Nuevatribuna

¿ME ACOMPAÑA A DESCUBRIRLA?

Siracusa, una ciudad para descubrir y gozar

Viajar a Sicilia siempre es imprescindible, porque es una isla que nunca deja de sorprenderte. Uno de esos lugares es la ciudad de Siracusa, donde podrá comprobar todo tipo de arte, siendo sorprendido continuamente.

¿Me acompaña a descubrirla?


Castillo Maniace

El Castillo Maniace es uno de los monumentos más importantes del período svevo de Siracusa. Surge en un punto estratégico para la protección de la isla de Ortiga. Lleva el nombre de Giorgio Maniace, el comandante bizantino que en el 1038 reconquistó la ciudad de los árabes. El emperador Federico II levantó el actual castillo en el año 1239. Su estructura es perfectamente cuadrada con 51X51 metros, sus muros tienen unos doce metros de altura y está coronado por cuatro torres circulares en sus esquinas.

Es la punta de lanza que se abre al mar en el extremo de la península de Ortigia. Llegamos a las puertas de la fortaleza desde el Lungomare Alfeo dejando la Fuente Aretusa, o bien desde su paralela Vía Castello Euralio. Es castillo está cerrado por pertenecer al patrimonio militar pero si nos podemos acercar para ver sus murallas, desde donde podemos contemplar la ciudad desde la península de Ortigia.

f15

La puerta de acceso está adornada con formas góticas y mármoles policromos. El escudo sobre el arco muestra un águila bicéfala de Carlos V de 1614. Los lados de la puerta poseían dos ménsulas con dos arietes griegos de bronce del siglo IV a. C. uno de los cuales se puede contemplar en el Museo Arqueológico de Siracusa.

Cerca de la entrada hay dos pequeñas salas: la primera con una visita audiovisual de la historia del castillo, y la segunda con un pequeño museo de los objetos encontrados en el castillo.

f14

El Hipogeo de “piazza Duomo”

El hipogeo de la Piazza Duomo es una ruta subterránea de conexión entre la “Piazza del Duomo” (Plaza de la Catedral) a las paredes de la marina, que se divide en una galería principal, desde las que se ramifican algunas galerías más pequeñas, una de las cuales está unida a la gran cisterna del palacio del Arzobispo

f13Construido por el Obispo Paolo Faraone (1619-1629), la cisterna tenía un papel esencial no sólo para el abastecimiento de agua del palacio del arzobispo, sino para toda la isla de Ortigia.

Se pueden ver los restos de otros pozos o cisternas antiguas, interceptados y destruidos durante la construcción de la excavación del túnel. El punto de acceso, se identificó en 1869 durante la construcción de obras públicas. Durante la segunda guerra mundial, en vista de los bombardeo, el comité de ciudadanos del UMPA (Unión protección militar antiaéreo) realizó trabajos de ampliación para utilizarlo como punto de recogida para la población y para las obras de arte más importantes como la imagen de Santa Lucía.

Actualmente se puede visitar entrando desde la plaza del Duomo, y salir cerca del puerto. Es una visita corta, pero interesante. Es fácil de visitar porque las escaleras y galerías son muy amplias. 

f12

La ruta del hipogeo se divide en una galería principal de la que hay galerías más pequeñas. Uno de ellos está conectado a la cisterna ubicada en el patio del Palacio Arzobispal. Esta cisterna jugó un papel fundamental ya que sirvió para hidratar el palacio del obispo y toda la isla de Ortigia; Este sistema de agua fue realizado por el obispo Paolo Faraone (1619-1629). 

En un primer núcleo de túneles, la existencia de una cantera anterior es importante, ya que se extrajo la piedra de Siracusa, con la que se construyó el Duomo (Catedral). 

Este hipogeo fue importante para la ciudad de Siracusa, ya que durante los eventos de guerra de la Segunda Guerra Mundial, los siracusanos encontraron refugio durante los bombardeos aéreos dentro de este hipogeo subterráneo. Se reabrió en 2006 después de los trabajos de restauración y hoy muestra las imágenes tomadas en el refugio durante el período de guerra. f11

Piazza del Duomo de Siracusa

La zona más elevada de la península de Ortigia fue el lugar elegido para la construcción de la Piazza del Duomo. Su media elipse alberga los edificios más representativos de la ciudad: El Duomo, la iglesia de Santa Lucía alla Badia, el palacio Senatoriale que es el actual Ayuntamiento, el palacio Beneventano del Bosco, el palacio del exmuseo arqueológico, el palacio arzobispal con su biblioteca Algoniana.

