas elecciones nos jugamos el pan y la sal, lo que cada uno sufre o disfruta, los intereses de verdad.

Que una lideresa que dice “si te llaman fascista es que estás en el lado bueno de la historia”, lo diga con el eslogan de que en estas elecciones nos jugamos comunismo o libertad, no sólo la descalifica, sino que demuestra de qué quiere que hablemos.

Pero si estás en el lado del pueblo perjudicado por tantas crisis permanentes, pregúntate qué es lo que quieres que cambie, para ti y para tu entorno real.

¿Necesitas que mejoren tu sanidad y la enseñanza? Pues no defiendas a quien la deteriora para así justificar su privatización y, de paso, dársela a los amigos que le financian. Repasa los graves casos que caracterizan la gestión del PP en Madrid y verás que la corrupción está íntimamente vinculada a unos gobernantes que venden lo que tienen que gestionar, llevándose una mordida con ello.

Que no nos engañen con el tópico de que “todos son iguales”, que busca la abstención

¿Necesitas que el derecho constitucional a una vivienda sea asequible? Pues no apoyes a quien la considera un bien para la especulación (y por tanto busca que suba de precio). No apoyes a quien malvende el suelo público a constructoras en vez de construir vivienda pública para alquiler social. No apoyes a quien malvendió a fondos buitre las pocas viviendas públicas que teníamos.

¿Necesitas que haya dinero para transporte, cultura, deporte, limpieza en las calles …? Pues no defiendas a quien solo piensa en bajar impuestos y los baja fundamentalmente a quienes más tienen.

¿Necesitas un ambiente de solidaridad y respeto, de tolerancia? Pues guárdate de quienes llenan las redes de bulos; de quienes buscan que el de abajo se enfrente al de más abajo; de los gobernantes (como esta presidenta) que se esconde en el victimismo para ocultar sus responsabilidades y hace de la confrontación su objetivo.

Tras 26 años de gobierno de la derecha, como tú, Madrid necesita un cambio, una oportunidad. Ese cambio pudiera ser a peor, con la ultraderecha, con lo peor de un PP que lleva su tradicional corrupción hasta incumplir sus acuerdos y a comprar con cargos públicos (con nuestro dinero) a tránsfugas en Murcia.

El cambio debe ser a mejor. Pero ese cambio sólo es posible con tu participación. Lo que pueda hacerse desde una Comunidad, o lo gobiernas tú, o lo gobiernan otros. No cabe el desanimo. Que no nos engañen con el tópico de que “todos son iguales”, que busca la abstención. La abstención es siempre mucho mayor en los barrios populares y han provocado elecciones en un día laborable y en pandemia para ayudar a esa abstención.

RESPONDAMOS VOTANDO

¿Qué tenemos que cambiar?