sábado 20.07.2019

Señor Obispo, la homosexualidad no necesita ‘cura’, pero la homofobia sí

Señor Obispo, la homosexualidad no necesita ‘cura’, pero la homofobia sí

En este artículo, el presidente del Observatorio Español contra la LGBTFOBIA (STOPLGBTFOBIA), Paco Ramírez, avanza que estudian llevar a los tribunales al obispo de Alcalá Juan Antonio Reig Plá por "apología del odio y la discriminación hacia las personas homosexuales".


Señor obispo, desde el Observatorio le ofrecemos de forma totalmente gratuita un lote de terapias de acogimiento, de reparación del odio, la discriminación y la homofobia

Paco Ramírez | El Observatorio Español contra la LGBTFOBIA hace una dura condena sin paliativos de la continuada labor realizada desde el Obispado de Alcalá de Henares, presidido por Juan Antonio Reig Plá, por hacer una apología del odio y discriminación hacia las personas homosexuales de forma continuada en los últimos años, y de injerencia en la aplicación de la ley al llamar a una insumisión a la misma, con la excusa de primar la libertad de conciencia y religiosa.

La comprobación de facto de que el Obispado venía realizando a través de un centro asociado talleres de “sanación espiritual” o “de acogida y acompañamiento” de las personas homosexuales, para revertir lo que ellos denominan AMS (Atracción hacia personas del Mismo Sexo), constituye un aldabonazo más en la “cruzada” que Reig Plá está inmerso contra la maligna “ideología de género” que según ellos promueven entre otros la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Obispado emplea el nuevo neologismo de “Atracción Sexual hacia el Mismo Sexo” (AMS) inventado por pseudopsicólogos neohomófobos autodenominados ‘terapeutas’ para no mencionar la homosexualidad, y considerarla como un nuevo síndrome psicológico de conducta anormal similar a una enfermedad mental que pueden tratar y 'curar'”.

Desde STOPLGBTfobia creemos que este tipo de terapias son otra forma de fomentar homofobia, más indirecta y sutil, en la que se refugia un sector ultraconservador que se niega a aceptar la diversidad, y que denuncia un pretendido 'estilo de vida gay' que provoca presunta infelicidad. Pero tras esta máscara de compasión se oculta el mismo odio de siempre contra los homosexuales. Son sin duda una versión moderna de los timos de salud que actualmente tanto abundan, que bajo un manto científico se lucran con la infelicidad y la ignorancia de las personas. Porque estas terapias son realmente costosas al alargarse en el tiempo, puesto que no se obtienen resultados tangibles y el 'lavado de cerebro' deja de actuar.

Según el Colegio de Psicólogos de Madrid, la homosexualidad “no es un trastorno psicológico, por lo que no está justificada una intervención de tipo psicológico”, además de que “no existe evidencia científica que avale que se pueda cambiar de orientación sexual, además de los posibles efectos secundarios que conlleva este tipo de terapias” (daños emocionales y psicológicos, grandes probabilidades de depresión y tendencias suicidas). Es por ello, que muchos países han prohibido estas terapias por las consecuencias y secuelas que producen.

Señor Obispo, la homosexualidad no se ‘cura’, pero la homofobia sí. Desde el Observatorio le ofrecemos de forma totalmente gratuita un lote de terapias de acogimiento, de reparación del odio, la discriminación y la homofobia”, ofrecen desde el Observatorio Español contra la LGBTfobia.

¿Dónde está esa nueva Iglesia moderna e inclusiva que habla sobre el acogimiento de las personas homosexuales en el seno de la Iglesia Católica? ¿Ser acogidos significa que tenemos que ser castos? ¿Tenemos que ser feligreses de segunda categoría con respecto a las personas heterosexuales? No encontramos diferencia con la Iglesia de hace unos años, se nos continúa insultando desde púlpitos y cartas pastorales, se nos expulsa de escuelas, seminarios y cofradías religiosas, y ahora hasta se nos ‘intenta curar’. Muchos feligreses homosexuales viven diariamente discriminación y humillación constante, lo que provoca un sufrimiento que para algunos es inasumible y los lleva al borde del suicidio. Pedimos al papa Francisco una jubilización forzosa de Juan Antonio Reig Plá y otra serie de jerarcas caducos y fomentadores del odio y la discriminación.

El infame y continuado discurso del odio del Obispado de Alcalá fomenta la exclusión, la discriminación y la injusticia contra las personas LGBTI

Desde STOPLGBTFOBIA pedimos a la Comunidad de Madrid que proceda a sancionar de forma máxima al Obispado de Alcalá de Henares, teniendo en cuenta todos sus precedentes anteriores aplicando la Ley 3/2016, de 22 Julio, de Protección Integral contra la LGBTIfobia y la Discriminación por Orientación e identidad Sexual en la Comunidad de Madrid. Según el Artículo 70 de dicha ley, es considerado sanción muy grave: “La promoción y realización de terapias de aversión o conversión con la finalidad de modificar la orientación sexual o identidad de género de una persona. Para la comisión de esta infracción será irrelevante el consentimiento prestado por la persona sometida a tales terapias”. Según el Artículo 71 sobre las sanciones, establece la prohibición de acceder a cualquier tipo de ayuda pública de la Comunidad de Madrid por un período de hasta tres años, y contratar con la Administración y otros entes públicos durante tres años, además de inhabilitación durante 3 años para prestar algún tipo de servicio público.

Asimismo, desde el Observatorio Español contra la LGBTfobia estamos considerando denunciar judicialmente al Obispo de Alcalá como promotor de apología del odio y la discriminación hacia las personas homosexuales entre otras personas afectadas, e informar a la Fiscalía especializada en delitos de odio. Sin embargo aún llevamos 3 años esperando que la justicia se pronuncie sobre la anterior querella penal que nuestro Observatorio interpuso contra los obispos de Getafe (Joaquín María López de Andújar y su auxiliar José Rico Pavés) y el obispo de Alcalá (Juan Antonio Reig Plá), donde difundieron una carta (con fecha de 16 de Marzo de 2016) a sus feligreses arremetiendo contra la ley arriba mencionada, considerándola que es “injusta y no obliga en consecuencia. El infame y continuado discurso del odio del Obispado de Alcalá fomenta la exclusión, la discriminación y la injusticia contra las personas LGBTI+. Si en su anterior carta consideran la citada ley como ‘antinatural’ que fomenta la desigualdad, y que promueve el pensamiento totalitario y una dictadura del relativismo cultural y social.

Desde el Observatorio pedimos a la sociedad civil y a los partidos políticos que condenen y denuncien este reiterado discurso del odio, que fomenta la exclusión, la discriminación y la injusticia de las personas LGBTI+, y que tanto daño sigue haciendo a nuestra sociedad. De forma particular pediremos tanto a la Asamblea de Madrid como al pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Henares que repruebe estos hechos y declare persona non grata al señor Obispo.


El Observatorio Español contra la LGBTFOBIA (STOPLGBTFOBIA) reclama que el Obispado de Alcalá de Henares quede excluido de recibir subvenciones y fondos públicos “por el fomento del odio y el daño que causan las terapias reparadoras de la homosexualidad”.

Carta a los Obispos

Señor Obispo, la homosexualidad no necesita ‘cura’, pero la homofobia sí
Comentarios