Il Duomo se eleva sobre los restos del antiguo templo dórico dedicado a la diosa Atenea, que fue construido en el siglo V a. C, por el tirano Gelone. Del antiguo templo, que contaba con catorce columnas laterales y seis frontales, son todavía visibles algunas columnas del peristilo, mientras que otros restos del templo se encuentran en el Museo Arqueológico de Siracusa

La gran y espléndida Piazza Duomo es el símbolo de la reconstrucción barroca de la ciudad después del terremoto del año 1693. Se pueden contemplar algunos de los principales edificios históricos y religiosos del centro.

La plaza está dominada por la maravillosa Catedral, dedicada a la Natividad de María, con su suntuosa fachada; el edificio original data del siglo VII, pero tras el terremoto de 1693 fue restaurado en gran medida en estilo barroco. Tanto la Catedral como el cercano Palacio Senatorial han sido construidos sobre los restos de antiguos edificios griegos.

f9

A la izquierda de la Catedral se levanta, el Palacio Senador, actual sede del Ayuntamiento, construido por Andrea Vermexio entre 1629 y 1633; a la derecha de la iglesia podemos admirar en su lugar el palacio episcopal, y, más adelante, el monasterio y la iglesia de Santa Lucía. Al otro lado de la plaza se encuentran los edificios de algunas residencias privadas, como el Palacio Gaetani, frente al Palacio Senador, y el Palacio Beneventano del Bosco.

LA CATEDRAL DE SIRACUSA

La fachada fue reconstruida con estilo rococó tras el terremoto del año 1693. Esta reparación fue llevada a cabo por Andrea Palma, el mismo arquitecto que la construyó, ya que cuando el terremoto asoló Sicilia la fachada aún no estaba finalizada. La fachada está construida esencialmente con mármol y granito, así como piedra caliza para las molduras y grabados y pizarra para las techumbres.

Como la mayoría de las iglesias barrocas sicilianas, la fachada tiene la típica forma convexa e impresionantes escalinatas combinadas con elementos del barroco español, ya que durante esta época Sicilia aún pertenecía a la Corona de Aragón.

f8

Hay una serie de columnas de capitel corintio que sobresalen de la fachada y encuadran la estatua central de la catedral al conjunto, dotando a la fachada de complejidad. Estas columnas sostienen unas cornisas que a su vez forman parte de un frontón fragmentado que convierte el lado abierto en una especie de arco y deja el espacio de dentro para ser decorado con molduras y relieves.

Las molduras de las fachadas del barroco y del rococó solían ser formadas por motivos bélicos o con escudos de armas del Estado.

Las dos volutas curvilíneas de los laterales unen la parte superior al conjunto y dan proporcionalidad y equilibrio al mismo. Este era un recurso más típico del Renacimiento que del Barroco, ya que en el Barroco se busca la complejidad de las formas y en el Renacimiento, al tener una mentalidad neoclasicista basada en la razón, se buscaba el equilibrio y la proporcionalidad de las formas.

El ser curvilíneas dota de movimiento a la parte superior de la catedral y la irregularidad de la espiral de estas dotan a la fachada de originalidad y se hace presente la búsqueda de la “sorpresa” que se propone en el barroco. Se pueden apreciar una especie de plumas que se sitúan justo encima de las volutas. Estas dan un toque divino y son una muestra de la presencia religiosa en el arte barroco, ya que este servirá para propagar el espíritu de la contrarreforma, como veremos más adelante.

El entablamento es el conjunto de molduras dispuestas en modo de estalactita en las cornisas y en el frontón fragmentado. Se pueden apreciar las molduras del entablamento colocadas en forma de pirámide de tres caras. Las caras de las pirámides de este entablamento son de forma convexa, de tal manera que se trata de un entablamento curvado. f7

El entablamento curvado da la sensación de zigzag y pretende inspirar originalidad y transmite complejidad y exuberancia. Se puede observar una moldura encima del portón con motivos bélicos (el halcón, símbolo de la táctica militar) y motivos culturales (el escudo del Reino de las Dos Sicilias).

