Facebook pierde millones por la filtración de datos

Para hacerlo simple, ellos explicaron que estaban decidiendo darle más importancia al contenido público que al diseñado por grandes marcas o compañías que tenían gran cantidad de seguidores captados y que permanentemente compartían esas publicaciones, minimizando u opacando -según él- a las publicaciones "normales" de amigos o familiares.

Dijo el señor Zuckerberg el 11 de enero de 2018: "hemos recibido comentarios de nuestra comunidad de que el contenido público -publicaciones de empresas, marcas y medios- está llenando los momentos personales que nos llevan a conectar más entre sí. Sentimos la responsabilidad de asegurarnos de que nuestros servicios no son simplemente divertidos para usar, pero también es bueno para el bienestar de la gente. Así que hemos estudiado esta tendencia cuidadosamente examinando la investigación académica y haciendo nuestra propia investigación con destacados expertos en las universidades. (…) En base a esto, estamos haciendo un cambio importante en la forma de construir facebook. Estoy cambiando el objetivo que le doy a nuestros equipos de productos de centrarse en ayudarte a encontrar el contenido relevante para ayudarte a tener interacciones sociales más significativas".

Todo bien, hasta que explotó el escándalo Cambridge Analitica, lo que fue denominado como la mayor filtración de datos personales en la historia de las redes sociales, devino en pérdidas de clientes para la plataforma, de dinero para su dueño y la "confianza" de los consumidores dio varios giros.

Muchas celebridades anunciaron el cierre de sus cuentas e invitaron a sus seguidores a hacer lo mismo, una especie de boicot contra Facebook por haber entregado, sin permiso, la información personal de 87 millones de personas a gente de la Administración Trump, y haber logrado -mediante campañas publicitarias personalizadas- cambiar la perspectiva de los votantes.

Recordemos un dato importante frente a esta trama: Cambridge Analitica es propiedad principalmente del multimillonario Robert Mercer, quien fuese inversor de Trump e inversor en Breitbart. A la vez, Stephen K. Bannon, ex presidente de Breitbart, fue consejero senior de la Casa Blanca y de Trump, pero el cargo que desempeñó hasta 2017 como vicepresidente de la junta directiva de Cambridge, lo puso en el ojo del huracán.

Justo cuando pasaba la peor parte, Mark Zuckerberg es llamado a declarar ante el Senado de los Estados Unidos, ahí no tuvo más remedio que admitir responsabilidad en el caso de la filtración.

El 21 de marzo, Zuckerberg dijo: "tenemos la responsabilidad de proteger sus datos, y si no podemos, entonces no merecemos servirle. He estado trabajando para entender exactamente lo que pasó y cómo asegurarme de que esto no vuelva a suceder. La buena noticia es que las acciones más importantes para evitar que esto suceda de nuevo hoy, ya las hemos tomado hace años. Pero también hemos cometido errores, hay algo más que hacer, y tenemos que dar un paso adelante y hacerlo".

Su discurso ante el Senado fue publicado por el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes el 9 de abril. Entre otras cosas, Zuckerberg dijo: "Fue mi error, y lo siento. Empecé Facebook, lo administro y soy responsable de lo que sucede aquí". Prometieron, posterior a lo ocurrido, implementar una serie de regulaciones de manera progresiva en la plataforma, y lo cumplieron. Zuckerberg ha dicho que tiene a "20 mil personas trabajando en la seguridad y la revisión del contenido en todo el mundo".

Incluso, la última medición de cuentas activas y usuarios en todas las plataformas de redes sociales, muestra a Facebook en primer lugar de popularidad. Estamos hablando de julio de este año en curso.

red_social_mas_popular_1

Tres meses han transcurrido desde el escándalo Cambridge Analítica, hoy Mark Zuckerberg es tendencia en redes sociales y aparece en todos los medios del mundo por una noticia sin precedentes: ha perdido más de 16 mil millones de dólares en los mercados de Nueva York.

El tema de los datos personales queda relegado a un segundo plano cuando se trata de dinero, para los grandes medios ya no se trata de la filtración o de la vulnerabilidad de los usuarios de una red social frente al poder que tiene una herramienta, ahora se trata de mostrar cómo se le está haciendo pagar a Zuckerberg esa especie de inocencia con respecto a la filtración, hecho que presuntamente contribuyó al triunfo de Donald Trump en las elecciones de 2016 y por las que nadie había empezado a pagar hasta ahora. Aunque a lo lejos se divise a Ivanka cerrando su empresa de modas.

Medios y revistas financieras como Forbes o Bloomberg, han publicado análisis en torno a la cifra mil millonaria en pérdidas para el dueño de Facebook. Financial Times (quien según Buzzfeed también contrató servicios de Cambridge Analitica junto a The Economist para ganar más suscriptores en Estados Unidos) ha calculado que la caída de Facebook es mucho mayor a la de gigantes corporativos como General Electric o Goldman Sachs, o de todo el mercado accionario argentino.

red_social_mas_popular_2

Bloomberg por su parte ha dicho que la pérdida de dinero está precedida por las "críticas públicas sobre las políticas de contenido de la plataforma, especialmente en países como Myanmar y Sri Lanka, donde la desinformación ha llevado a la violencia. Y siguió sufriendo las consecuencias de las investigaciones sobre la manipulación rusa de la plataforma durante las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016". Es evidente que no todo se trata exclusivamente en términos monetarios, acá el meollo del asunto es político.

Sin embargo, también es interesante observar cómo en todo el mercado de inversionistas, empresas como Amazon y Apple también están registrando pérdidas monetarias importantes.

red_social_mas_popular_3

Claro que lo de Zuckerberg resulta incomparable, pues representa la mayor pérdida de riqueza individual de un día registrada en el Bloomberg Billionaires Index. Otros capitales o empresas no habrían sobrevivido a una caída similar, de hecho, el 87% de los multimillonarios del índice Bloomberg no existiría de haber perdido la misma cantidad de dinero, para Mark Zuckerberg esa cifra sólo representa la quinta parte de su patrimonio neto aunque ahora esté en el sexto lugar y con la manito azul para abajo.