miércoles 8/12/21

Después de seis reuniones de la mesa negociadora la empresa adquirida en Noviembre de 2019 por  el empresario Álvaro Pellón, a través de la sociedad Crocea Mors, sigue sin moverse ni un ápice de su propuesta inicial de cerrar 19 tiendas y despedir a 74 trabajadores de un total de 347, lo que supone el 21% de la plantilla.

La empresa continúa con su linea de demolición iniciada con un ERE en 2020, un ERTE por fuerza mayor y ahora con un nuevo ERE.

El sindicato Comisiones Obreras ha insistido en la desproporción y falta de justificación del Despido Colectivo. Argumentan que no se puede defender que existe una plantilla sobredimensionada cuando se han producido contrataciones temporales importantes los últimos meses.

La norma legal (RD1483/2012) regula que durante el periodo de consultas se tenga por objeto llegar a un acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores. En la Mesa se debe tratar, como mínimo, sobre las posibilidades de evitar o reducir los despidos colectivos y de atenuar sus consecuencias mediante el recurso a medidas sociales de acompañamiento.

Con el inmovilismo en la posición de la empresa, no se cumple ninguna de estas previsiones, La dirección de Calzados Marypaz desde el 8 de octubre no tiene absolutamente ninguna intención de reducir el número de despidos, ni están dispuestos a implementar ninguna medida social de acompañamiento. De hecho ni siquiera están dispuestos a indemnizar a las personas afectadas mejorando los mínimos legales previstos, y ni a abonar estos mínimos en la fecha de despido, tal y como establece la norma.

En marzo del año 2020 la compañía procedió al cierre de todos sus establecimientos y presentó un expediente por causa de fuerza mayor. En el momento de la operación de adquisición en Noviembre de 2019 la empresa contaba con 700 empleados y 125 tiendas en España. La familia Aguade, fundadora de la empresa, continuaba al frente de la gestión de la cadena. Anteriormente habían alcanzado más de 200 tiendas abiertas, incluso en Portugal, Marruecos, Tunez, Francia y Túnez, con más de 1000 trabajadores.

Marypaz, uno de los mayores grupos de distribución de calzado de España, entró en concurso de acreedores por segunda vez en Octubre de 2019, después de que el fondo Black Toro la dejara caer. La entrada en los juzgados fue fruto de la “falta de apoyo financiero en la reestructuración de la deuda y la obtención de fondos para desarrollar el plan de crecimiento de la compañía”.

Tras convertirse en una de las mayores compañías de calzado de España fruto de un acelerado proceso de expansión, Marypaz se acogió al preconcurso en abril de 2016 por un problema de financiación. En julio del mismo año, la empresa presentó concurso y en septiembre fue adquirida por Black Toro.

Marypaz distribuía cada año más de cinco millones de pares de zapatos facturando en el ejercicio 2018 98,8 millones de euros, lo que supuso un incremento del 16% respecto a los 85 millones de euros del año 2017.

La nefasta gestión  y los movimientos accionariales especulativos son pagados al final por los trabajadores que ven desaparecer sus puestos de trabajo, en un sector que ha aumentado considerablemente sus ventas en estos momentos, después de la parálisis vivida por la pandemia de coronavirus.

Comisiones Obreras ha indicado en un comunicado que seguirá presionando en la mesa de negociación para conseguir paralizar los despidos y no descartan ningún tipo de acciones en defensa de los trabajadores afectados.

Zapatos Marypaz sigue despidiendo trabajadores