El capitel típico de las columnas del rococó es el capitel compuesto. Se trata de una mezcla del capitel corintio y el jónico, como veremos más adelante con más detalle. Esta exuberancia de adornos es muy propia del barroco, y especialmente del rococó. El fuste de las columnas es normalmente de estilo salomónico. 

Las columnas salomónicas son aquellas que el fuste tiene forma de espiral, dando sensación de ascensión y complejidad. En el caso de la catedral de Siracusa se han empleado fustes normales con estrechamiento en los extremos.

El orden compuesto no pertenece al grupo de los órdenes arquitectónicos griegos, sino que, con el toscano, es uno de las aportaciones romanas a los órdenes clásicos. En proporciones y elementos compositivos es idéntico al orden corintio, con dos salvedades: la basa es más rica en molduras y se asemeja a un capitel dórico invertido, mientras que el capitel es una mezcla o composición del capitel jónico y del corintio. Del primero toma las volutas de la parte superior y del segundo las hojas de acanto que adornan la parte inferior.

En la parte inferior de la fachada destaca el portón repleto de ornamentaciones. Se puede observar los grandes detalles de los dinteles de las puertas, como se puede admirar en la fotografía de la derecha. El dintel del portón es una moldura muy compleja donde abundan las curvas y los motivos florales. Este tiene forma de semicírculo y cubre una moldura que representa una corona adornada con alas de ángel y en el centro se halla la Trinacria. f6

A los lados del portón, dos columnas de capitel compuesto encuadran el portón al conjunto y otras dos columnas idénticas pero proporcionalmente más grandes sostienen el frontón fragmentado que hay a más altura. 

Todo esto da sensación de profundidad y de relieve. Esta serie de complejidades de espacio de dimensiones y de sensación de profundidad, son casi exclusivas del rococó, puesto que en el barroco no se busca tanta complejidad en una fachada como en este caso.

La escalinata es un recurso típico del rococó. Consiste en poner una sucesión de escalones largos de altura baja hasta el portón de la catedral. Estas cualidades de los escalones son para no dar sensación de incomodidad, sino de armonía y calma. En el caso de la catedral de Siracusa, se emplean escalones de piedra caliza y mármol sucesivamente. 

En la fachada se pueden observar unas cristaleras de colores que en el interior de la catedral, hacen bellos juegos de luces y sombras. Estas son compuestas de pequeños cristales con formas geométricas, donde predominan los triángulos y hexágonos. También son adornadas con dinteles y también están encuadradas al conjunto mediante las columnas de capitel compuesto que tienen a sus lados.

En la catedral se pueden observar un conjunto de esculturas de una gran expresividad y gestos muy concretos. Todo esto en el conjunto de adornos y dimensiones ya mencionadas anteriormente tiene una simbología religiosa muy concreta.

La estatua de la Virgen María embarazada del Niño Jesús con las manos en el corazón. La Virgen se halla sobre una nube con unos querubines que la acompañan. La estatua de Santa Lucia, patrona de Siracusa, refleja un rostro de compasión y su belleza inspira paz y tranquilidad. 

La estatua del Papa Clemente XIII con la Biblia bajo el brazo y con una posición anunciadora, como si se tratase de Moisés anunciando que Dios le ha legado los mandamientos. Se le colocó en esta posición por motivos de la contrarreforma, como veremos más adelante. Destaca por la gran expresividad de su rostro y el magnífico realismo de la túnica que lleva puesta el pontífice.

No sólo las estatuas son motivos religiosos, sino que tiene un motivo muy propia de esta época, y es el de propagar el catolicismo como medida de la contrarreforma, ya que por estos tiempos Europa se hallaba envuelta por las ideas de los movimientos protestantes de luteranos y calvinistas.

Se pueden observar los pequeños detalles religiosos en las alas de las volutas, en las curvas en forma de plumas de las molduras, en las cornisas voladas, incluso en la misma fachada, ya que al ser convexa y tener relieve da sensación de movimiento y de ascensión.

La catedral tiene una base rectangular y las características típicas de un templo griego. En el siglo VII el templo dórico fue transformado en iglesia cristiana con tres naves, cerrando los espacios entre las columnas griegas y extrayendo la nave central de la parte interior del templo (cella).

En el interior podemos contemplar una pila bautismal del siglo XIII así como algunos mosaicos normandos y numerosas pinturas y esculturas de gran belleza. En la sacristía se encuentra una sillería de coro de 1489. En la primera capilla a la derecha se encuentra la pila bautismal sujeta por bellos leones de bronce. En la segunda a la derecha un palio pequeño recubierto con láminas de plata del siglo XVI y una estatua barroca de Santa Lucía, colocada sobre un sarcófago con bajorrelieves.

La Capilla del Santísimo Sacramento se halla a la mitad de la nave derecha y consta desde 1653, con una hermosa verja de hierro fundido es separada de La Capilla del Crucifijo (al fondo de la nave derecha), donde se halla un grandioso altar barroco en el presbiterio y varias esculturas en la nave izquierda entre las que destaca una Virgen de la Nieve y una Santa Lucía de Antonello Gagini del siglo XVI.

EL PARQUE ARQUEOLÓGICO DE NEAPOLIS

Este parque está situado sobre una cadena de colinas cerca del río Anapo. Es un área natural que cuenta con una vegetación muy variada, con más de 250 especies, predominando la típica maquia mediterránea.

Neapolis fue uno de los cinco distritos de la antigua ciudad griega de Siracusa, conocida por ello como la «pentápolis” junto con Ortigia, Acradina, Epipoli y Tiche. 

La colonia fue originalmente fundada en la isla de Ortigia, en el siglo VIII a. C., y posteriormente se expandió hacia el norte continental. El barrio de Neapolis se desarrolló a partir del siglo III a. C. en una zona que anteriormente había sido ocupada por necrópolis y canteras. El tirano Hierón II hizo construir un complejo monumental, con un gran teatro como máximo exponente para reafirmar su poder personal y el de Siracusa, tras la primera guerra púnica (264-241 a. C.).

Las primeras excavaciones en el área de Neapolis fueron realizadas en 1840 por el duque de Serradifalco. Sus trabajos fueron continuados por los arqueólogos Paolo Orsi y Luigi Bernabò Brea. Este último, desde la Soprintendenza alle Antichità della Sicilia Orientale, fue quien desarrolló la creación del Parque Arqueológico entre 1952 y 1955, para salvaguardar los restos arqueológicos del crecimiento urbanístico de la moderna Siracusa en esos años.

Los principales monumentos que podremos ver son:

San Nicolás de los Cordeleros y piscina romana

Junto a la entrada del Parque Arqueológico se encuentra la iglesia de San Nicolás de los Cordeleros), dedicada a Nicolás de Bari. Tiene una sola nave rectangular con ábside semicircular, y portales y ventanas arqueadas. Fue construida en el período normando (siglo XI), tras la dominación árabe de Siracusa. Muestra de su importancia en esa época es la celebración, en 1093, del funeral de Jordán de Altavilla, conde de Siracusa e hijo de Roger I de Sicilia.

f5

La iglesia perdió su uso religioso en la Edad Media. En el año 1577 se convirtió en sede gremial de los cordeleros quienes trabajaban en una cueva cercana, la Grotta dei Cordari. 

El templo está construido sobre la llamada piscina romana, cuyos restos se conservan en el subsuelo. Se trata de una cisterna, con techo abovedado sustentado por catorce pilares, que habría servido como depósito de agua para las naumaquias celebradas en al anfiteatro romano de Neapolis.

Teatro griego

Fue construido a finales de la época arcaica y reestructurada después tanto en época helenística como en la época romana. Durante el siglo XVI fue destruido por los españoles, que extrajeron todos los bloques de piedra del escenario, y algunos de las gradas superiores, para construir con ellos la fortaleza de la isla de Origia.

El teatro griego destaca por la cávea, una de las más grandes construidas por los antiguos griegos: tiene sesenta y siete filas, divididas en nueve secciones con ocho pasillos. El edificio fue modificado por los romanos.

Anfiteatro romano

El anfiteatro romano data de de época imperial. Está parcialmente excavado en la roca. En el centro del área hay un espacio rectangular que fue usado para la maquinaria escénica. Muy cerca son visibles los cimientos de lo que fue el Arco del Triunfo de Augusto, a través del cual se accedía al Anfiteatro.

Altar de Hierón

El altar de Siracusa fue construido por el tirano Hierón II entre 241 y 215 a. C. Se cree que estaba dedicado a Zeus Eleutherios. Con 198 metros de longitud y 22,8 metros de anchura, se considera el mayor altar conocido de la Antigüedad. Del monumento únicamente se conserva su gran estructura basamental. El resto fue desmontando en el siglo XVI y aprovechado como material de construcción de las fortificaciones españolas.

f4

Latomías

Son cuevas artificiales creadas por la explotación de las rocas calcáreas como canteras, que posteriormente fueron usadas como prisiones. Su fecha de excavación se ha situado alrededor del siglo V a. C. y se cree que estaría relacionada con la necesidad de piedra para la construcción del barrio de Neapolis.

El Parque Arqueológico de Neapolis alberga varías de estas antiguas canteras, siendo la mayor la Latomia del Paraíso. Situada en el sector occidental del recinto, en ella se encuentran cavidades notables como la “Grotta dei Cordari”, la “Grotta del Salnitro” y la Oreja de Dionisio.

Gruta del Ninfeo

La Gruta del Ninfeo es una cueva artificial situada en la parte superior de la colina Temenite, en una terraza rectangular que se extiende por encima del teatro griego y se abre en el centro de la pared rocosa. La cueva tiene un techo abovedado y en su interior hay una cuenca rectangular en la que se recoge el agua que cae en cascada desde una cavidad ubicada en el fondo de la pared rocosa. El término ninfeo recuerda que la fuente estaba dedicada al culto a las ninfas.

Se cree que era el lugar de culto de las Musas, ya que fueron recuperadas en su interior tres estatuas dedicadas a ellas, que seguramente se hallaban a la entrada, y actualmente se encuentran expuestas en el Museo Paolo Orsi de Siracuasa.

Se cree que el Ninfeo albergó un santuario de las musas, donde los actores se reunían antes de actuar en el teatro. Esta teoría se sustenta en el hallazgo de inscripciones honorarias y de tres estatuas de mármol femeninas, identificadas con musas, que se conservan en el Museo Arqueológico Regional Paolo Orsi. 

f3

Vía de los Sepulcros

Al oeste de la Gruta del Ninfeo arranca la vía de los Sepulcros, un camino que discurre en trinchera entre paredes rocosas donde se encuentran pequeños nichos utilizados para la colocación de placas votivas y una serie de hipogeos de la época bizantina. El camino, de 150 metros de longitud, conduce a la cima de la colina Temenite, donde se han encontrado varios restos arqueológicos, entre ellos los que se atribuyen al Santuario de Apolo Temenite.

Necrópolis Groticelli y tumba de Arquímedes

f2Más allá de la latomía de Santa Venera, en el extremo nordeste del parque, se encuentra la necrópolis Grotticelli. Entre sepulcros griegos, romanos y bizantinos excavados en la roca destaca especialmente un columbario, decorado con columnas dóricas coronadas por un frontón con tímpano, esculpidos en la roca. Tradicionalmente este sepulcro ha sido identificado, erróneamente, como la tumba de Arquímedes, tratándose en realidad de una tumba romana.

LA OREJA DE DIONISIO

Es una latomía o cueva artificial, realizada en piedra caliza y excavada en la colina de las Temenitas dentro del Parque Arqueológico de Neapolis. Su nombre viene de su similitud con una oreja humana.

La Oreja de Dionisio era probablemente la mayor formación de caliza de la vieja cantera. Tiene 23 m de alto y se extiende 65 metros dentro del acantilado, su anchura oscila entre los cinco y once metros de ancho. Horizontalmente, su forma es aproximadamente curva. f1Verticalmente, se estrecha en lo alto como una lágrima. Debido a su forma de oreja tiene una sensacional acústica, haciendo que incluso un pequeño sonido resuene en la cueva.

El nombre de la cueva fue acuñado en el año 1586 por el pintor Caravaggio, referido al tirano Dionisio I de Siracusa. Según la leyenda, Dionisio usó la cueva como prisión para los disidentesy por medio de su perfecta acústica escuchaba a escondidas los planes y secretos de sus cautivos. Otra leyenda espantosa afirma que Dionisio excavó la cueva con esa forma para amplificar los gritos de los prisioneros cuando eran torturados.

Debido a su reputación de impecable acústica, la Oreja de Dionisio ha sido comparada a un audífono con un tubo flexible. El término “Oreja de Dionisio”puede también referirse a la vigilancia, específicamente la política.